Enlaces accesibilidad

Crisis en Venezuela

El Ejército impide por la fuerza la entrada en Venezuela de la ayuda humanitaria prometida por Guaidó

Por
El Ejército impide por la fuerza la entrada en Venezuela de la ayuda humanitaria prometida por Guaidó

Pese a que Nicolás Maduro había prometido que no atacaría el reparto de ayuda humanitaria, las fuerzas de seguridad venezolanas han frenado por la fuerza la entrada del material que el líder opositor y autoproclamado presidente, Juan Guaidó, había prometido hacer llegar a los venezolanos este sábado desde Colombia y Brasil, en una jornada que, por el momento, se ha saldado con al menos dos muertos en la linde brasileña y al menos 285 heridos en los enfrentamientos entre voluntarios opositores y el Ejército en la frontera colombiana.

Los choques más visibles, dada la presencia de la prensa internacional, han tenido lugar en la frontera entre Venezuela y Colombia, donde cientos de voluntarios se han congregado desde primera hora de la mañana en el lado colombiano de los tres puentes que conectan Cúcuta, la ciudad colombiana donde se había hecho acopio de 600 toneladas de alimentos, medicinas y artículos de higiene, con el territorio venezolano: el puente internacional Simón Bolívar, que comunica con San Antonio de Táchira; el puente internacional Francisco de Paula Santander, que enlaza con la localidad de Ureña, y el puente Tienditas, bloqueado con contenedores.

Jornada tensa en Venezuela por la entrega de ayuda humanitaria

anterior siguiente
28 Fotos 1 / 28 ver a toda pantalla
  • Incidentes en San Antonio de Tachira, localidad junto al puente fronterizo de Simón Bolívar

    Enfrentamientos en la frontera entre Colombia y Venezuela

    Incidentes en San Antonio de Tachira, localidad junto al puente fronterizo de Simón Bolívar

  • Seguidores de Guaidó descargan ayuda humanitaria de uno de los camiones que ha ardido en el puente Francisco de Paula Santander

    Enfrentamientos en la frontera entre Colombia y Venezuela

    Seguidores de Guaidó descargan ayuda humanitaria de uno de los camiones que ha ardido en el puente Francisco de Paula Santander

El objetivo era transportar el cargamento en camiones hasta el límite fronterizo y, una vez allí, formar una cadena humana para distribuirlo por Venezuela, aunque los convoyes han sido frenados tanto en el Simón Bolívar como el Francisco de Paula Santander, donde las fuerzas de seguridad han lanzado gases lacrimógenos contra los manifestantes, por lo que los servicios de emergencia colombianos han contabilizado 285 heridos. En el segundo de esos puentes, dos camiones cargados de ayuda humanitaria han ardido y los voluntarios han formado una cadena humana para salvar el material; la oposición ha culpado al Ejército de incendiar los vehículos.

Con todo, los enfrentamientos más sangrientos se han registrado en la frontera con Brasil, donde dos camiones que partían de la ciudad de Paracaima han tratado de pasar a territorio venezolano, lo que ha degenerado en enfrentamientos que se han saldado con al menos dos muertos, según fuentes hospitalarias citadas por Reuters. Sin embargo, la Asamblea Nacional venezolana, de mayoría opositora, ha denunciado hasta cuatro personas han muerto por disparos y otra veintena han resultado heridas, además de precisar que las víctimas serían indígenas del pueblo pemón.

El voluntarismo de Guaidó

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, se niega a recibir la ayuda humanitaria, convertida en símbolo de su pugna por la legitimidad política frente a Guaidó y que considera una injerencia de Estados Unidos, por lo que no solo había cerrado las fronteras, sino que había reforzado los controles con el despliegue de la Guardia Nacional Bolivariana, una fuerza de élite. Este sábado, se ha dado un baño de multitudes en Caracas, donde miles de seguidores le han arropado en una manifestación: "Mi vida está consagrada totalmente a la defensa de la patria; en cualquier circunstancia, jamás me doblegaré, jamás me rendiré, siempre defenderé a nuestra patria con mi vida misma si es necesario defenderla", ha garantizado.

Al final, tal como pretendía Maduro, ninguno de los convoyes de la oposición ha conseguido entrar en territorio venezolano, a pesar del optimismo que exhibía Juan Guaidó al dar inicio al traslado de la ayuda humanitaria. El líder opositor ha aparecido en el centro de recogida de la ayuda humanitaria situado junto al puente Tienditas, en Cúcuta, donde llegó el viernes pese a que el Gobierno le ha prohibido salir del país, y se ha subido a uno de 14 camiones con 280 toneladas de material que trataban de llevar hasta Venezuela, al tiempo que prometía que el material entraría en territorio venezolano.

La ayuda humanitaria va camino a Venezuela de manera pacífica y tranquila para salvar vidas en este momento

"La ayuda humanitaria va camino a Venezuela de manera pacífica y tranquila para salvar vidas en este momento", señalaba, acompañado del secretario general de la OEA, Luis Almagro, y los presidentes de Colombia, Iván Duque; Chile, Sebastián Piñera; y Paraguay, Mario Abdo. "Mientras cargamos ayuda, algunos solo cargan asesinatos y generan violencia", añadía.

Guaidó ha asegurado a través de su cuenta de Twitter que al menos un camión había logrado entrar por Brasil, aunque después se ha confirmado que los dos vehículos salidos de Paracaima están  varados justo en el límite fronterizo. Posteriormente, ha señalado que los convoyes que partían de Colombia habían alcanzado el territorio venezolano, aunque estaban bloqueados: "Anunciamos que los camiones de la ayuda humanitaria provenientes de Colombia ya están en territorio venezolano. El régimen usurpador está impidiendo su paso. No podrán con nuestra decisión irreversible de vivir en libertad", argumentaba.

Deserciones

En su alocución, Guaidó ha instado a las Fuerzas Armadas de su país a ponerse del "lado correcto de la historia" y permitir el ingreso de la ayuda, prometiendo una "amnistía" para todos aquellos militares que colaborasen con el reparto y que pudieran después tener problemas con el Gobierno.

Guaidó asegura que habrá "amnistía" para los militares que ayuden al ingreso de ayuda humanitaria

Su llamamiento a los militares ha tenido cierto eco: según Migración Colombia, al menos 60 miembros de la Guardia Nacional Bolivariana de Venezuela y de la policía han desertado. Cuatro de ellos lo han hecho a primera hora en el puente Simón Bolívar, entre los aplausos de los opositores, aunque durante su huida, la tanqueta en la que se encontraban rompió las barreras instaladas por el Gobierno de Maduro en el puente y atropelló a dos personas.

Sin embargo, el grueso de las fuerzas de seguridad han permanecido en sus puestos y han impedido el paso de los camiones con ayuda humanitaria, recurriendo al lanzamiento de gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes que los acompañaban, tanto en el puente Simón Bolívar como en el Francisco de Paula Santander.

Más allá de los choques en los puentes, los enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad han sido recurrentes, aunque intermitentes, a lo largo de la jornada en toda la zona fronteriza. En Ureña se han contabilizado una veintena de heridos, tres de ellos por perdigones y la mayoría por inhalación de gases lacrimógenos, mientras que en San Antonio del Táchira la oposición denuncia que hay al menos cuatro heridos "por arma de fuego". Asimismo, un sargento venezolano ha resultado herido en el puente Simón Bolívar al recibir un botellazo en la cabeza.

Chavistas y opositores salen a las calles de Caracas por la ayuda humanitaria

Manifestaciones en Caracas

La tensión que se ha vivido en las fronteras también se ha reflejado Caracas, la capital de Venezuela, donde chavistas y opositores se han echado a las calles para manifestarse, unos en contra y otros a favor de la entrada de la ayuda humanitaria prometida por Guaidó.

Los simpatizantes de la oposición se han concentrado, tal como les pidió el líder opositor, ante los cuarteles de las Fuerzas Armadas para exigir a los militares que apoyen la entrada de la ayuda humanitaria. "Hoy se pueden poner del lado correcto, ustedes también sufren, también están pasando hambre, ustedes tampoco consiguen medicinas, ya basta de defender una narcotiranía que está de salida, a ellos no les importa cómo están ustedes, ellos se burlan de ustedes", gritaba a los militares Mailina Bastiansen, frente a la base aérea militar La Carlota.

Los chavistas, por su parte, se han manifestado por miles en la avenida Libertadores para significar su apoyo a Maduro, que se ha dirigido a ellos al final de la marcha, en la plaza Bolívar: "El pueblo de Caracas se ha echado a la calle a decirle al imperialismo y a Donald Trump: 'Fuera tus manos de Venezuela'. Yankees, go home [Yanquis, a casa]", ha clamado. Al igual que Guaidó, Maduro ha apelado al Ejército, clave para garantizar el poder en el país, y ha exhortado a "militares, milicia y seguidores" a salir en "unión cívico-militar" si algún día "le ocurre algo".

Maduro, además, ha anunciado la ruptura de "todo tipo de relaciones" políticas y diplomáticas con el Gobierno de Colombia, dando 24 horas de plazo para que salgan del país los funcionarios colombianos. "La paciencia se agotó, no puedo seguir soportando que se preste el territorio de Colombia para una agresión contra Venezuela. Por eso he decidido romper todas las relaciones políticas y diplomáticas con el Gobierno fascista de Colombia", ha argumentado, antes de añadir que a gritos que "embajadores y cónsules deben salir en 24 horas de Venezuela". Bogotá, por su parte, ya ha dado orden para que regresen a su país.

Noticias

anterior siguiente