Enlaces accesibilidad

El verano será más cálido de lo normal en la península y Baleares después de una primavera seca

  • Las precipitaciones han estado un 15% por debajo de lo normal en la primavera, según la Agencia Estatal de Meteorología
  • La temperatura estará al menos medio grado por encima de lo normal en verano, en algunos puntos será casi un grado superior

Por
El verano será más cálido de lo normal en la península y Baleares después de una primavera seca

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé que la temperatura media en España en los meses de julio y agosto se sitúe medio grado por encima de lo normal y que en algunos puntos llegue a ser casi un grado superior a lo habitual para esta época, después de una primavera seca y de una primera quincena de junio con temperaturas por debajo de la media. 

Si se confirma la predicción, el verano, que dará comienzo este viernes 21 de junio a las 17:54 horas, se comportará en temperaturas de manera similar al de 2018, que resultó 0,6 grados centígrados más cálido respecto a los valores normales del periodo de referencia 1981-2010, pero menos caluroso que los estíos de 2015 a 2017.  

El informe estacional, presentado por los portavoces de la Aemet Beatriz Hervella y Rubén del Campo, recoge además que la primavera que acaba ha contado con un 15% menos de lluvias de lo habitual para esta época, 174 litros por metro cuadrado de media en España, en contraste con la del año pasado, que fue la más lluviosa de la serie desde que hay registros.  

En algunos puntos de la geografía española se espera que las temperaturas alcancen casi un un grado más de lo habitual en verano. En concreto, en León, Orense, Zamora, oeste de Extremadura, Huelva, Málaga y sur de Castilla-La Mancha. Así, Hervella ha comparado esta predicicón con el "famoso verano de 2003" fue 1,9º C superior a los niveles normales.

Una primavera seca y cálida, sobre todo en el occidente peninsular

Del 21 al 31 de mayo las temperaturas alcanzaron los 37 grados en algunas zonas como el valle del Guadalquivir y el interior de Galicia, donde por ejemplo, el aeropuerto de A Coruña registró récord de 33 grados para este mes.

En cambio, según la Aemet, la primera quincena del mes de junio ha sido más fría de lo habitual. Se registraron temperaturas medias bajas e incluso heladas y hubo una anomalía muy marcada de frío el 12 de junio, fecha en que por ejemplo Teruel registró el récord de tempoeratura mínima para este mes.

Mientras, el año hidrológico, que comenzó el 1 de octubre, está siendo "de sequía meteorológica", sobre todo en el occidente peninsular. De hecho, entre el 1 de enero y el pasado 13 de junio llovió un 25% por debajo de lo normal en el conjunto de España.

"Lo único que podria revertir la situación es que tuviéramos un mes de septiembre excepcionalmente lluvioso",  ha señalado Rubén del Campo, ya que en julio y agosto suele llover muy poco. 

Primera ola de calor del verano

En concreto, los meses de marzo y mayo han sido especialmente secos, mientras que el mes de abril fue el cuarto más lluvioso desde 1965, por episodios "sorprendentes" de lluvias torrenciales en algunas áreas de la Comunidad Valenciana. 

La previsión más a corto plazo, para este fin de semana, prevé que las temperaturas, que en esta primera quincena de junio han estado ligeramente por debajo de la media, se recuperen este sábado, aunque el domingo entrará por el oeste una nueva borrasca que se va a situar en la costa gallega, pero no se espera que deje lluvias durante la noche de San Juan.

La portavoz de la Aemet, Beeatriz Hervella, ha advertido además de que la próxima semana puede que sea necesario activar algún aviso por "temperaturas especialmente altas "en zonas del interior peninsular como el valle del Ebro y el este de Castilla-La Mancha.

Noticias

anterior siguiente