arriba Ir arriba

Los equipos de rescate de Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterranée han encontrado los cuerpos sin vida de 22 migrantes -21 mujeres y un hombre- en medio de una "piscina de combustible" que se había formado en el fondo de una de las dos embarcaciones neumáticas localizadas este miércoles en el Mediterráneo central por el buque MV Aquarius.

Los vecinos de la playa de Zuara, en Libia, están acostumbrados al horror: a tener que llamar a la policía para alertar de que hay cadáveres flotando o en la arena. Esta vez la Media Luna Roja ha recuperado más de cien cuerpos: hombres, mujeres y niños... que no lograron llegar a Europa. No se sabe en qué barco lo intentaron: en sólo una semana ACNUR ha contado tres naufragios, un incendio en una barca, una balsa desinflada y varias caídas por la borda.

Un nuevo naufragio de una embarcación de migrantes en el Mediterráneo. Entre 20 y 30 han muerto ahogados en costas de Italia. Son cifras de una tragedia que no cesa y que está salpicada de historias sobrecogedoras. Como la de una niña de 9 meses que llegó a Lampedusa, junto a un grupo de inmigrantes. Su madre había muerto en la barcaza con la que trataban de llegar a Europa.

Los madrileños Marta Miguel y David Hernández, rescatados tras pasar nueve días en una embarcación a la deriva en aguas de Malasia, han pedido hoy que no se pare la búsqueda de Emilio López y de su sobrino Alex, desaparecidos hace 14 días cuando trasladaban un barco desde Cannes hasta Mallorca. En un vídeo remitido a Efe por la familia de los dos desaparecidos en el Mediterráneo, Marta pide a los ciudadanos apoyo para el asturiano Emilio y su sobrino Álex y que se "amplíe el radio" de la búsqueda, así como que se contacte con las autoridades de Argelia e Italia "para encontrarles, porque los milagros existen y aquí estamos nosotros como prueba de ello".

Era el buque insignia de la Armada y había partido hace tres siglos de Cartagena de Indias junto con otras dos naves hacia España. A bordo iban 600 personas y en su bodega una carga de once millones de monedas de oro, plata del Perú y gran cantidad de piedras preciosas, sobre todo esmeraldas. Se calcula que todo su contenido tiene un valor 5.000 millones de dolares. Colombia ha encontrado el barco y ha dicho que es "patrimonio colombiano".