arriba

El IBEX 35 ha dicho adiós a los 8.000 puntos con una caída del 2,4% hasta niveles que no se veían dede julio de 2013. La plaza italiana y la griega son las que más han perdido, un 3%. Y todas con un denominador común, fuertes caídas de los bancos lastrados por las dudas sobre su solvencia, especialmente los italianos o el alemán Deutsche Bank. El miedo ha llevado a los inversores a refugiarse en la deuda alemana, lo que ha impulsado a las primas de riesgo. Las que más han subido, las de los países periféricos del euro: Grecia y Portugal. La de España ha terminado la sesión en 152 puntos básicos.

El pesimismo se ha adueñado de las principales Bolsas europeas, que han finalizado la sesión con fuertes pérdidas arrastradas por la banca, el bajo precio de las materias primas y los temores acerca de un frenazo en la economía mundial. El principal indicador de la Bolsa española, el IBEX 35, ha caído un 4,44%, Milán un 4,69%, Fráncfort un 3,30% y París un 3,20%. Aunque la más castigada ha sido la Bolsa de Atenas, que se ha desplomado un 7,87%. Por otra parte, en el mercado de deuda la prima de riesgo de España ha subido con fuerza hasta 154 puntos básicos, con la rentabilidad del bono español a 10 años en el mercado secundario situada en el 1,75%.