arriba Ir arriba

Miles de personas en las calles de Nicaragua han pedido al Gobierno de Daniel Ortega que deje en paz a los estudiantes que desde hace seis días protestan y han sido reprimidos, según ellos, para evitar escuchar sus demandas.

La manifestación pacífica e histórica en Nicaragua, que abarcó unos siete kilómetros de calles de forma ininterrumpida, algo no visto en las últimas décadas, ha servido para que muchas personas expresaran todas sus quejas y descontentos contra el actual jefe de Gobierno y su esposa, Rosario Murillo.

"Es una oportunidad para nosotros para poder salir adelante, ya estamos hartos de esto. No queremos más dictadura ¡Nicaragua libre!", ha dicho a Efe el participante en la multitudinaria marcha Emerson Velázques, tras llegar a la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), lugar donde ha concluido la actividad.

En la marcha, que ha partido desde el centro moderno de Managua, los manifestantes, en su mayoría empleados e inversionistas, han acudido al llamamiento realizado por el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), para reclamar por "la paz y el diálogo".

La mayoría de personas, luciendo camisetas blancas y ondeando la bandera de Nicaragua, gritaban durante el trayecto "Pueblo únete" o "Aquí estamos los minúsculos", en alusión a los primeros discursos de la primera dama tras los enfrentamientos en donde calificó a quienes protestan de "grupos minúsculos y almas pequeñas" y "tóxicas".

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ha decidido revocar la polémica reforma de la Seguridad Nacional que ha desatado una oleada de violentas protestas en las calles del país. En un mensaje televisado, Ortega ha hecho un llamamiento a la paz y ha pedido "diálogo" para "restablecer el orden" e impedir que se impongan "los robos y saqueos" que desde el miércoles se han extendido por las ciudades nicaragüenses. Según los datos de las ONG, al menos 27 personas han muerto en los últimos cinco días, mientras que el Gobierno sitúa la cifra en 11.

El escritor y ex vicepresidente nicaragüense, Sergio Ramírez, ha pedido en una manifestación en Madrid el fin de la violencia y la represión en en Nicaragua, que estos días vive una oleada de protestas por la reforma de la Seguridad Social, revocada este domingo por el presidente. Martínez denuncia la deriva totalitaria y la situación dramática que vive la población en su país. Según el escritor, el país está luchando por la represión y el recorte de los derechos en el país, y las protestas no pararán porque "la gente ha perdido el miedo". 

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ha anunciado este domingo que retira la polémica reforma de la Seguridad Nacional en el país. Desde el miércoles, miles de personas han tomado las calles para denunciar los planes del Gobierno, en manifestaciones en las que han muerto 27 personas, según las ONG, y 11, según el Ejecutivo. Ortega ha hecho un llamamiento a la paz y al diálogo con el sector privado y los trabajadores, mientras los saqueos y los disturbios continúan.

Cientos de personas, entre ellas el ganador del Premio Cervantes 2017, Sergio Ramírez, han reclamado en la Puerta del Sol de Madrid el fin de la "represión insostenible" que se está viviendo en Nicaragua durante las protestas sociales. Sergio Ramírez, que recogerá este lunes en Alcalá de Henares el Premio Cervantes de manos del rey Felipe, ha acudido a la concentración para "solidarizarse" con su pueblo, que ha demostrado, "tener la valentía suficiente para protestar para que le devuelvan la libertad y democracia confiscadas".

Las violentas protestas que se registran en Nicaragua por la subida de las cotizaciones en el sistema de pensiones han dejado hasta ahora 10 muertos y un centenar de heridos. El gobierno que preside Daniel Ortega ha anunciado que está dispuesto a retomar el dialogo para discutir las nuevas medidas impuestas en la seguridad social.

Continúan las protestas en la capital de Armenia por la elección del expresidente Serge Sargsián como nuevo primer ministro, cargo con el que vuelve a asumir el poder ejecutivo. Los violentos enfrentamientos entre la Policía y los manifestantes han provocado decenas de heridos, entre ellos seis policias y la detención de decenas de opositores.

Unas 315.000 personas, según la Guardia Urbana, han participado en Barcelona en una manifestación convocada por la plataforma Espai Democràcia i Convivència, para reclamar la libertad de los presos soberanistas encarcelados y que se busquen "espacios para el diálogo y la negociación política" para abordar la crisis catalana.

Miles de personas han salido a la calle este domingo convocadas por los sindicatos CCOO y UGT para exigir la subida de las pensiones de acuerdo con la subida de precios.

Ambos sindicatos han convocado un centenar de manifestaciones en toda España con el lema "Hoy, mañana, siempre". En Barcelona tuvieron lugar este sábado, para no coincidir con la manifestación por la libertad de los presos del procés independentista.

En Madrid, miles de personas han iniciado a las 11:30 la marcha de Neptuno a Sol.

CCOO y UGT piden derogar la reforma de 2013, aumentar las pensiones de acuerdo con el Íncide de Precios al Consumo (IPC) y garantizar la viabilidad del sistema público de pensiones en el marco del Pacto de Toledo.

Decenas de miles de personas han salido a las calles de India tras conocer la detención de un exfuncionario y cuatro agentes de Policía por encubrir el secuestro, la violación en grupo y el posterior asesinato de una niña de ocho años el pasado mes de enero en un templo hindú de Kathua. A ello se añade la investigación de un diputado del partido del Gobierno indio después de la muerte, bajo circunstancias sospechosas, de un detenido que le había acusado de violar y matar a su hija adolescente en el estado de Uttar Pradesh. Hay varios policías detenidos y un político del partido en el gobierno. El primer ministro ha prometido justicia.