arriba

El presidente de EE.UU., Barack Obama, ha pronunciado ante el Capitolio su octavo y último discurso sobre el Estado de la Unión. El mandatario, que abandonará la Casa Blanca el próximo enero, ha mandado un mensaje optimista en el que ha reivindicado la recuperación ecónomica, algunas de sus grandes reformas, como el sistema sanitario o el acercamiento con Cuba, y que siguen siendo "la nación más poderosa de la Tierra".

Frente a los que hablan del "declive" de EE.UU. o de su "creciente debilidad", Obama se ha dirigido a la nación y a sus representantes políticos para asegurar que el Estado de la Unión "es fuerte" y para recalcar el liderazgo de EE.UU. en el mundo: "Cuando sucede algo importante a nivel internacional, nadie mira a Pekín o a Moscú. Nos llaman a nosotros".

En su discurso, que ha durado aproximadamente una hora, ha hecho balance de sus años al frente del Gobierno pero ha preferido centrarse en los desafíos a los que, a su entender, tendrá que enfrentarse el país en los próximos años. Entre ellos, se ha referido a la seguridad y al yihadismo, aunque ha afirmado que "no amenaza nuestra existencia nacional".

  • El presidente de EE.UU. pronuncia su último discurso sobre el Estado de la Unión
  • Destaca dos grandes desafíos, la lucha contra el cáncer y el cambio climático
  • Pide al Congreso que levante el embargo a Cuba: "La Guerra Fría ha terminado"
  • Seguirá trabajando para cerrar la "cara e innecesaria" cárcel de Guántanamo
  • Reivindica la mejora económica, la reforma sanitaria y el matrimonio homosexual

La comunidad internacional condena el test termonuclear de Corea del Norte y Estados Unidos duda de su éxito, tras los primeros análisis. En las próximas horas, Obama prevé hablar por teléfono sobre la prueba nuclear norcoreana con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, y con la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye. Tras las primeras confirmaciones, el Consejo de Seguridad de la ONU ha calificado como una "clara amenaza" para la paz mundial el nuevo ensayo nuclear y anunció que trabajan para adoptar una resolución de condena

El portavoz de Obama anotó el "papel significativo" que tiene China en los esfuerzos por lograr la desnuclearización de la península coreana y que el mandatario chino, Xi Jinping, fue claro en su última visita a Washington en septiembre pasado acerca de que Pekín no aceptará a una Corea del Norte con armas atómicas. "Urgimos a Pyongyang a cumplir su compromiso de desnuclearización y parar cualquier acción que ponga en riesgo la paz", ha dicho la portavoz del gobierno chino.

El presidente estadounidense, Barack Obama, regresa a Washington tras sus vacaciones navideñas para iniciar un último año de mandato. Entre otros, trae en su agenda el delicado desafío de controlar la venta de armas por decreto y cimentar su legado frente a la oposición del Congreso.

Obama, que ha dicho que comienza este 2016 "animado" y con ganas, se reunirá el lunes con la fiscal general, Loretta Lynch, para abrir un proceso de tres meses en el que determinarán qué decretos ejecutivos -de espaldas al Legislativo- pueden ser viables para universalizar los controles de antecedentes para la venta de armas.

Las prioridades del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en 2016, pasan por la "lucha contra la epidemia de violencia armada" y el control de las armas, ha asegurado en su mensaje con motivo del nuevo año. Un nuevo año en el que se plantean otros retos como el cierre todavía pendiente de la prisión de Guantánamo y la estrategia en la lucha contra el terrorismo yihadista.

  • Obama: "Esto es enorme, casi todos los países acaban de suscribir el acuerdo"
  • Kerry: "Una victoria para el planeta y para las futuras generaciones"
  • Cameron: "Un gran paso para asegurar el futuro del planeta"
  • Hollande propone a quien quiera adelantar los compromisos
  • Arias Cañete: "hoy es tiempo para celebrar, mañana hay que actuar"
  • Lagarde pide "convertir las palabras en acciones"
  • Para China es un acuerdo "justo, ambicioso y equitativo"

Las autoridades de Estados Unidos intentan desentrañar los motivos que este miércoles empujaron a una pareja, padres de un bebé, a disparar contra los compañeros de trabajo de uno de ellos en San Bernardino, en un tiroteo atípico que mezcla elementos de los habituales accesos de rabia que distinguen a quienes perpetran estos ataques con aspectos que apuntan a un atentado terrorista, y que, en cualquier caso, ha dejado 14 muertos.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha hablado de la posibilidad de "varios motivos" durante una declaración a la prensa desde el Despacho Oval de la Casa Blanca tras ser informado de los últimos detalles de la investigación del tiroteo de San Bernardino por boca de la fiscal general, Loretta Lynch, y del director del FBI, James B. Comey. "Es posible que estuviera relacionado con el terrorismo, pero aún no lo sabemos. Es posible que estuviera relacionado con el lugar de trabajo", ha comentado.