Enlaces accesibilidad

Cumbre de la OTAN

Trump exige a sus socios de la OTAN duplicar el presupuesto en defensa hasta el 4%

  • El presidente de EE.UU. plantea en la cumbre de Bruselas ir mucho más allá del 2% acordado para el horizonte 2024
  • Trump ha cargado, en concreto, contra Alemania, país al que acusa de estar "controlado por Rusia" a través del gas

|

Por
Trump pide ahora a los socios de la OTAN que doblen su aportación financiera

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha exigido este miércoles en la cumbre de la OTAN que se celebra en Bruselas que sus socios en la alianza atlántica incrementen el gasto militar hasta el 4 % del PIB, lo que supondría duplicar el objetivo actual, una propuesta que para el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, es precipitada: "Deberíamos llegar primero al 2 %", ha señalado.

Trump ha aprovechado que abría el turno de intervenciones en la cumbre para lanzar su propuesta, tal como ha contadoa la prensa el presidente de Bulgaria, Rumen Radev: "El presidente Trump, que ha hablado el primero, ha planteado el asunto no solo para que se alcance el 2 %, sino un nuevo umbral, el 4 %", ha explicado.

Posteriormente, la Casa Blanca lo ha ratificado: "El presidente sugirió que los países no solo cumplan su compromiso de destinar el 2 % de su PIB al gasto en Defensa, sino que lo incrementen al 4 %", ha declarado a Efe su portavoz, Sarah Huckabee Sanders, quien ha añadido que Trump ya hizo esa propuesta durante la cumbre de la OTAN del año pasado.

Se trata de un umbral que Estados Unidos no cumple actualmente, puesto que, según las cifras de la alianza atlántica, invierte en defensa el 3,57 % de su PIB. Y en el caso de España, equivaldría a cudriplicar su aportación actual y a igualar prácticamente el presupuesto que se destina a Defensa con el de educación, cuando el Gobierno ya ha descartado alcanzar el objetivo actual.

Washington lleva años reivindicando una mayor aportación financiera de sus socios en la alianza atlántica, ya que soporta más de un quinto del presupuesto de la OTAN y solo cuatro de los otros 28 Estados miembros alcanzarán este año el umbral del 2 % del PIB, pero Trump, un presidente reticente a los acuerdos multilaterales y que en su campaña electoral llegó a poner en duda la defensa común, ha elevado considerablemente el tono de esa exigencia.

Una exigencia recurrente

Así, hace solo dos días Trump ya recordó por carta a sus aliados europeos el compromiso de aumentar los presupuestos nacionales de defensa. Y la víspera de la cumbre, mientras volaba a Bruselas a bordo del avión presidencial, volvió a insistir en el asunto a través de Twitter, llamándoles morosos: "Muchos países de la OTAN, a los que se espera que nosotros defendamos, no solo no llegan a su compromiso actual del 2 % (que es bajo), sino que también son morosos y deben varios años en pagos que no se han hecho. ¿Se lo reembolsarán a EE.UU.?".

EE.UU. está pagando la protección de Europa, y pierde miles de millones en comercio. Deben pagar el 2 % del PIB INMEDIATAMENTE, no en 2025

Tras las conversaciones de este miércoles en Bruselas, también a través de Twitter, ha vuelto a dejar clara su postura, señalando claramente a Alemania: "¿De qué sirve la OTAN si Alemania le paga a Rusia miles de millones de dólares en gas y energía? ¿Por qué solo cinco de los 29 países han cumplido su compromiso? Estados Unidos está pagando la protección de Europa, y pierde miles de millones en comercio. Deben pagar el 2 % del PIB INMEDIATAMENTE, no en 2025", ha escrito el mandatario estadounidense.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza se comprometieron en su reunión de Gales en 2014 a incrementar la inversión militar hasta el 2 % de sus productos interiores brutos en el plazo de una década, pero, según las cifras de inversión para 2018 que difundió este martes la secretaría general de la OTAN, solo otros cuatro países, además de Estados Unidos, alcanzarán ese objetivo: Grecia, Estonia, Reino Unido y Letonia, si bien Polonia, Lituania y Rumanía rozarán el umbral. Además, se prevé que para 2024 la cifra se eleve a 15, apenas la mitad de los socios de la alianza.

Pedro Sánchez defiende la contribución de España a la OTAN

España será el segundo país con un menor gasto militar este año, pues destinará un 0,93 % de su PIB, la misma cifra que Bélgica y solo superior a la de Luxemburgo. Hay un aumento del 6,12 % respecto a 2017, cuando se invirtió el 0,90 %, aunque el crecimiento del gasto militar se desacelera, ya que el año pasado subió el 15,69 %. En precios constantes de 2010, España destinará a la Defensa 10.941 millones de euros en 2018 en comparación con los 10.310 millones del ejercicio anterior.

Para intentar apaciguar las críticas estadounidenses, la secretaría general de la OTAN ha intentado hacer ver que el gasto militar de Canadá y de los socios europeos está aumentando en los últimos años. Pero Trump vuelto a la carga este mismo miércoles, en el encuentro que ha mantenido con el secretario general, Jens Stoltenberg, antes de la cumbre, al recalcar que los países europeos "son morosos en lo que a mí respecta, porque Estados Unidos ha tenido que pagar por ellos".

Y añadía: "Muchos países no están pagando lo que deberían y, francamente, muchos países nos deben una tremenda cantidad de dinero de muchos años atrás", mientras Stoltenberg trataba de buscar puntos de acuerdo: "Lo fundamental es que somos más fuertes juntos que separados, que la OTAN tiene que ser fuerte para proteger a todos los aliados y que cumpliremos a la hora de reforzar nuestra defensa colectiva".

El secretario general de la alianza admite "desacuerdos"

Sin embargo, tras la primera jornada de conversaciones, el secretario general ha tenido que admitir que persisten las diferencias, aunque ha intentado restarles importancia: "Hemos tenido discusiones, tenemos desacuerdos pero, lo más importante, tenemos decisiones que impulsan a esta alianza adelante y nos hacen más fuertes", ha subrayado en rueda de prensa. "En la historia de la OTAN hemos tenido muchos desacuerdos y hemos sido capaces de superarlos una y otra vez", ha apostillado, recordando que, "a fin de cuentas, estamos de acuerdo en que Europa y Norteamérica están más seguras juntas".

En realidad, quien está en el punto de mira de Trump es Alemania, un país que gasta en defensa el 1,24 % de su PIB, lo que para el presidente de Estados Unidos es claramente insuficiente tratandose de un país que considera muy rico y que, siempre según su visión, consigue buena parte de esa riqueza exportando a Estados Unidos.

De ahí que este mismo miércoles, Trump se haya despachado con un exabrupto contra Berlín por su respaldo al gasoducto del Báltico, un proyecto conocido como Nord Stream II, que debe llevar gas ruso directamente a los alemanes. "Alemania está totalmente controlada por Rusia, porque recibe entre el 60 % y el 70 % de su energía de Rusia en el nuevo gasoducto", ha dejado caer al reunirse con Stoltenberg antes de la cumbre, poniendo sobre la mesa al principal rival geoestratégico de la alianza.

"Creo que es una cosa muy mala para la OTAN, no creo que debiera pasar y creo que deberemos hablar sobre ello con Alemania", ha afirmado Trump, quien, por su parte, se reunirá el próximo lunes en Helsinki con el presidente ruso, Vladímir Putin. La canciller alemana, Angela Merkel, le ha respondido que en su país "hacemos nuestra propia política independiente y tomamos independientemente nuestras decisiones".

Luego, en los márgenes de la cumbre, ambos líderes han mantenido un breve encuentro en el que han asegurado que mantienen una "buena relación" y son "buenos socios", a pesar de sus roces: "Tenemos una muy, muy buena relación con la canciller", ha comentado Trump tras la reunión, mientras que Merkel apuntaba que Alemania y Estados Unidos son "buenos socios". Aunque parezca todo lo contrario, a la luz del último tuit del presidente.

Acuerdos pese a las diferencias

Pese a los desacuerdos evidentes, la cumbre ha logrado aprobar de una nueva misión en Irak para formar y asesorar tropas, complementaria al trabajo de la coalición internacional que combate al grupo terrorista Estado Islámico (EI), además de más apoyo a países como Jordania y Túnez, donde España se ha ofrecido a liderar el adiestramiento y capacitación de tropas.

"La prevención es mejor que la intervención. Para prevenir la actuación del Dáesh hay que reforzar la formación", ha explicado en su rueda de prensa Stoltenberg. La misión en Irak, que los aliados preparan desde hace meses, contará con varios cientos de formadores y estará liderada por Canadá.

Igualmente, han impulsado la ampliación de la estructura de comando con nuevos cuarteles para el Atlántico en Norfolk, en Estados Unidos, y para apoyo logístico en Ulm, en Alemania. Además, se abrirá un nuevo centro de ciberoperaciones en el Cuartel General Militar Aliado (SHAPE), en Mons, en el sur de Bélgica).

También se ha pactado una iniciativa para tener disponibles para su uso, en un plazo máximo de 30 días, treinta batallones mecanizados, treinta escuadrones aéreos y treinta buques de combate.

La OTAN ha invitado, asimismo, a Macedonia a iniciar las conversaciones para su adhesión a la Alianza, si se confirma y aplica el acuerdo alcanzado entre Skopje y Atenas sobre el nombre del país, un conflicto que frenaba su ingreso por el veto de Grecia.

Noticias

anterior siguiente