Enlaces accesibilidad

Elecciones Autonómicas

El PSOE rompe tres décadas de hegemonía del PP en Castilla y León pero depende de Cs para formar gobierno

Por
Acto electoral del PSOE en Valladolid
El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, arropa en Valladolid al candidato a la Junta de Castilla y León Luis Tudanca. EFE GAR

El PSOE ha ganado las elecciones autonómicas en Castilla y León y rompe así tres décadas de hegemonía del PP, pero depende de Ciudadanos que tiene la llave para la formación de gobierno y se ha presentado a lo largo de la campaña bajo la promesa de "liderar el cambio".

Los socialistas, encabezados por Luis Tudanca, han logrado 35 escaños, diez más que en las pasadas elecciones, con el 34,83% de los votos, mientras que el PP, liderado por Alfonso Fernández Mañueco, con el 31,58% de votos, pierde doce escaños y se queda con 30, en los primeros comicios en veinte años a los que los populares se presentaban sin el liderazgo de Juan Vicente Herrera.  

Ciudadanos, logra 13 escaños y es uno de los partidos ganadores de esta cita electoral convirtiéndose en llave para la formación de gobierno con el 14,97% de los votos. La formación naranja es también la que más sube, solo por detrás del PSOE, pasando de cinco a trece diputados, y lo consigue pese a la polémica por las presuntas irregularidades en las primarias que la Fiscalía investiga y que llevaron a anular la victoria de la candidata Silvia Clemente, en favor de Francisco Igea.

Por el contrario, una de las formaciones que peores resultados ha obtenido en estas elecciones es Podemos-Equo (4,95% de votos) que ha perdido nueve escaños y se ha quedado con uno, la misma represnetación que tiene la formación de extrema derecha, Vox que por primera vez tiene representación con solo un escaño.

También Unión del Pueblo Leonés se mantiene también en un escaño tras haber logrado el 1,95% de los votos.

Se cumple así el pronóstico del CIS que daba como ganadores a los socialistas y apuntaba a un posible descalabro del PP, que pasaría a necesitar a Ciudadanos para mantener el gobierno en Castilla y León.

Ávila y Salamanca siguen siendo del PP

La participación en estas elecciones en la comunidad autónoma ha sido del 70,8%, ligeramente superior a la de los comicios de 2015, en las que votó el 69,14% del electorado. 

Por provincias, el PP solo conserva su hegemonía en dos, Ávila y Salamanca, en las que ha obtenido tres y cuatro escaños respectivamente. Mientras que el PSOE ha sido la formación política más votada en el resto y ha logrado sus mejores resultados en León y Valladolid con sesis escaños en cada una de ellas.

En clave municipal, se da la circunstancia de que sólo Zamora y Soria han logrado mayorías absolutas claras que garantizan el gobierno a las listas más votadas, con un respaldo mayoritario a Izquierda Unida en el caso de la primera y al PSOE en el caso de la segunda.

Además ha habido "sorpresa" en Ávila al lograr el mayor número de concejales Por Ávila (XAV), la formación liderada por Jesús Manuel Sánchez Cabrera, expresidente de la Diputación provincial por el PP, aunque necesitará pactos para gobernar al igual que en el resto de capitales de la Comunidad.

Noticias

anterior siguiente