arriba Ir arriba
  • En un principio iba a realizarse este jueves, pero se pospuso por falta de consenso entre los republicanos
  • Trump habría aceptado una de las exigencias del grupo ultraconservador
  • Ante la falta de acuerdo, se mantendría la ley santiaria actual, el 'Obamacare'
  • La derogación pondría en peligro la estabilidad del sistema sanitario en EE.UU.
  • ¿Cómo funciona el 'Obamacare'?

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha lanzado este sábado, 4 de marzo de 2017,  una avalancha de tuits contra su predecesor Barack Obama, al que ha acusado de pinchar su teléfono durante la campaña electoral, algo que el exmandatario ha rechazado como "simplemente falso".

"Qué bajo cayó el presidente Obama al pinchar mis teléfonos durante el sagrado proceso electoral. Esto es Nixon/Watergate", ha escrito Trump en su red social favorita Twitter, en referencia al caso de escuchas ilegales que acabó con la Presidencia de Richard Nixon en 1974.

El mandatario ha indicado en otro mensaje a primera hora de la mañana: "¡Terrible! Acabo de enterarme de que Obama tenía mis líneas pinchadas en la Torre Trump antes de la victoria. No se encontró nada. Esto es ¡McCarthyismo!", al citar a la caza de brujas de este senador ultraderechista estadounidense durante los años 50.

En sus mensajes, Trump no ofrece evidencia alguna y califica a Obama como un "tipo malo o enfermo" por haber ordenado intervenir sus conversaciones.

Tras dos días de confusión y protestas, la contestación contra el veto migratorio impuesto por el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a la entrada de ciudadanos de siete países mayoritariamente musulmanes de África y Oriente Medio, seguía creciendo este lunes tanto dentro como fuera del país y desde los más diversos ámbitos, hasta el punto de que el expresidente del país, Barack Obama, ha avisado de que "los valores estadounidenses están en peligro".

Sobre la biblia que le regaló su madre cuando era pequeño y sobre la biblia de Abrahám Lincoln, Donald Trump ha jurado su cargo como 45 presidente de los Estados Unidos. La ceremonia de la toma de posesión ha arrancado en la Casa Blanca, aún hogar, por pocos minutos, de la familia Obama. Ex presidentes e invitados ilustres, incluida la derrotada, Hillary Clinton, han asistido. Partidarios y detractores también se han hecho oir este viernes en Washington.