Enlaces accesibilidad

Silenciados

La lucha de los migrantes y solicitantes de asilo venezolanos en el norte de Brasil

Roraima es la principal puerta de entrada a Brasil para los venezolanos que huyen de la actual crisis económica, política y social en el país. La afluencia de migrantes y solicitantes de asilo que llegan a Brasil ha aumentado desde 2017. Actualmente, alrededor de 600 venezolanos entran diariamente a territorio brasileño, cruzando la frontera y llegando a la ciudad de Pacaraima.

Por
El refugio Pintolandia, en Boa Vista, aloja familias indígenas con hamacas, para que puedan sentirse un poco "en casa". Victoria Servilhano/MSF
El refugio Pintolandia, en Boa Vista, aloja familias indígenas con hamacas, para que puedan sentirse un poco "en casa". Victoria Servilhano/MSF

Roraima es la principal puerta de entrada a Brasil para los venezolanos que huyen de la actual crisis económica, política y social en el país. La afluencia de migrantes y solicitantes de asilo que llegan a Brasil ha aumentado desde 2017. Actualmente, alrededor de 600 venezolanos entran diariamente a territorio brasileño, cruzando la frontera y llegando a la ciudad de Pacaraima.

Alrededor de 100.000 venezolanos viven refugiados en Roraima, Brasil

Según cifras oficiales, alrededor de 40.000 migrantes y solicitantes de asilo viven ahora en la capital de Boa Vista. Estimaciones extraoficiales sitúan que alrededor de 100.000 venezolanos viven en Roraima, lo que representa alrededor de una quinta parte de los 500.000 habitantes de Roraima. El estado tiene la economía menos desarrollada del país y cuenta con un sistema de salud ya precario, debido a la escasez de personal médico y suministros. La infraestructura del estado está luchando para hacer frente a esta gran afluencia migratoria de venezolanos.

Roraima ha establecido 13 refugios oficiales que operan en su máxima capacidad. Estos albergan a unas 6.000 personas y la mitad de ellos son menores, ya que la mayoría de los venezolanos que vinieron a Brasil lo hicieron con sus familias. Pero un número mucho mayor de personas vive fuera de los refugios, en edificios precarios o abandonados, o simplemente en las calles. En Boa Vista, la capital de Roraima, alrededor de 23.000 venezolanos viven actualmente en edificios muy dañados y más de 3.000 se quedan en la calle.

Tratamos enfermedades relacionadas con la falta de higiene y saneamiento, como la diarrea. También hay muchas personas con síntomas de gripe, casos de neumonía, sinusitis y otitis

Las dificultades que enfrentan los migrantes y solicitantes de asilo que no están alojados en refugios tienen un impacto directo en su salud. “Tratamos enfermedades relacionadas con la falta de higiene y saneamiento, como la diarrea. También hay muchas personas con síntomas de gripe, casos de neumonía, sinusitis y otitis. Los parásitos intestinales y la sarna también son comunes”, explica Mariana Valente, médica de Médicos Sin Fronteras (MSF), quien trabaja en un centro de salud gestionado por el municipio de Boa Vista, ubicado en el distrito 13 de Setembro, un área donde actualmente viven muchos migrantes y solicitantes de asilo venezolanos.

Las mujeres lavan su ropa en el refugio de Pintolandia, en Boa Vista. Trajeron el agua en cubos, de uno de los pocos puntos de agua del refugio. Victoria Servilhano/MSF

Las mujeres lavan su ropa en el refugio de Pintolandia, en Boa Vista. Trajeron el agua en cubos, de uno de los pocos puntos de agua del refugio. Victoria Servilhano/MSF

Las personas que viven en la calle generalmente encuentran refugio en un área ubicada detrás de la estación de autobuses de Boa Vista. Todos los días, cuando se pone el sol, más de mil migrantes y solicitantes de asilo establecen una pequeña "ciudad de tiendas de campaña", en un área abierta con techo. Pocas personas poseen tiendas de campaña, pero el ejército se las presta, generalmente son pequeñas y para compartir entre dos o tres personas. No se proporcionan colchonetas y las personas que no tienen se acuestan directamente en el suelo.

Carpas ubicadas detrás de la estación de autobuses de Boa Vista, donde los inmigrantes venezolanos y los solicitantes de asilo, que no se encuentran en refugios o en otro tipo de vivienda, se quedan de noche. Victoria Servilhano/MSF

Carpas ubicadas detrás de la estación de autobuses de Boa Vista, donde los inmigrantes venezolanos y los solicitantes de asilo, que no se encuentran en refugios o en otro tipo de vivienda, se quedan de noche. Victoria Servilhano/MSF

"Hay mucho polvo y agua sucia en este lugar, muchas cosas que nos hacen enfermar a nosotros y a nuestros hijos", dice Cezar Martínez, un venezolano que pasa sus noches cerca de la estación de autobuses, con su esposa y sus tres hijos. Por la noche, las personas que se quedan allí también reciben cenas gratis en una cafetería al lado del campo. Sin embargo, el área debe limpiarse temprano todas las mañanas y solo las personas enfermas pueden permanecer allí durante el día. Cezar dice que la situación en la que se encuentran es particularmente difícil, pero agrega que se siente agradecido con todas las organizaciones y los brasileños que lo están ayudando a él y a otros venezolanos. Un número importante de venezolanos también vive en edificios abandonados, sin electricidad y con un acceso precario al agua.

Un equipo de MSF habla con Milagros Linares. Ella vive con sus dos hijos y su esposo en un área detrás de la estación de autobuses de Boa Vista.

Un equipo de MSF habla con Milagros Linares, que vive con su esposo y sus dos hijos detrás de la estación de autobuses de Boa Vista Victoria Servilhano/MSF

Las condiciones de vida en los 13 refugios oficiales establecidos por el estado son más o menos razonables, con la excepción de los dos refugios dedicados a albergar poblaciones indígenas: Janokoida, en la ciudad de Pacaraima; y Pintolândia, en la capital, Boa Vista. En Pintolândia, más de 500 miembros del grupo étnico Warao y 30 miembros del grupo étnico E´ñepá viven en docenas de tiendas y cientos de hamacas, la mayoría de ellas instaladas en lo que solía ser una cancha deportiva. El refugio está ubicado debajo del nivel de la calle, en un terreno muy húmedo. Una capa de grava cubre el suelo para evitar que se humedezca permanentemente, pero cuando llueve, el área generalmente se inunda y las tiendas, así como las pocas pertenencias de los residentes, se empapan.

No solo el área puede inundarse fácilmente, sino que estamos en una región ecuatorial, por lo que llueve muy fuerte

Israel, un miembro del grupo Warao, limpia la tienda de su familia. “Llovió mucho el otro día. Los colchones y la ropa de los niños se mojaron”, dice con una mirada cansada en su rostro. "No solo el área puede inundarse fácilmente, sino que estamos en una región ecuatorial, por lo que llueve muy fuerte", explica Sara Lopes, una técnica en agua y saneamiento de MSF. "Parte de nuestro plan de drenaje ya se ejecutó, pero aún queda mucho por hacer".

Israel, 56 años, hombre indígena del grupo étnico Warao. Vive en el refugio Pintolandia, en Boa Vista.Victoria Servilhano/MSF

Israel, 56 años, hombre indígena del grupo étnico Warao. Vive en el refugio Pintolandia, en Boa Vista.Victoria Servilhano/MSF Victoria Servilhano/MSF

Hasta ahora, los lugares con agua en el refugio siguen siendo escasos. El agua utilizada para lavar ollas, sartenes y ropa se debe traer desde fuera en cubetas, y los inodoros se obstruyen con frecuencia. En la cocina común, la gente cocina con leña todo lo que se les proporciona, generalmente ternera y arroz. Pero incluso en la cocina, las condiciones sanitarias están lejos de ser óptimas. La humedad siempre presente y la falta de higiene aumentan la propagación de mosquitos y cucarachas, lo que podría conducir rápidamente a un aumento de las enfermedades. Además de estas condiciones de vida precarias, las personas en este refugio también carecen de la perspectiva para mejorar su situación, ya que no están incluidas en el programa brasileño de "interiorización". El esquema patrocinado por el Gobierno y la ONU permite que los migrantes, solicitantes de asilo y sus familias sean transferidos voluntariamente a otras áreas del país, pero los pueblos indígenas no pueden solicitar el programa.

Las mujeres lavan su ropa en el refugio de Pintolandia, en Boa Vista. El suministro de agua y el saneamiento se encuentran en malas condiciones en el refugio.

Las mujeres lavan su ropa en el refugio de Pintolandia, en Boa Vista. El suministro de agua y el saneamiento se encuentran en malas condiciones en el refugio. Victoria Servilhano/MSF Victoria Servilhano/MSF

“Es como tomar un pájaro, ponerlo en una jaula y darle algo que no quiere. Así es como viven los indígenas aquí”, describe Delio Silva, un miembro del grupo Warao que vive en Pintolândia. Atrapados en este limbo, algunos aún hacen todo lo posible para mejorar sus condiciones y trabajar para conseguir medios de subsistencia. Las mujeres fabrican y venden artesanías hechas de fibra de buriti (un tipo de palmera), mientras que los hombres recogen chatarra en las calles de Boa Vista. Utilizan el dinero para comprar alimentos que puedan complementar su dieta, como verduras, pescado o harina. No importa en qué situación se encuentren, a los indígenas les resulta particularmente importante preparar sus propias comidas.

Los residentes del refugio Pintolandia, en Boa Vista, cocinan con leña en la cocina colectiva, Victoria Servilhano/MSF

Los residentes del refugio Pintolandia, en Boa Vista, cocinan con leña en la cocina colectiva. Los indígenas que viven allí encuentran particularmente importante preparar sus propias comidas. Victoria Servilhano/MSF

Otros migrantes y solicitantes de asilo también intentan seguir siendo positivos, a pesar de las adversidades diarias. "Tenía que hacer que mi familia entendiera que todo está bien", dice Ricardo Calzadía, quien ahora vive en el refugio Jardim Floresta con su esposa, Milagros, y su hija, Saraí. Explica con orgullo que, al mantenerse optimista, recientemente pudo inscribir a su hija de 8 años en una escuela que está a una hora a pie del refugio. La acompaña todos los días.

600 venezolanos entran en Basil cada día huyendo de la crisis en su país

Ricardo, que podría permitirse una vida cómoda en Venezuela, explica que “antes, solíamos comer solo nosotros tres en nuestra casa. Ahora compartimos una cafetería con otras 600 familias. También compartimos el baño con ellos. La familia ha crecido”. “A veces hay que mirar las cosas de manera positiva. Nos ayudará a seguir adelante”, concluye, tratando de poner una sonrisa en su rostro.

Noticias

anterior siguiente