arriba Ir arriba

Los últimos enfrentamientos con tres muertos y decenas de heridos evidencian el clima de tensión entre el gobierno de Nicolás Maduro y los grupos opositores que de nuevo salen a la calle. Las movilizaciones se produjeron cuando se cumplen casi tres semanas de protestas antigubernamentales en la calle que, con los últimos datos de este jueves, arrojan un balance de al menos nueve muertos -entre ellos dos efectivos de la fuerza pública- y alrededor de mil detenidos.

Dentro de unas horas comienza en Venezuela una nueva jornada de movilizaciones contra el gobierno de Nicolás Maduro, más de veinte marchas por diferentes capitales del país. La oposición venezolana ha convocado este miércoles una gran manifestación en Caracas en demanda de elecciones y la destitución de los jueces del Supremo, mientras el chavismo llama a otra masiva movilización en favor del Gobierno. E la capital venezolana, oficialistas y opositores están llamados a concentrarse hoy en distintos puntos. Efe ha constatado igualmente que en el municipio Libertador -que abarca el centro y el oeste de la ciudad y es sede de las instituciones del estado- al menos cinco accesos a esa zona de la capital se encuentran bloqueados por agentes de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada).

Los disturbios en Paraguay causados en unas protestas contra la reelección del presidente han desembocado en la muerte de un joven por disparos de la Policía, en la sede del Partido Liberal Radical Auténtico. Varias personas también resultaron heridas, algunas de gravedad. Los incidentes comenzaron en el congreso, donde se tramita una enmienda que facilita la reelección del presidente. Los manifestantes, que están en contra, incendieron parte del congreso.

Desde dentro y desde fuera de Venezuela, la oposición y la Organización de Estados Americanos (OEA) han clamado este jueves contra la decisión del Tribunal Supremo de asumir las funciones del Parlamento, el único de los poderes estatales que está bajo control de los opositores, acusando al presidente Nicolás Maduro de perpetrar un "golpe de Estado". La máxima autoridad judicial del país decidió este miércoles suspender las funciones de la Asamblea Nacional, la cámara única del Parlamento, con el argumento de que se encuentra en "desacato" desde el año pasado, al haberse negado a cumplir varias de las sentencias del Supremo; entre ellas, la prohibición de que tres diputados opositores asumieran el cargo hasta que se dilucidaran las denuncias de fraude electoral, que pese a todo juraron su cargo. La medida ha provocado la reacción inmediata de los diferentes grupos de la oposición, hasta el punto de que alguno de ellos ha apelado al Ejército para que defienda la democracia, así como manifestaciones de preocupación en países vecinos, como Colombia o México, mientras que Perú ha retirado a su embajador en Caracas. Además, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, ha tachado de "autogolpe de Estado" la anulación del Parlamento.

El opositor ruso Alexéi Navalni ha sido condenado este lunes a 15 días de cárcel por desacato a la policía durante la manifestación contra la corrupción de este domingo en Moscú. Las autoridades rusas han defendido la actuación policial que disolvió las manifestaciones, donde fueron detenidas más de un millar de personas, entre ellas, el opositor ruso y ha calificado de "provocación" las protestas. Navalni, aspira a competir por la presidencia de Rusia en 2018. 

El líder opositor y candidato a la presidencia de Rusia, Alexéi Navalni, ha sido detenido este domingo en el centro de Moscú, donde se celebra un mitin no autorizado en el marco de una jornada nacional de protesta contra la corrupción, según ha informado su página web, que emite imágenes en directo del lugar de la manifestación.