Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El investigador principal para América Latina del Real Instituto ElcanoCarlos Malamud, ha hablado analizado en 'Las mañanas de RNE' la situación política de Venezuela en el día en que el chavismo recupera el control de la Asamblea Nacional. "Es un día de festejo para el chavismo, pero los problemas de fondo siguen estando ahí: una crisis sanitaria y social y una profunda crisis económica, con el éxodo de cinco millones de personas y una baja producción de petróleo", ha explicado.

Malamud cree que para la oposición "es un golpe muy duro" perder el control de la Asamblea y confirma "lo suicida" que fue la estrategia de Juan Guaidó de no participar en las elecciones". "Es verdad que estaban manipuladas por el régimen y que apenas tenían opciones de volver a controlar el Parlamento, pero la situación habría sido mejor. Se equivocó al jugárselo todo a la carta de la reelección de Trump", ha dicho Malamud que cree que la relevancia de Guaidó tiene "fecha de caducidad". "Por eso es importante que la comunidad internacional lo siga respaldando para evitar que sea encarcelado por el régimen de Maduro". Malamud ha asegurado que, en este momento, "hacer oposición en Venezuela es prácticamente un milagro con la mayoría de sus líderes presos, en el exilio o torturados."

El comité organizador de la consulta en rechazo a las elecciones legislativas de Venezuela, promovida por el líder opositor Juan Guaidó, ha asegurado que el evento contó con la participación de 6.466.791 personas, es decir, el 31,22 % del padrón electoral del país. En la imagen, una mujer deposita su papeleta en una urna. Foto: MARCO BELLO/ REUTERS.

En Venezuela crece la incertidumbre política, tras unos comicios que rechazan medio centenar de países. En una entrevista en RNEel líder opositor Juan Guaidó no ha descartado el uso de la fuerza para lograr que Nicolás Maduro abandone el poder. También ha cargado contra el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, que criticó el boicot de la oposición a los comicios y a quien considera cómplice de la violación de Derechos Humanos.

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y presidente interino reconocido por más de 60 países, Juan Guaidó, ha asegurado en 'Las mañanas de RNE' que no descarta el uso de la fuerza para lograr que Nicolás Maduro abandone el poder. "Tenemos que tener todas las alternativas presentes. Maduro está señalado por un delito de lesa humanidad. Responsablemente hay que evaluar qué herramientas tenemos para una transición que genere la mayor estabilidad privilegiando siempre una solución a través de elecciones. Pero hay que lograr generar presión en el régimen porque Maduro ha demostrado que de manera voluntaria no lo va a hacer", ha afirmado.

Guaidó ha insistido en que las elecciones del pasado domingo, en las que el chavismo ha retomado el control de la Asamblea Nacional, no han sido limpias. "Han sido un fraude, no porque no haya participado casi nadie, sino porque no había condiciones de poder elegir, de ser elegido, de tener un árbitro creíble, de que hubieras observadores internacionales", ha explicado Guaidó, que ha asegurado que la baja participación, que apenas alcanzó el 30%, demuestra que los venezolanos están perdiendo el miedo. "La dictadura está sola, ya no tiene poder de convocatoria ni siquiera con el chantaje", ha concluido.

El representante diplomático de Juan Guaidó en España, Antonio Ecarri, ha asegurado en 'Las mañanas de RNE' que las elecciones legislativas en Venezuela han estado marcadas por el fraude y que, por tanto, la nueva Asamblea Nacional no tiene legitimidad. "Hasta que no haya elecciones libres, el mundo civilizado y democrático va a seguir reconociendo a Guaidó como presidente interino", ha afirmado, Ecarri, que ha subrayado el elevado nivel de abstención en los comicios. "Sabíamos que el pueblo venezolano iba a quedarse en sus casas para denunciar el fraude", ha dicho. Ecarri ha cargado, además, contra el expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que ha pedido a la Unión Europea que cambie de actitud con respecto a Venezuela y ha defendido la legitimidad de las elecciones. "Es lamentable, es una injerencia a favor de un régimen corrupto y dictatorial".

El chavismo ha ganado las elecciones legislativas celebradas este domingo en Venezuela y retoma el control de la Asamblea Nacional. El presidente, Nicolás Maduro, asegura que se trata de una gran victoria, pero lo cierto es que el chavismo ha logrado menos respaldo que el que consiguió la oposición hace cinco años. Sólo ha votado el 31% de los electores. La oposición, que ha conseguido un tercio de los votos, no reconoce la victoria del chavismo. El líder opositor, Juan Guaidó, considera que se ha cometido un nuevo fraude y pide a sus aliados mayor presión contra el Gobierno de Maduro.

Jornada electoral este domingo en Venezuela para renovar la Asamblea Nacional, hasta ahora con mayoría de la oposición. Unas controvertidas elecciones en las que Nicolás Maduro busca recuperar el control del parlamento, mientras los principales líderes opositores llaman al boicot. El Gobierno no ha dado cifras oficiales de participación, quien sí lo ha hecho has sido el núcleo duro de la oposición que no se ha presentado a los comicios. Según sus últimos datos solo ha votado el 7.6 % del electorado.

Venezuela llega este domingo a unas elecciones parlamentarias con un panorama político más enrevesado que nunca. La oposición las califica de "fraude" y pide a los ciudadanos que se abstengan; el chavismo está divorciado, pero unido por mandato judicial y el resultado será reconocido apenas por el gobierno de Nicolás Maduro. 

El líder opositor y presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó ha exhortado a la comunidad internaconal y a los venezolanos a rechazar de manera contundente los comicios legislativos previstos para mañana domingo, señalando que con ellos se busca aniquilar a la oposición. "No le va a generar ningún tipo de reconocimiento ni legitimidad" al gobierno de Nicolás Maduro, dijo en rueda de prensa en la que estaba presente el enviado especial de RNE, Santiago Barnuevo

Elecciones parlamentarias en Venezuela en las que  no participa la mayoría de la oposición. El gobierno de Nicolás Maduro ha desplegado miles de efectivos policiales y militares en los 14000 centros de votación activados en todo el territorio. A pesar de las críticas llegadas por celebrar unas elecciones en plena pandemia y mientras continúa el debate sobre votar o no votar, la presidenta del Colegio Nacional Electoral ha garantizado medidas sanitarias para un voto seguro. El Gobierno ha presentado en las últimas horas un grupo de observadores internacionales, entre los que están el expresidente de Ecuador, Rafael Correa, o miembros de Unidas Podemos, para un proceso que no reconocerán ni la UE, Estados Unidos, que siguen considerando a Juan Guaidó presidente interino de Venezuela. La oposición aglutinada en torno al presidente de la Asamblea Nacional prepara su contra voto, la consulta popular virtual y presidencial que arrancará este lunes. Informa el enviado especial Santiago Barnuevo.

¿Quién se presenta a las elecciones legislativas de Venezuela del 6 de diciembre?, ¿con qué ánimo votan los venezolanos? o ¿qué pude ganar o perder el chavismo y la oposición con el resultado electoral? Aquí tienes algunas de las claves sobre la renovación de la Asamblea Nacional de Venezuela, en la que hasta ahora tienen la mayoría los partidos opositores. Los comicios medirán la fuerza del chavismo y la oposición, aunque no directamente en las urnas. Los opositores habituales de Maduro no se presentan, consideran las elecciones un fraude y han propuesto una consulta alternativa. El presidente de Venezuela ha planteado los comicios como un plebiscito: "Si vuelve a ganar la oposición, yo me voy de la presidencia", ha dicho Nicolás Maduro.

Faltan dos días para las elecciones parlamentarias en Venezuela, en las que el chavismo tratará de recuperar la Asamblea Nacional, en manos de la oposición desde hace 5 años. Ninguno de los principales grupos opositores se presenta a esas elecciones. Uno de sus líderes, Leopoldo López, refugiado en España, ha dicho en una entrevista al Canal 24 Horas que esos comicios son un fraude y reclama a la comunidad internacional que rechace el resultado.

Venezuela ya está en periodo de reflexión. La campaña para las elecciones legislativas de este domingo ha culminado con una promesa de Maduro. El presidente de Venezuela dice que dejará el palacio de Miraflores el mismo domingo si el chavismo pierde las elecciones. Una promesa condicionada ya que los principales líderes de la oposición han pedido boicotear la cita electoral al considerarlas una farsa.

Informa Santiago Barnuevo, enviado especial en Caracas

Tres días para las elecciones legislativas en Venezuela y el enviado especial de RNE, Santiago Barnuevo, ya ha podido comprobar cómo la oposición se divide entre los que van a participar en los comicios y los que van a intentar boicotearlos. Freddy Guevera, de Voluntad Popular, no cree que estas elecciones sean libres y acusa al chavismo de robar a través del Tribunal Supremo los principales partidos políticos de la oposición. Por su parte, Menfri París, de Acción Democrática, dice que no se puede repetir la situación de 2005 cuando la oposición entregó la Asamblea a Chávez. "Desde entonces todo ha ido peor. Hay que ejercer el derecho al voto".

Un vigilante privado de la Embajada y una empleada del opositos venezolano Leopoldo López ha sido arrestados, después de que el político saliera de la residencia del embajador español, Jesús Silva, para trasladarse a Madrid. El vigilante, identificado como José Jerjes Neira, llevaba años trabajando en la Embajada de España y fue arrestado por el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).
 

El líder opositor venezolano Leopoldo López ha llegado este domingo al domicilio de sus padres en Madrid, según han confirmado fuentes diplomáticas. López habría dejado el viernes por "voluntad propia" la residencia del embajador español en Venezuela, -tal y como avanzó su padre- donde estaba como huésped desde el 30 de abril de 2019 tras participar en un fallido levantamiento militar contra Nicolás Maduro.