Enlaces accesibilidad

Un año de cárcel a una periodista marroquí por abortar y tener sexo sin estar casada

  • También han sido condenados el novio de la periodista, el médico que le practicó el aborto y el anestesista que intervino
  • El caso ha abierto un debate inédito sobre las libertades individuales en Marruecos, el Código Penal y los derechos de las mujeres

Por
Un año de cárcel a una periodista marroquí por abortar y mantener relaciones sexuales sin estar casada

La periodista marroquí Hajar Raissouni, de 28 años, ha sido condenada este lunes por el Tribunal de Primera Instancia de Rabat a un año de cárcel por los delitos de aborto y de práctica de relaciones sexuales sin estar casada, la misma sentencia aplicada a su novio.

Por su parte, el médico que le practicó el aborto, un profesional de 69 años de reconocido prestigio en la ciudad, ha sido condenado a dos años de prisión y otros dos más de prohibición de ejercicio de la profesión médica.

Además de estas tres condenas en firme, el anestesista que asistió al médico en el aborto, un hombre de 83 años, ha sido condenado a un año de libertad condicional, mientras que la asistenta de la clínica donde se produjeron los hechos lo fue a ocho meses, con la sentencia en suspenso.

Tras la conocerse la decisión, uno de los abogados de la periodista, Abdelmoula Marouri, ha señalado a Efe que tienen previsto apelar la sentencia en cuanto dispongan de una copia del veredicto.

El Código Penal castiga comportamientos ilícitos por la religión

Este caso ha propiciado un debate inédito sobre las libertades individuales en Marruecos, el Código Penal y los derechos de las mujeres.

El Código Penal marroquí, que data en gran parte de la época colonial francesa, contiene numerosos artículos que castigan comportamientos considerados ilícitos por la religión, como la homosexualidad, adulterio, el aborto, no observancia del ayuno en ramadán o el proselitismo para cambiar de fe.

Solo en 2018, 14.503 personas fueron perseguidas por haber mantenido relaciones sexuales sin estar casadas, 3.048 fueron juzgadas por adulterio y 170 por homosexualidad. Estos casos a menudo se juzgan y resuelven de manera discreta y fuera del foco mediático.

También están presentes en el Código Penal conceptos repletos de consideraciones morales como "atentado contra el pudor", "incitación al libertinaje" o "pérdida de la virginidad" que no parecen adaptarse a los cambios de la sociedad.

Según el organismo estadístico oficial Alto Comisariado del Plan, la tasa de urbanización en Marruecos se ha duplicado en medio siglo -del 30% en 1962 al 62% en 2019- y la fecundidad ha bajado de los siete hijos por mujer a los 2,2, a niveles casi europeos.

Sin embargo, todo intento de derogar ciertas leyes del Código Penal -o las del Código de Familia, como las que permiten la poligamia o el matrimonio de menores- ha contado con la firme oposición de los diputados del Partido Justicia y Desarrollo, que ha ganado las dos últimas elecciones en Marruecos y lleva por bandera el respeto a la sociedad marroquí y a sus tradiciones.

Noticias

anterior siguiente