Enlaces accesibilidad

EE.UU. se toma la revancha en el relevo 4x400

       
  • Los estadounidenses maquillan sus malos resultados en atletismo con el relevo largo
  •    
  • Wariner y compañía vencen con solvencia y se quedan a menos de un segundo del récord del mundo
  •    
  • Sanya Richards remonta ante Rusia y da un nuevo oro a la delegación norteamericana

Por
Neville of the U.S. and compatriots Merritt and Wariner celebrate after the men's 400m athletics final in the National Stadium at the Beijing 2008 Olympic Games
Neville, Merritt y Wariner celebran el oro en el 4x400. REUTERS REUTERS
Tras el estrepitoso fracaso en los relevos de 4x100 masculino y femenino, Estados Unidos se jugaba su reinado en el relevo largo, y no defraudó. Tanto en categoría masculina como en la femenina, los miembros del equipo americano han cumplido.

El equipo de relevos 4x400 masculino ha ganado 15 de los 21 títulos olímpicos de esta modalidad, un reinado que Wariner y compañía no estaban dispuestos a dejar escapar fácilmente. Así que en el tartán de Pekín, en la última noche de competición de pruebas de atletismo de los Juegos, los estadounidenses salieron a la pista con la obligación moral y emocional de llevarse el oro, y lo lograron sin demasiados problemas.

 A diferencia de lo que les ocurrió en el relevo 4x100, donde a pesar de tener grandísimos especialistas en la distancia no trabajan bien como equipo y fallan en las entregas de los testigos, en el caso del relevo 'grande' Wariner, Merrit, Taylor y Neville las cosas son bien distintas. 

En la final de Pekín, los estadounidenses hicieron unas entregas perfectas, lo que les valió para aumentar un poco, si cabe, su distancia sobre sus rivales,  que no les baten en competición desde el Mundial de 1991.

El primero en salir fue Merrit, que ya sacó distancia con sus rivales, que fueron aumentando progresivamente el resto de posteadores hasta que Wariner cogió el último relevo y cruzó la meta en 2.55.39, a menos de un segundo debatir el récord del mundo, vigente de 1993. 

La segunda posición fue para el equipo de Bahamas, con un tiempo de 2.58.03, meintras que la tercera plaza se la llevó Rusia gracias a una espectacular última carrera, que les valió el bronce con 2.58.06.

Victoria en la última curva


Las chicas también tenían la necesidad de sacarse la espinita clavada tras su estrepitoso fracaso en el relevo 4x100, en el que no llegaron a pasar a la final por dejar caer el testigo en la última posta. 

Así que las cuatro componentes del equipo (Mary Wineberg, Allyson Felix, Monique Henderson y Sanya Richards) salieron al tartán de 'El nido' con la meta puesta en un único objetivo: llevarse el oro. Las dos primeras postas fueron relativamente fáciles, con sólo un rival dispuesto a meterles en algún aprieto a las estadounidenses: Rusia. 

SIn embargo, en la tercera de las entregas las cosas cambiaron. La rusa Tatiana Firova hizo una carrera espectacular, sobrepasando ampliamente a su rival estadounidense al entregar el testigo. 

La última de las postas fue todo lo contrario: Sanya Richards apuró la última curva para lanzarse a por su rival, y logró cruzar la meta en primera posición (3.18.54). La plata fue finalmente para Rusia (3.18.22),mientras que los grandes vencedores de estos Juegos en las pruebas de velocidad, Jamaica, tuvo que conformarse con la tercera plaza (3.20.40)

Con éste, Estados Unidos ha ganado dos de los tres últimos títulos olímpicos de la especialidad, así como el Mundial de Osaka de 2007. De hecho, dos de las cuatro corredoras ya estaban en el equipo que se llevó el oro de Atenas, mientras que las otras dos ya probaron suerte en la modalidad de relevos en el Mundial de Osaka.

Deportes

anterior siguiente