Enlaces accesibilidad

Las fuerzas kurdas dan dos días al Estado Islámico para rendirse en Siria antes de reanudar sus ataques

  • Las fuerzas kurdas dan de plazo al Estado Islámico hasta el 20 de febrero. Si no se rinde, reanudarán los ataques
  • Las FSD tienen detenidos a más de 1.300 yihadistas extranjeros en el este de Siria

Por
Miembros de las Fuerzas de Siria Democrática, una alianza armada liderada por kurdos, en un puesto de seguridad en la población de Al Baguz, el último reducto del grupo yihadista Estado Islámico en Siria.
Miembros de las Fuerzas de Siria Democrática, una alianza armada liderada por kurdos, en un puesto de seguridad en la población de Al Baguz, el último reducto del grupo yihadista Estado Islámico en Siria. EFE

Las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza liderada por kurdos, han dado de plazo hasta el 20 de febrero a los yihadistas del grupo Estado Islámico para rendirse. En caso contrario, reanudarán los ataques para terminar con su presencia, ha revelado este lunes a Efe un portavoz de las FSD.

"Probablemente, pasado mañana las fuerzas reanudarán sus combates si los de Daesh (acrónimo en árabe del Estado Islámico) no se rinden. Pasado mañana se va a llegar a un resultado, pero todo depende de la decisión de la coalición" internacional liderada por EEUU, ha subrayado dicho portavoz de las FSD, Mustafa Bali, en Al Baguz, el último reducto de los yihadistas en Siria.

Desde el pasado domingo las fuerzas kurdas y árabes no han avanzado en su ofensiva porque negocian con los extremistas su rendición y por los miles de civiles que todavía están atrapados en esa zona, ubicada en la provincia de Deir al Zur, en el este del país árabe. 

"Tenemos en nuestra posesión a más de 1.300 combatientes del Dáesh detenidos que fueron capturados durante los combates, su rendición o durante sus intentos de escaparse de las zonas que controlaron nuestras fuerzas", ha asegurado también Bali. La existencia de estos detenidos supone "una carga" para sus unidades, por lo que ha pedido a los países de origen de esos yihadistas que se encarguen de la repatriación

Al Baguz, último reducto del Estado Islámico en Siria

Según ha constatado el portavoz, la situación en el terreno es muy tranquila, excepto algún intercambio de disparos esporádicos entre ambas partes, a la espera del resultado de las negociaciones.

El pasado 16 de febrero una fuente del comité negociador, que pidió el anonimato, dijo a Efe que las conversaciones tienen lugar entre líderes yihadistas y representantes de las tribus de Deir al Zur y del Consejo Militar de la provincia, integrado por las FSD, respaldadas por Washington.

Sobre la mesa estaba la liberación de diez prisioneros de las FSD a cambio del envío de suministros alimentarios para los remanentes del Estado Islámico, según la fuente.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos indicó el domingo que diez prisioneros habían sido liberados y, según un vídeo que difundió, fueron recibidos por sus unidades y familiares, sin ofrecerse más detalles sobre el proceso de devolución. 

Las FSD tratan de negociar con los yihadistas 

La fuente del comité negociador indicó, además, que el Estado Islámico ha planteado tres condiciones a cambio de entregar la localidad de Al Baguz: los yihadistas piden ser llevados a la provincia de Idlib, controlada en casi su totalidad por grupos armados opositores al Gobierno sirio, incluida la exfilial siria de Al Qaeda, o proporcionarles una salida segura hacia Irak o hacia las zonas desérticas de Al Bukamal, en la frontera sirio-iraquí. No obstante, la fuente ha asegurado que las FSD y la coalición rechazaron estas propuestas.

En estos últimos días las operaciones militares están prácticamente suspendidas por la presencia de miles de civiles atrapados por el grupo extremista en esa pequeña área.

Durante las últimas semanas, las FSD han conquistado la mayor parte de los territorios en Deir al Zur que aún se encontraban en manos de los yihadistas.

Estos avances se producen pese al inicio de la retirada de los 2.000 soldados estadounidenses de Siria, anunciada el pasado 19 de diciembre por su presidente, Donald Trump. Las fuerzas estadounidenses han ayudado a expulsar a los radicales de las provincias sirias de Alepo, Al Hasaka, Al Raqa y Deir al Zur.

Noticias

anterior siguiente