Enlaces accesibilidad

Detenido un presunto yihadista en Tarragona y otro en Vitoria en dos operaciones distintas

  • Las fuerzas de seguridad lo buscaban tras ser visto lanzando consignas islamistas cerca de la comisaría de Salou
  • En Vitoria, detenido el presidente de una asociación cultural por captación y presunta integración en DAESH

Por
Detenidos en Tarragona y Vitoria dos presuntos yihadistas en dos operaciones distintas

Las fuerzas de seguridad han anunciado este lunes dos detenciones de presuntos yihadistas en Tarragona y Vitoria- Gasteiz (Araba) en dos operaciones distintas.

El primero de ellos, Khalid Makran, un holandés nacido en 1989 y con antecedentes policiales por tenencia ilícita de armas, ha sido detenido por desobediencia y desórdenes públicos tras varios incidentes en los últimos días en Tarragona.

Según han informado a Efe fuentes de la investigación, está previsto que el detenido, que permanece en la comisaría de Cambrils (Tarragona), pase próximamente a disposición del juzgado de Reus (Tarragona).

El hombre ha sido trasladado a comisaría después de que los Mossos le localizaran en un área de servicio de la AP-7 en L'Hospitalet de l'Infant (Tarragona) dando trompos con su vehículo, ante lo que varios testigos han llamado a la policía para denunciar su conducta temeraria. Además, también se le atribuyen pintadas en un hotel de La Pineda, en Vila-seca (Tarragona).

Alarma y seguimiento

Los servicios de inteligencia habían advertido en las últimas horas a la Policía Nacional, la Guardia Civil y a los Mossos d'Esquadra de la radicalidad de este hombre, al que se había visto por última vez en Salou (Tarragona) con una conducta "irregular", con "soflamas islamistas" y que se dirigió a una comisaría de la policía catalana, según ha detallado este lunes el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Ante esta situación, los Mossos d'Esquadra habían advertido a sus dotaciones y comisarías alertando de la peligrosidad de este sujeto, ante lo que se instaba a reforzar la seguridad en las comisarías y la alerta de las unidades que patrullan por la calle.

El ministro ha puesto esta detención de ejemplo de la "profesionalidad" de los Mossos d'Esquadra y de la cooperación que existe con la Policía Nacional y la Guardia Civil, haciendo referencia a la colaboración que está convencido de que se mantendrá para el Consejo de Ministros del 21 de diciembre en Barcelona. "Menos palabras y más hechos, esto es lo que genera seguridad", ha dicho Grande-Marlaska.

En Vitoria, un sospechoso de pertenecer al DAESH

Agentes de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional han detenido este lunes en Vitoria a I.Z., de 36 años y nacionalidad argelina, por su presunta integración en la organización terrorista Estado Islámico (DAESH). Se trata del presidente de la Asociación Cultural para la Orientación y el Desarrollo de la Comunidad Argelina en Euskadi, según han confirmado a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.

La Policía considera que, aprovechando su cargo, I.Z. extendía consignas yihadistas y destinaba ayudas sociales para el retorno de terroristas y ayudar a los que continúan en Siria.

La operación se ha activado por orden del Juzgado de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional. La detención se ha producido a primera hora de la mañana de este lunes por agentes de la Comisaría General de Información de la Policía en colaboración con las brigadas provinciales de Información de San Sebastián y Vitoria, además de la participación del CNI y Europol.

El arrestado alardeaba en sus círculos más cercanos de su formación en la confección de explosivos caseros y que llegó a decir que fabricar una bomba era "muy fácil", según informa el Ministerio del Interior.

Cuatro años de actividad

Fuentes policiales han indicado a Efe que el arrestado acudía a menudo a la mezquita Altawhid, situada en la calle Eulogio Serdán, y catalogada por el Gobierno vasco en un plan de prevención del yihadismo como un centro que apoya el movimiento político religioso radical.

Durante los últimos cuatro años el detenido ha desarrollado numerosas acciones presuntamente destinadas a favorecer e impulsar la actividad de Dáesh entre ellas, divulgar y extender la doctrina fundamentalista sunnita, realizar labores de captación directa y remotafavorecer el regreso de "foreign fighters" a Europa o colaborar con otros yihadistas que aún permanecen en Siria.

Para todo ello aprovechaba su cargo como presidente de una reconocida asociación cultural de la comunidad autónoma para difundir con mayor facilidad el credo yihadista entre los miembros de la comunidad islámica vasca. Entre sus proyectos estaba crear una escuela para adoctrinar desde la infancia a los niños musulmanes que acudiesen a ella.

Junto a esta forma directa de captación, el arrestado también adoctrinaba de forma remota. Según los investigadores llegó a captar por redes sociales a una persona a la que "inoculó" el pensamiento de hacer la yihad con material audiovisual.

El detenido recibía ayudas económicas por desempleo mientras obtenía recursos de un negocio propio encubierto de venta por Internet. Su objetivo era destinar estas ayudas sociales al mantenimiento de adoctrinados que después apoyarían su idea de reconstruir el caído califato de Dáesh.

Interior también destaca el perfil violento del arrestado como demuestra el hecho de que en una ocasión llegó a amenazar con un arma blanca a agentes de la autoridad que realizaban labores propias de su cargo, gritando “voy a matar policías”, y otra, incluso, agredió a una pareja de policías, hecho por el que fue detenido por atentado contra la autoridad.

Mayor la vigilancia en Euskadi

El 17 de enero de 2017, la Policía Nacional detuvo en San Sebastián a Mehdi Kacem, un marroquí de 26 años que se radicalizó hasta el extremo de liderar una célula yihadista con información para volver a atentar en Francia. La radicalización se produjo a pesar de que contó con el apoyo de una ONG local, Kolore Guztiak, que le ayudó a conseguir los papeles para que viviera del boxeo y de la fontanería gracias a ayudas sociales de la Diputación de Guipúzcoa.

La Comisaría General de Información de la Policía Nacional ha intensificado en las últimas semanas el rastreo de aquellos imanes considerados radicales para aplicarles expedientes de expulsión de acuerdo a la Ley de Extranjería, siempre que se entienda que representan una amenaza para las seguridad nacional.

Noticias

anterior siguiente