arriba Ir arriba

Este viernes hablamos "En voz alta" de los okupas. Imaginen que han entrado unos inquilinos no deseados en su hogar. La policía no podrá desalojarlos sin una orden judicial y, mientras, ustedes seguirán pagando la hipoteca y los gastos que generen. Abordamos esta ocupación llevada a cabo por mafias que falsean un contrato de arrendamiento para quedarse en estos pisos, aprovechando los vacíos legales. Para ahondar en los pasos que hay que dar en caso de que haya ocurrido esta situación, contamos con Silvia González, miembro de la Junta Directiva de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de la Comunidad de Madrid; Miguel Fernández, vocal de la Junta de Gobierno del Colegio de Administradores de Fincas de Madrid; Charo Mancilla, abogada, y Jacobo Lasaosa, cosocio de la empresa de desalojos Desokkupa.

El Ayuntamiento de Barcelona ha descartado la compra directa o avalar una compra colectiva del 'banco expropiado' de Gràcia, por el precio "desorbitado" del inmueble, que supera el medio millón de euros. El concejal del distrito de Gràcia, Eloi Badia, lo ha anunciado a los medios en una comparecencia para informar del desarrollo de las conversaciones para encontrar una vía de salida al conflicto, después de que la pasada semana los Mossos d'Esquadra desalojaran el inmueble. "Nunca hemos planteado una compra nuestra", sino "una compra a precio razonable asumible por el tejido asociativo", en que éste se "hiciera cargo del proyecto de colectivización", ha precisado el concejal de Gràcia, que ha explicado que la idea salió de las conversaciones entre el ayuntamiento y las entidades del distrito, aunque tras conocer la cuantía se ha descartado.
 

Fin de semana de protestas en el barrio barcelonés de Gràcia. Las manifestaciones no han acabado esta vez en destrozos, pero sí se han vivido momentos de enfrentamiento entre manifestantes y mossos d'esquadra. Sobre todo, cuando los agentes respondían al lanzamiento de botellas, agua y harina por parte de los concentrados. Cuando se retiraron los agentes, un grupo de manifestantes decidió acampar ante el 'banco desokupado' y han pasado allí esta noche.

Los disturbios en el barrio de Gràcia, en Barcelona, tras el desalojo del "banco expropiado" han tensado la relación del Govern con sus aliados de la CUP, han ensombrecido el primer aniversario de Ada Colau como alcaldesa de Barcelona y han puesto en el punto de mira a su antecesor Xavier Trias, que pagó el alquiler a los okupas. El exalcalde convergente defiende que la decisión fue legal.

Tras el desalojo el lunes, día 23, del "banco expropiado", una antigua oficina bancaria okupada en 2011, las callejuelas de Gràcia han sido escenario de disturbios durante tres noches consecutivas, en las que los alborotadores han quemado contenedores, destrozado entidades bancarias y volcado vehículos, mientras los Mossos d'Esquadra les repelían con cargas y disparando proyectiles de precisión.

Se repiten por segunda noche los enfrentamientos por el intento de reocupación de una sucursal bancaria en Barcelona. Poco antes de las diez, los manifestantes intentaron reocupar la sucursal bancaria desalojada días atrás en el barrio de Gracia. Instantes después, los Mossos d´Esquadra volvieron a cargar para disolver a los concentrados y se repitieron las persecuciones, enfrentamientos y los destrozos en cajeros, mobiliario urbano, y vehículos. Una noche que terminó con seis agentes heridos.

El barrio barcelonés de Gràcia ha vivido este martes una nueva noche de disturbios y enfrentamientos entre jóvenes y fuerzas antidisturbios de los Mossos d'Esquadra. Los incidentes comenzaron este lunes tras el "desalojo del "banco expropiado", una antigua sucursal bancaria que fue ocupada en 2011. Los enfrentamientos de esta pasada noche han terminado, según la policía, con 4 heridos.

Una manifestación contra el desalojo de una sucursal bancaria ocupada en Barcelona desde 2011, el llamado "banco expropiado" del barrio de Gràcia, acabó este lunes por la noche con graves enfrentamientos entre los mossos y un grupo de 200 encapuchados, muy organizados, que reventaron la protesta, según la policía autonómica. La noche acabó con lanzamiento de objetos, cargas policiales y muchos destrozos. Entre ellos un turismo volcado, un camión municipal de la limpieza incendiado, varias motos medio calcinadas, y establecimientos atacados. Las entidades financieras, las peor paradas. El desalojo del edificio, situado en el número 181 de Travessera de Gràcia, se había iniciado hacia las 09.40 horas de la mañana, en cumplimiento de una orden judicial, y se prolongó hasta las 19.05 horas de la tarde, una vez que los Mossos pudieron acceder al interior de una cámara acorazada y liberar a dos activistas que se habían encadenado a un bidón lleno de cemento.

El Ayuntamiento de Barcelona cede, y entrega de nuevo a los ocupas el edificio desalojado en Can Vies por un periodo máximo de 30 meses. Pasado ese tiempo deberá ejecutarse el plan urbanístico aprobado por unanimidad para convertir ese espacio en una zona verde. También autoriza a que sean los arquitectos que trabajan con los ocupas, los que se encarguen de la remodelación del edificio que ya estaba medio derruido. 

Un grupo de personas, la mayoría del colectivo de Okupas, ha vuelto a Can Vies, en el barrio de Sants, en Barcelona. Con palas, picos, cubos y cascos intentan reconstruir el edificio parcialmente derribado. Dos integrantes del cuerpo de bomberos han examinado la zona y han indicado a los activistas los lugares en los que existe peligro de desprendimiento.