Enlaces accesibilidad

Desafío independentista

Una agenda intervenida por la Guardia Civil revela el rol de Mas, Rovira y Gabriel en la estrategia del 'procès'

  • La halló en el domicilio de Josep Maria Jové, número 2 de Junqueras en Hacienda
  • Contiene anotaciones de reuniones en las que participaban PDeCAT, ERC y CUP
  • CDC y ERC tenían muy avanzada la hoja de ruta antes de las elecciones de 2015
  • Hablaban de llegar hasta el fin para que desde el extranjero presionaran al Estado

Enlaces relacionados

Por
Una agenda intervenida por la Guardia Civil revela el rol de Mas, Rovira y Gabriel en la estrategia del 'procès'

Una agenda intervenida por la Guardia Civil en el registro que se llevó a cabo el 20 de septiembre en el domicilio de Josep Maria Jové, exsecretario general del Departamento de Vicepresidencia, Economía y Hacienda, revela el rol que desempeñaron Artur Mas, Marta Rovira y Anna Gabriel, entre otros, en el comité estratégico del procés para conseguir la independencia de Cataluña.

Las anotaciones de esta agenda, una Moleskine "grande de color negro", recogen todos los debates internos a lo largo del proceso, aun antes de que comenzara oficialmente. De hecho, revelan que CDC y ERC ya tenían muy avanzadas las fases del plan de independencia antes de las elecciones de septiembre de 2015, cuando todavía gobernaba la Generalitat Artur Mas, unos comicios en los que estos partidos se presentaron en la coalición Junts pel Sí, con un programa electoral que contemplaba su "hoja de ruta" independentista.

Según el informe de la Guardia Civil, al que ha tenido acceso TVE y que detalla Europa Press, en julio de 2015 ya se estaba preparando el plan independentista y los dirigentes responsables se preguntaban "cuándo explicar cosas", cuándo hacer una "primera aproximación al asunto" o cuándo ofrecer "más concreción".

El informe de la Guardia Civil, fechado el 28 de noviembre, se remitió al Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, que investiga el referéndum ilegal del 1 de octubre y la creación de las llamadas estructuras de Estado. Estudia y extrae conclusiones de las anotaciones fechadas entre el 12 de febrero de 2015 y el 11 de noviembre de 2016 respecto a "la hoja de ruta y el proceso hacia la independencia para alcanzar la República catalana"; "el referéndum de independencia"; "estructuras de Estado"; "leyes de desconexión" y "estrategia de desobediencia".

La agenda resume debates internos sobre el control o no de los Mossos y la necesidad de crear estructuras de Estado, las discusiones entre los miembros del comité estratégico sobre la internacionalización del proceso, las posibilidades de éxito de un referéndum unilateral, el control o no de los Mossos, cómo tratar con la CUP y con el partido de Ada Colau y las dudas internas sobre la viabilidad del desafío independentista ante la esperable reacción del Estado.

Josep Maria Jové, número dos de Oriol Junqueras en Hacienda, acompaña a este para presentar los presupuestos catalanes de 2017

Josep Maria Jové, número dos de Oriol Junqueras en Hacienda, acompaña a este para presentar los presupuestos catalanes de 2017. EFE

Comité estratégico del 'procès'

"Se trata de una agenda que arranca el 12.02.2015 con anotaciones sobre estrategias políticas de ERC, pactos con CiU y CUP, recoge lo que se denomina ideas de fuerza, hoja de ruta y programa", señala en su informe la Guardia Civil, que también halló el 20 de septiembre el documento Enfocats por el que el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha pedido que se amplíe la investigación que afecta al comité de dirección del procés.

El llamado comité estratégico está siendo objeto de investigación judicial por el papel que desempeñaron los diferentes actores que formaban presuntamente parte de este órgano, entre los que, según el instituto armado, figuraban el presidente, Carles Puigdemont; su vicepresidente, Oriol Junqueras, y otros altos cargos y dirigentes políticos, como los presidentes y portavoces de los grupos parlamentarios independentistas, además de representantes de las entidades soberanistas ANC, Òmnium y AMI.

En una de estas anotaciones, apuntadas el 6 de julio de 2015, aparecen distintos nombres de presuntos responsables del 'procés': Francesc Homs (CDC), Marta Rovira (ERC), Josep Maria Jové (ERC), el jurista Carles Viver Pi Sunyer y Joan Vidal, quien era secretario de la Oficina del entonces president Mas. Se presume que todos ellos participaron en una reunión en la que se habló del proceso independentista.

La agenda incluye dentro de la "hoja de ruta" a los "partidos más CATN", que la Guardia Civil deduce que se refiere al "Consejo Asesor de Transición Nacional", y se remite a un informe elaborado por el presidente de este organismo durante la consulta del 9 de noviembre de 2014, Carles Viver Pi Sunyer.

'Procès' dividido en cuatro etapas

Al ser Jové hombre de confianza del líder de ERC, su agenda recoge la visión del partido encabezado por Oriol Junqueras sobre diferentes aspectos de toda esta estrategia independentista.

"Es ERC quien quiere crear un nuevo Estado en el seno de Europa, algo que considera que es romper con el poder establecido", indica la Guardia Civil.

Para ello, el 6 de julio de 2015 establecieron una hoja de ruta con cuatro fases: "preparación del Estado, reconocimiento del Estado a nivel internacional, estructuras de Estado y medidas sectoriales". Todo se trataría de desarrollar en 18 meses.

Internacionalizar el desafío independentista

En la agenda constan también reuniones con los líderes del PdeCAT y de ERC en febrero de 2016. Según las anotaciones, el expresidente catalán y la secretaria general de ERC, número dos de la lista republicana en las elecciones catalanas del 21-D, además de otras nueve personas, participaron en un encuentro para hablar de la hoja de ruta independentista, informa TVE.

Mas pedía la ruptura, Junqueras no veía sentido a un referéndum unilateral y Romeva pedía ir hasta el final para que se presionase a España

Según la agenda, Puigdemont advirtió el 23 de febrero de 2016, al poco de llegar a la presidencia, de que para que el denominado 'procés' soberanista fuera respaldado por la comunidad internacional era necesario que contara, al menos, con el apoyo del 50% de los catalanes ya que de lo contrario "no sería entendido", mientras que su antecesor en el cargo Artur Mas pedía apostar por la ruptura.

Para internacionalizar el proceso, uno de los asistentes, que según los investigadores sería Raül Romeva, dijo que había que llegar hasta el final para conseguir que desde el extranjero presionaran al Estado para que aceptase una consulta pactada sobre la independencia de Cataluña.

Jové consideraba en sus anotaciones que un referéndum no pactado y unilateral "no tenía sentido", y la Guardia Civil dice que "anotaron expresamente" que ello "podría suponer hacer el ridículo". Sería Junqueras quien dijo que tal referéndum unilateral no tendría sentido y que ya lo habían hecho, en referencia a la consulta del 9N de 2014.

Proclamar la independencia "cuando la presión del Estado sea enorme"

Sobre la proclamación de la independencia, la agenda incautada a Jové habla incluso de hacerlo "cuando todo esté listo o cuando presión del Estado sea enorme", a través de una "ley constitucional transitoria" que sea tramitada por el "procedimiento rápido" de "lectura única".

Jové anota en la agenda sus propias dudas respecto al "calendario, reacción del Estado (legal, jurídica, económica y financiera), Parlamento (investidura, proclamación, constitución mesa), papel de la CUP, documento Viver muy avanzado y programa de gobierno".

En todo caso, también deja claro los "titulares" que se pueden dar o no en la campaña de las elecciones autonómicas de 2015 con respecto al 'procés': "Lo que cabría decidir: fundamentos y titulares de la hoja de ruta dando salida política al acuerdo CDC y ERC y selección de temas que hay que hacer públicos antes del 27 de septiembre y cuáles no por estrategia: Banco Central y Seguridad, que deben estar pactadas pero sin publicidad por prudencia".

Un primer acuerdo, en marzo de 2015

Seis meses antes de que se celebraran aquellas elecciones, de las que salió una mayoría independentista en el Parlament catalán entre Junts pel Sí y la CUP, estos partidos y la entidad soberanista ANC ya habían establecido una colaboración, según se desprende de otro apunte de la agenda de Jové, titulado "ANC+JxS+CUP".

El plan independentista comienza a diseñarse seis meses antes de las elecciones autonómicas de 2015

En esta anotación, del 3 de noviembre de 2015, se deja constancia de que los dirigentes independentistas tienen "clara" la hoja de ruta "desde el acuerdo de marzo de 2015", lo que confirma que el plan se empezó a diseñar muchos meses antes de las elecciones.

De hecho, Jové destaca que en los meses que pasaron entre marzo y julio de 2015 se fueron "concretando y mejorando" la hoja de ruta, culminando en el acuerdo de candidatura de Junts pel Sí y su programa electoral, tras lo cual se pregunta si este pacto "se podría mejorar con alguna cláusula más de garantía".

Estrategia de ERC y acercamiento a los 'comunes'

Según esta misma anotación de la agenda, ERC ya introdujo una cláusula proponiendo una declaración unilateral de independencia en caso de que el Estado la "bloqueara", pero sólo si los independentistas conseguían "mandato democrático", que sitúa en los 72 diputados que sumaban las fuerzas independentistas en el Parlament, que superaban los 68 necesarios para tener la mayoría absoluta de la Cámara.

ERC consideraba fundamental "controlar áreas clave vinculadas al proceso, aún a costa de ceder la presidencia a CDC"

Antes de que se formara gobierno, ERC consideraba "fundamental controlar áreas clave vinculadas al denominado procés aun a costa de ceder la presidencia a CDC", y ya se deja constancia de la "inquietud ante inhabilitaciones o multas".

Por entonces, también se considera relevante crear "una gran plataforma de debate ciudadano, utilizando para ello a Òmnium Cultural y a la Asamblea Nacional Catalana, además de cerrar la estrategia con la CUP y tender puentes para que CSQP (Catalunya Sí que es Pot) y BCNComú (Barcelona en Comú) participen en el proceso constituyente".

Cómo desarrollar la Hacienda propia

La agenda registra anotaciones sobre la creación de las llamadas estructuras de Estado, como un Banco Central o una Hacienda y Seguridad Social propias. En cuatro fases, dos de ellas fuera de la Constitución, el Govern pretendía desarrollar sus aduanas, el catastro, el ente gestor integral de tributos, el régimen fiscal general y la regulación específica de los tributos.

En anotaciones de marzo de 2016, se refleja que la empresa T-Systems "sería responsable de desarrollar parte del sistema a partir, parece inferirse, de la Hacienda Andorrana y a través de una joint venture con Everis", según el informe de la Guardia Civil.

"Era necesario -continúa- trabajar con una plataforma SAP y dar cobertura legislativa. El objetivo era disponer de una base de datos final a partir de 162 fuentes de información: actividad, censos, bienes inmuebles, vehículos, entidades financieras".

Cómo actuar con la CUP

El 31 de marzo de 2016, se estudiaba con la CUP la estrategia de desobediencia para "avanzar hacia la ruptura social y nacional", que consideran "la herramienta imprescindible para construir la República incluso negociando unos presupuestos fruto de la austeridad". Los miembros del Govern cesado reconocían que la formación antisistema solo aprobaría los presupuestos de ese año a cambio de medidas relacionadas con el procès.

CDC y ERC consideraban necesaria la "discreción" y no explicar todos los detalles a los antisistema

Por ello, consideraron necesario encontrar "una estrategia" para que estos se sumaran a las iniciativas de Puigdemont aunque si explicar ciertos detalles porque "no son un departamento más", por lo que era necesaria la "discreción". Otras anotaciones hacían referencia la necesidad de poner en marcha 'micro-rupturas' para avanzar en el proceso constituyente.

En sus escritos, Jové reconoció que si potenciaban una estrategia "externa" con la CUP la "carga política" sería "muy potente" aunque esta relación podría acabar sin consenso y llegar a un punto muerto.

La vía unilateral se decide en junio de 2016

El 30 de junio de 2016 se anota que Joan Vidal, gerente de Òmnium y entonces secretario del Govern, es el encargado de "elementos relacionados con el referéndum tales como el censo de votantes, el registro de funcionarios voluntarios o la posibilidad de utilizar doble urna".

El debate generó división de opiniones, entre la que destaca la del director de comunicación del Govern, Clotet Planas, favorable a la declaración unilateral de independencia "con efectos retardados ofreciendo seis meses de negociación".

Ese mes, junio de 2016, es cuando asumen que tendrán que recurrir a la vía unilateral ante la ausencia de negociación del Gobierno de Mariano Rajoy.

Mas expresó sus recelos sobre la hoja de ruta

Sin embargo, las dudas arrecian. Jové da cuenta de una reunión celebrada en la Casa dels Canonges, el 31 de agosto de ese año, y sus anotaciones prueban que la división va aumentando.

Artur Mas lamenta que el Govern no disponga de más margen de actuación y acusa a la CUP de no haber cumplido "nada" de lo pactado con ellos. RR, a quien se identifica como Raül Romeva, insiste todavía en incluir a los 'comunes' en la negociación de un referéndum pactado.

Artur Mas advertía de la necesidad de "calibrar bien" el alcance de las reacciones del Gobierno

Jordi Turull (JT) muestra su preocupación por la "desestabilización del Parlament" si los letrados cesan y generan inseguridad. Marta Rovira (MR) "quiso calmar la situación diciendo que eso se solucionaba teniendo claro adónde iban".

En una reunión posterior del 22 de septiembre de 2016, a la que también asistían Puigdemont y Junqueras, Artur Mas avisó de que el referéndum unilateral sería "más duro que el 9N" y de que no se podía "abandonar el control". "Convocar elecciones, no podemos renunciar", añaden las anotaciones.

También Mas plantea sus dudas sobre el papel del Parlament, qué harían las empresas o si se podría asegurar el tráfico financiero. El expresidente aboga por "calibrar bien las consecuencias de las reacciones del Estado".

El papel de los Mossos d'Esquadra

En ese sentido, la estrategia independentista se tenía que "revestir de legalidad y determinar qué papel jugarían otros actores como la Intervención General, la Administración Local o los Mossos d'Esquadra".

Anna Gabriel pidió que los Mossos les alertaran en caso de que fueran a producirse detenciones

La hasta ahora portavoz de la CUP en el Parlamento catalán, Anna Gabriel, que en las anotaciones aparece bajo las siglas AG, pidió en noviembre de 2016, en plena negociación sobre su apoyo a los presupuestos, que alguien de los Mossos les avisara en caso de que se fueran a producir detenciones por la organización del 'procés' para que estuviesen informados y se pudieran coordinar, e incluso barajaron la posibilidad de pactar un protocolo al respecto.

Esta reunión se celebró cuatro días después de que los Mossos detuvieran a la alcaldesa de la CUP en Berga (Barcelona), Montse Venturós, por no acudir en dos ocasiones a una citación judicial por negarse a retirar la estelada de un balcón del consistorio durante la campaña de las elecciones del 27-S y el 20-D.

La lealtad de los Mossos es motivo de numerosas anotaciones. En la misma reunión, Artur Mas aseguró que la policía catalana "haría siempre lo que les dijesen los jueces", sin que desde el Departamento de Interior se ordenara lo contrario. Su propuesta era "pactar las reacciones con la finalidad de coordinar la respuesta y ser eficaces en la gestión de la protesta". En diciembre hubo otra detención de un concejal de la CUP en Vic, pero la reacción de los antisistema fue mucho menos airada.

El calendario se cumplió "casi en su totalidad"

La Guardia Civil subraya que "en la práctica el calendario" que refleja Jové "se respetó casi en su totalidad", con la implicación de empresas públicas registradas por la policía judicial como el CTTI o el Idecast.

Es el propio Jové quien deja constancia de que "las decisiones serían colegiadas y que antes de la convocatoria estaría todo licitado y adjudicado a través de contratos marco con un calendario fijado sin olvidar la solicitud de los informes legales respecto al censo, aspectos penales y a implicaciones de posibles requerimientos del Tribunal Constitucional".

"Se ha evidenciado", dice la Guardia Civil, "que esta premisa de adjudicación a través de contratos marco se ha cumplido al menos en el desarrollo de la web del voluntariado, del envío de correo postal a través de Unipost y de la inserción de publicidad del registro de catalanes en el exterior y de difusión del referéndum a través de un anuncio de vías de tren, ambas a través de Focus Media".

Noticias

anterior siguiente