arriba Ir arriba

El escritor cristiano jordano Nahed Hattar ha sido asesinado en Ammán tras verse envuelto en un caso judicial por difundir una caricatura considerada blasfema e insultante para el islam.

Un hombre, supuestamente de tendencia islamista extremista, disparó a Hattar frente al Palacio de Justicia de la capital de Jordania, donde el escritor tenía cita con los tribunales.
 

Es difícil imaginar que tu padre, tío o hermano pueda asesinarte. Que uno de tus seres más queridos, sentencie tu pena de muerte. Miles de mujeres son asesinadas cada año en el mundo, por sus propios familiares, acusadas de traerles la deshonra, y con la excusa de que solo su sangre les puede devolver el honor. Asesinatos, que no obedecen a ninguna religión determinada, y que son movidos por falsas tradiciones, arropados muchas veces por sociedades, para las que, ese malentendido honor, vale más que la propia vida humana. En Portada ha viajado a Jordania, un país, donde se producen menos crímenes de honor que en otros, como por ejemplo India, pero nos hemos querido fijar en él, por ser éste uno de los pocos en donde se ha iniciado un debate dentro de la sociedad para tratar de erradicarlos.

Es difícil imaginar que tu padre, tío o hermano pueda asesinarte. Que uno de tus seres más queridos, sentencie tu pena de muerte. Miles de mujeres son asesinadas cada año en el mundo, por sus propios familiares, acusadas de traerles la deshonra, y con la excusa de que solo su sangre les puede devolver el honor. Asesinatos, que no obedecen a ninguna religión determinada, y que son movidos por falsas tradiciones, arropados muchas veces por sociedades, para las que, ese malentendido honor, vale más que la propia vida humana. En Portada ha viajado a Jordania, un país, donde se producen menos crímenes de honor que en otros, como por ejemplo India, pero nos hemos querido fijar en él, por ser éste uno de los pocos en donde se ha iniciado un debate dentro de la sociedad para tratar de erradicarlos.

A Jasem le cuesta hablar de su madre. Todavía le hace daño recordar todo lo que le ha arrancado la guerra en su país. Demasiados traumas y horrores para un niño que solo tiene 11 años, y que ha pasado sus últimos cumpleaños huyendo como refugiado sirio. Sin embargo trasmite esperanza y sonríe al hablar. Quizá porque los niños, a diferencia de los adultos, no se quedan atrapados en el pasado, y todo en ellos es futuro. Jasem entonces, ¿ya sabes lo que quieres ser de mayor?, ¿por qué quieres ser periodista?: "Porque hay que contarle al mundo las injusticias, injusticias como la que vive el pueblo sirio".

"Todavía algunas noches se escuchan los bombardeos desde aquí. Estamos seguros en este campo pero nada más. Aquí solo respiramos. No vivimos. Vivir es otra cosa".  Habsah y su familia llevan 4 años refugiados en Jordania. Y están cansados de vivir en un caseta metálica de 20 metros cuadrados. Sí algún otro país fuera del mundo árabe les acogerá algún día. Es una pregunta que se hacen muchos de ellos. Sobre todo porque aquí ya no ven ninguna salida.  

Jordania ha anunciado de manera oficial la ejecucción de dos terroristas yihadistas, entre ellos la yihadista iraquí Sajida al Rishawi, que el Estado Islámico pretendía cambiar por el piloto jordano Muad al Kasaesbe, después de que éste haya sido quemado vivo. Las ejecuciones por ahorcamiento han sido confirmadas por el portavoz del Gobierno, Mohammed al-Momani, según medios locales, entre ellos el diario Al Ghadd.

El otro preso ejecutado es el iraquí Ziad Karbuli, considerado dirigente de Al Qaeda en el país y condenado a muerte en 2008 acusado de matar a un conductor jordano.

Responsables jordanos bajo condición de anonimato ya habían anunciado a Afp que la pena de muerte a Sajida al Rishawi sería ejecutada este miércoles "al alba" y el Gobierno había prometido una respuesta "estremecedora, decisiva y fuerte" a la ejecución de Al Kasaesbe.

El Ejército, por su parte, ha declarado que llevará a cabo "una venganza tan grande como la calamidad".

El EI ha difundido esta jornada un vídeo en el que se ve cómo introduce a Al Kasaesbe en una jaula y le quema vivo. Posteriormente, el Gobierno jordano ha dicho que realmente fue ejecutado el 3 de enero.