Enlaces accesibilidad

Cataluña

El Govern toma posesión poniendo fin al 155 y reivindicando la "república" catalana

  • El nuevo Ejecutivo se forma cinco meses después de las elecciones catalanas
  • Torra promete restituir a los consellers fugados y huidos
  • Todo el acto ha sido un homenaje hacia ellos
  • Torra se dirige a Pedro Sánchez: "Hablemos"

Por
El Govern toma posesión poniendo fin al 155 y reivindicando la "república" catalana

Los 13 consellers designados por el presidente catalán, Quim Torra, han tomado posesión de sus cargos este sábado en la Generalitat en un acto marcado por el homenaje a los presos y fugados del 'procés' y por la promesa de avanzar hacia la república catalana. Con la constitución del nuevo Govern, terminan más de siete meses de intervención del Estado en las administraciones de la comunidad autónoma a través del artículo 155. 

Tras el acto, el Ejecutivo ha celebrado su primera reunión, en la que ha recuperado las oficinas de presidente y vicepresidente que fueron eliminadas por lel 155 y ha nombrado a los secretarios generales.

En su discurso tras la toma de posesión de los consellers en el salón Sant Jordi de la Generalitat y frente al president del Parlament, Roger Torrent, Torra ha prometido que su Gobierno continuará con el "mandato democrático" de su predecesor, Carles Puigdemont. El 'president' ha afirmado que su Ejecutivo "asume los compromisos" adquiridos por el resultado del referéndum de autodeterminación del pasado 1 de octubre para alcanzar "un estado independiente". Un mandato, afirma, que "fue revalidado en las elecciones del 21 de diciembre".

Discurso íntegro de Quim Torra en el acto de posesión del Govern

"Nuestra será la responsabilidad, sólo nuestra", ha determinado el presidente catalán, y ha proseguido afirmando que "no será un camino fácil". Torra considera que hay "intereses muy potentes". Por eso, ha agradecido a su vicepresidente y sus nuevos consellers su "valentía y determinación".

También ha tenido palabras para los exconsellers destituidos por el Ejecutivo tras la aplicación del 155 en Cataluña que están fugados o presos. Refiriéndose a ellos como "consellers", ha prometido su futura "restitución" puesto que los únicos que podrían haberlos destituido, según ha afirmado, son Carles Puigdemont y el antiguo Parlament. Después del acto, el presidente catalán ha ordenado el despliegue de una pancarta en la Generalitat a favor de los "presos políticos y exiliados".

Trabajadores de la Generalitat colocan en el balcon del Palau una pancarta por los

Trabajadores de la Generalitat colocan en el balcon del Palau una pancarta por los "políticos presos y exiliados" EFE/Quique García

Reivindica el resultado del referéndum

Torra ha recordado que el viernes pasado, 1 de junio, "se cumplieron ocho meses de la resistencia tenaz y dolorosa en los colegios electorales" durante el referéndum del 1 de octubre, y ha afirmado que el nuevo Govern tiene que ser "digno con ese pueblo".

"Tenemos un mandato republicano y para servir con decisión" a una "ciudadanía que merece más justicia social", ha proseguido, para que haya "una distribución de la riqueza más eficaz", protección para los "más vulnerables" y para "plantar cara al abuso de los poderosos". A pesar de su marcado discurso independentista, Torra ha asegurado que el Govern "tiene que ser de todos" los catalanes.

Hoy se acaba el 155 sin euforia, estamos muy lejos de donde queríamos estar

Concibe la república por la que quiere trabajar como un "motor de transición" y ha considerado que "hoy se acaba el 155 sin euforia, porque estamos muy lejos de donde queríamos estar".

Por eso, ha destacado, "una de las primeras decisiones será un plan para recuperar las leyes sociales suspendidas por el Tribunal Constitucional a instancias del Gobierno español". Y ha concluido: "Tenemos que hacer que la república sea un ejemplo de garantía de derechos".

"Pedro Sánchez, hablemos"

Torra también ha tenido palabras para el nuevo presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, que a su vez ha tomado posesión este mismo sábado en el Palacio de la Zarzuela. La moción de censura que superó la aprobación del Congreso el pasado viernes con la que Sánchez fue investido presidente ha sido gracias, en gran parte, al apoyo de los diputados independentistas catalanes en la cámara -PDeCat (al que pertenece Torra) y ERC-.

Tenemos que negociar de gobierno a gobierno esta situación que no puede alargarse más

"Pedro Sánchez, hablemos; tratemos esta cuestión, tomemos riesgos", le ha pedido. "Usted y nosotros tenemos que sentarnos en la misma mesa y negociar de gobierno a gobierno esta situación que vivimos y que no puede alargarse un día más", ha añadido.

Quim Torra, a Pedro Sánchez: "Hablemos, charlemos, tomemos riesgos"

Por último, Torra ha concluido su discurso, que comenzó con el agradecimiento a los familiares y amigos de los presos y huidos por la "represión del Estado", dando también las gracias a las personas "que han sufrido la represión antes y después del referéndum", entre los que ha mencionado a profesores, concejales, servidores públicos, mossos y bomberos.

Tras finalizar el acto de toma de posesión, el nuevo Ejecutivo ha celebrado su primera reunión en el Palau de la Generalitat y está previsto que el lunes acudan ya a sus nuevos despachos en las sedes de sus respectivos departamentos, si bien esta vez no habrá el tradicional traspaso de carteras con sus antecesores

Por su parte, el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha afirmado en la red social Twitter que "el camino continúa en buenas manos". Del nuevo Govern ha dicho estar "comprometido con la libertad" del "país" y de "las personas que lo conforman", "respetando ideologías, lenguas, culturas, creencias". También que será "fiel al mandato popular, base de la democracia".

Homenaje a los presos y fugados

Torra y sus consejeros entraban en el Salón Sant Jordi de la Generalitat pasadas las 11:30 horas entre prolongados aplausos. También han sido ampliamente aplaudidos los familiares de los "presos políticos", como han sido presentados, que han entrado entre gritos de "libertad".

Tras la interpretación de 'La Senyera' por un coro, los familiares de los consejeros inicialmente por Torra -Jordi Turull, Josep Rull, Antoni Comín y Juis Puig,  vetados por el Ejecutivo por cuestión de ilegalidad- y de la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, visiblemente emocionados, han leído las cartas de los exdirigentes enviadas para la ocasión, en las que piden la liberación de los presos del 'procés' y reivindican su legitimidad y la del destituido Govern y renuncian a sus antiguos cargos.

Después de que se procediera a la lectura del nombramiento de los nuevos consejeros, éstos han prometido su cargo frente al presidente Torra, al que han jurado lealtad así como a la Generalitat de Cataluña y al cumplimiento de la ley. Torra, por su parte, sigue el precedente de sus antecesores Artur Mas y Carles Puigdemont, y no ha hecho mención a la Constitución ni al Estatut. Al acto no han acudido, como ya avanzaron, los representantes de Ciudadanos y del PPC. Sí lo han hecho, sin embargo, los expresidentes de la Generalitat Artur Mas, José Montilla y Pascual Maragall.

Los expresidentes Pascual Maragall, José Montilla y Artur Mas

Los expresidentes Pascual Maragall, José Montilla y Artur Mas EFE ae

Los nuevos consejeros son Pere Aragonès (Vicepresidencia y Economía); Elsa Artadi (Presidencia y portavoz); Ángels Chacón (Empresa y Conocimiento); Ernest Maragall (Acción Exterior); Miquel Buch (Interior); Josep Bargalló (Enseñanza) y Alba Vergés (Salud).

También Damià Calvet (Territorio y Sostenibilidad); Laura Borràs (Cultura; Ester Capella (Justicia); Chakir El Homrani (Trabajo, Asuntos Sociales y Familias); Jordi Puigneró (Políticas Digitales y Administración Pública) y Teresa Jordà (Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación).

Tras la toma de posesión, el presidente y los nuevos consellers de han realizado la tradicional 'foto de familia'.

Toman posesión los consellers del Govern de Torra

Fin del 155 y de la incertidumbre tras el 21-D

La constitución del Govern se produce un día después de la publicación del nombramiento de los nuevos consellers en el Diario Oficial de la Generalitat (Dogc), firmado por Torra el pasado 29 de mayo, cinco meses después de las elecciones del 21 de diciembre y tras más meses aún de pulsos constantes entre los dirigentes catalanes y el Gobierno Español.

La más reciente, el pasado viernes, cuando Torra presentó una querella contra el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy por "prevaricación" al negarse a firmar el nombramiento de los consellers huidos de España y presos que había designado anteriormente el nuevo presidente de Cataluña -Josep Rull, Jordi Turull, Lluís Puig y Jordi Comín.

Antes de la reunión del nuevo Govern este sábado, la última reunión formal del Consejo Ejecutivo catalán fue el 24 de octubre de 2017, tres días antes de que el Parlamento de Cataluña declarara la república y luego el Gobierno central suspendiera la autonomía.

La entrada en vigor del 155 tres días después permitió a Rajoy destituir al Govern y que su Ejecutivo se hiciera cargo de las administraciones catalanas y convocara elecciones. En paralelo, la Justicia Española ponía en su punto de mira al destituido gobierno. Puigdemont huyó a Bélgica y fue detenido en Alemania el pasado 25 de marzo, donde un juez le concedió la libertad provisional, aunque ahora la Fiscalía alemana vuelve a pedir su extradición.

La Justicia española también envió a prisión a varios de sus consellers y líderes del 'procés', entre los que se encuentra el cabeza de ERC y Exconseller de Economía, Oriol Junqueras, los anteriormente mencionados y los líderes de las organizaciones independentistas Ómnium y ANC. Otros dirigentes separatistas procesados siguieron la estela de Puigdemont y huyeron de España.

Las elecciones del 21 de diciembre de 2017 dieron una mayoría en el Parlament a los independentistas -PDeCat, ERC y la CUP- pero los intentos de éstos de investir a Carles Puigdemont (fugado), Jordi Sánchez -líder de la ANC en prisión- y  Jordi Turull - exconseller de Presidencia en prisión preventiva-,fueron frustrados por cuestiones de ilegalidad.

Cuando por fin designaron a un candidato viable a la Generalitat, Quim Torra, éste nombró entres sus consellers a cuatro personas que estaban en la cárcel o fugadas. Como el 155 estaba en vigor y la publicación de los documentos oficiales corría a cargo del Ejecutivo central, Rajoy se negó a publicar sus nombramientos tras consultar a los Servicios Jurídicos del Estado por incurrir en ilegalidad.

Finalmente, Torra sustituyó a éstos consellers por otros cuatro que no estaban procesados ni huidos, por lo que Rajoy procedió a publicar sus nombramientos en el boletín catalán, lo que ha facilitado la investidura de este sábado.

Noticias

anterior siguiente