Enlaces accesibilidad

La era Trump | 'Impeachment'

Un diplomático cuestiona los intereses de Trump en Ucrania: "Le importaba más la investigación a Biden"

  • William Taylor expone sus sospechas sobre la legitimidad de la política exterior de Trump en la audiencia sobre el impeachment
  • Los republicanos tratan de desmontar su declaración y siembran dudas sobre la injerencia ucraniana en las elecciones de 2016

Por
Dos diplomáticos describen las presiones de Trump al Gobierno ucraniano

El exembajador de Estados Unidos en Ucrania hasta septiembre, William Taylor, ha hecho una dura reconstrucción de los acontecimientos en torno a la trama ucraniana por la que el Partido Demócrata está preparando un proceso de impeachment (juicio político) contra el presidente, Donald Trump. Taylor ha asegurado durante su interrogatorio en el Congreso que un empleado escuchó el 26 de julio una conversación telefónica entre Trump y el exembajador en la UE, Gordon Sondland, en la que le oyó decir que "a Trump le interesaba más la investigación a Biden que Ucrania, de lo que se encargaba Giuliani [el abogado personal de Trump".

La respuesta a nuestras preguntas afectará no solo al futuro de esta Presidencia, sino a cualquier otra Presidencia

El Congreso ha iniciado este miércoles las audiencias públicas con las declaraciones de testigos citados por el Partido Demócrata -la próxima semana también lo harán algunos citados por los republicanos- para determinar si Trump abusó de su poder al instar a su homólogo ucraniano, Vladímir Zelensky, a investigar a uno de sus rivales políticos, el exvicepresidente demócrata Joe Biden, durante una conversación telefónica el 25 de julio, y si por tanto hay base legal para tratar de destituirle en un juicio político.

"La pregunta es si el presidente trató de abusar de la vulnerabilidad del aliado interfiriendo en nuestras elecciones", ha explicado el encargado de la comisión del Partido Demócrata, Adam Schiff. "La respuesta a estas preguntas afectará no solo al futuro de esta Presidencia, sino al futuro de la Presidencia y el tipo de comportamiento que los americanos tendrán que esperar de nuestro comandante en jefe", ha dicho. En cambio, el Partido Republicano tilda el proceso de "partidista", en línea con Trump, que lo ve como una "caza de brujas" y que ha vuelto a insistir en su inocencia en Twitter: "¡Lean la transcripción!", ha escrito por la mañana. 

Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso - La televisión, clave en el proceso de impeachment a Trump

Dos canales de comunicación con Ucrania

Según la reconstrucción de Taylor, Washington paralizó el envío de ayuda militar a Ucrania para defenderse de Rusia en julio hasta lograr que Zelensky anunciara una investigación en la cadena CNN sobre el hijo de Biden, Hunter Biden, que pertenecía a la Junta de la compañía de energía ucraniana Burisma. Todas las comunicaciones y peticiones entre los dos gobiernos se hacían a través de un "canal irregular" en el que participaban Sondland, el diplomático Kurt Volker y el secretario de Energía, Rick Perry, además de las habituales intervenciones de Giuliani, siempre según Taylor. 

Una cosa es tratar de influir en la Casa Blanca. Pero hacerlo sobre la asistencia militar para un país en guerra es muy alarmante

Trump había invitado a Zelensky a una visita oficial a la Casa Blanca cuando resultó elegido presidente de Ucrania. Pero pasaron los meses y la cumbre no se llegó a concretar, según Taylor, porque Zelensky no quería comprometerse al participar en "asuntos domésticos" estadounidenses. Entretanto, el presidente ucraniano era ajeno a la paralización de las ayudas, según ha descrito el diplomático a preguntas de los demócratas. 

Taylor ha explicado que aceptó el cargo en mayo a petición del vicepresidente, Mike Pence, si bien dimitió en septiembre al corroborar una "locura":que la ayuda militar de EE.UU. a Ucrania estaba condicionada a la colaboración de Zelensky. "Una cosa es tratar de influir en un encuentro en la Casa Blanca. Pero influir en la asistencia militar para un país en guerra [...] es mucho más alarmante", ha argumentado.

A su lado, George Kent, un asistente de la Secretaría de Estado en Ucrania corroboraba su opinión: "No creo que EE.UU. deba pedir a otros países que investiguen a sus oponentes, porque socavaría el imperio de la ley", ha dicho tras defender la vocación de servicio público que le llevó a escoger la carrera diplomática. Es más, Kent considera que el objetivo de Giuliani en Ucrania era "buscar material para utilizar contra un rival políico".

Trump instó a Ucrania a investigar a Biden, según la transcripción de la llamada con su homólogo ucraniano

Los republicanos cuestionan las fuentes de Taylor

Si la primera ronda dirigida por los demócratas se ha centrado en los intereses de Trump en Ucrania en los últimos meses, el Partido Republicano ha puesto el foco en su turno en los intereses de Biden y su hijo en Ucrania -los diplomáticos han dicho desconocerlos- y en la supuesta injerencia del país en las elecciones presidenciales del 2016, a pesar de que la única injerencia condenada en EE.UU. sobre el proceso electoral provino de Rusia. De hecho, Kent ha negado que hubiera "fundamento legal" para alegar que Hunter Biden vulneró la ley estadounidense en Ucrania y requiriese, por tanto, ser investigado.

Al ver que no funcionaba, parte de la estrategia republicana se ha centrado en desmontar el testimonio del "testigo estrella" de los demócratas. "Usted no participó en la llamada, nunca se ha reunido con Trump, ni con Giulian. En sus tres reuniones con Zelensky, el tema nunca salió. No puedo creerlo", ha dicho el congresista Jim Jordan. Taylor ha recordado que no se considera así, que no comparece para tomar parte de ningún bando y que, efectivamente, su relato se basa en lo que ha recopilado de otros funcionarios, pero el republicano John Ratcliffe también le ha acusado de mentir, porque la ayuda militar se restauró en septiembre sin que Zelensky "tuviera que hacer nada" a cambio. 

En cualquier caso, la validez de las declaracione sde Taylor se despejará en los próximos días con la declaración pública de Sonderland. El diplomático cambió su testimonio la pasada semana al reconocer que percibió una relación de quid pro quo entre la Administración Trump y el Gobierno ucraniano.

Los demócratas pretenden reunir el suficiente apoyo de la opinión pública para abrir un juicio político a Trump antes de que termine el año. Sin embargo, corresponde al Senado abrir un juicio político al presidente. Por ahora, el Partido Republicano se valdría de su mayoría para bloquear cualquier intento de destitución al mandatario a menos de un año de las presidenciales de 2020.

Noticias

anterior siguiente