arriba Ir arriba

Tras dos días de confusión y protestas, la contestación contra el veto migratorio impuesto por el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a la entrada de ciudadanos de siete países mayoritariamente musulmanes de África y Oriente Medio, seguía creciendo este lunes tanto dentro como fuera del país y desde los más diversos ámbitos, hasta el punto de que el expresidente del país, Barack Obama, ha avisado de que "los valores estadounidenses están en peligro".

Sobre la biblia que le regaló su madre cuando era pequeño y sobre la biblia de Abrahám Lincoln, Donald Trump ha jurado su cargo como 45 presidente de los Estados Unidos. La ceremonia de la toma de posesión ha arrancado en la Casa Blanca, aún hogar, por pocos minutos, de la familia Obama. Ex presidentes e invitados ilustres, incluida la derrotada, Hillary Clinton, han asistido. Partidarios y detractores también se han hecho oir este viernes en Washington.

  • El nuevo presidente tendrá sobre su mesa una decena de asuntos abiertos
  • Según Trump, la primera tarea será desmantelar el 'Obamacare'
  • Las tensiones raciales y la reforma migratoria destacan en la política interior
  • Cuba, Irán y la lucha contra el Estado Islámico marcan la agenda exterior
  • Especial: Elecciones presidenciales en Estados Unidos
  • Especial: El legado de Obama

El presidente saliente de Estados Unidos, Barack Obama, ha ofrecido este miércoles su última rueda de prensa antes de abandonar la Casa Blanca, una comparecencia en la que ha recomendado a su sucesor, Donald Trump, que mantenga una política de firmeza frente a Rusia, al recordar que las sanciones impuestas por su administración contra Moscú responden a la anexión de Crimea y la injerencia en Ucrania.

Obama, además, ha abogado por seguir defendiendo principios que considera básicos, como los derechos humanos, los derechos de las mujeres o la libertad de prensa; en concreto, ha mencionado "el principio de que los grandes países [en alusión a Rusia] no invaden y abusan de otros más pequeños".

En cuanto al resto de asuntos, Obama ha defendido su legado y, en concreto, algunas de las medidas adoptadas por su administración en las últimas semanas, como la conmutación de la pena a Chelsea Manning, la exsoldado que filtró documentos confidenciales a WikiLeaks, al asegurar que "se ha hecho justicia" y que Manning, privada de libertad desde hace siete años y condenada a 35 años de prisión, había recibido una pena "desproporcionada".

El presidente estadounidenseBarack Obama, ha anunciado este martes -a tres días de que finalice su mandato- la conmutación de la pena a la exsoldado Chelsea Manning, condenada a 35 años de prisión por filtrar más de 700.000 documentos secretos a Wikileaks en 2010 mientras era analista de inteligencia militar. Saldrá en libertad el próximo 17 de mayo.

Manning, que se llamaba inicialmente Bradley y que comenzó un tratamiento de cambio de sexo para ser mujer, intentó suicidarse en julio y octubre del año pasado en la prisión militar de Fort Leavenworth, en Kansas, donde cumple condena. Cuando salga en libertad habrá pasado cuatro años en la cárcel.

A solo unos días de su salida de la Casa Blanca, En portada recuerda los ocho años de la Presidencia de Barack Obama. Analiza los hitos de su mandato, desde el Obamacare a la no intervención en Siria.

En agosto de 2013, Barack Obama tomó una de las decisiones que mejor define su mandato en política exterior. Después de haber marcado en 2012 una línea roja sobre la intervención militar de Estados Unidos en Siria con el uso de armas químicas, dio marcha atrás una vez se conoció que el régimen de Basher el Asad había atacado con gas sarín el barrio de Ghouta, cerca de Damasco. Contundencia diplomática, pero contención militar. Así se resume la doctrina Obama.