Enlaces accesibilidad

La educación, el último muro para "la igualdad real" de los colectivos LGTB

  • La aprobación de la ley de Igualdad, principal objetivo de la FELGTB
  • Reclaman que en los colegios se trabaje sobre la diversidad sexual

Por
Un niño víctima de acoso escolar, sentado en el suelo del colegio
Más del 60% del alumnado LGTB habiá sufrido acoso escolar en 2015, según un estudio de COGAM y la FELGTB en institutos de la Comunidad de Madrid. Thinkstock photos

Teléfono del Ministerio de Educación contra el acoso escolar 900018018

"En estos momentos hemos logrado la igualdad legal pero la igualdad real en la sociedad está muy lejos de alcanzarse", lamenta Jesús Generelo, presidente de la Federación Estatal de Lesbianas Gais Transexuales y Bisexuales. El acoso escolar o bullying es uno de los últimos muros a derribar para hacer realidad los derechos de los colectivos LGTB. Víctor lo sufrió durante toda la etapa escolar y solo logró superarlo tras aceptar su sexualidad abiertamente, con 25 años: "Fue positivo lo mejor que he hecho en mi vida", asegura este joven que ahora lucha contra el acoso escolar dentro del colectivo It Gets Better España.

Más del 60% del alumnado LGTB había sufrido bullying en 2015, según el estudio “LGTB fobia en las aulas 2015” elaborado por COGAM y la FELGTB en institutos de la Comunidad de Madrid. "El bullying lgtb-fóbico es el más común porque se basa en tu expresión de género, en cómo te comportas", advierte Álvaro Ros, presidente de la asociación It Gets Better España que lucha para erradicar el acoso en las aulas mediante la difusión de vídeos con las experiencias de personas que lo han superado.

El informe de 2016 sobre delitos de odio, publicado por el Ministerio del Interior reveló otro dato preocupante: pese a que el total de estos delitos bajaron un 4,2% respecto al año anterior, la discriminación por motivos de discapacidad, de orientación sexual y de género aumentó un 15,9%, un 36,1%, y un 70,8% respectivamente.

"La educación, muchos pasos por detrás"

A punto de cumplirse, el próximo 26 de junio, los 40 años de la primera manifestación gay en Barcelona, Jesús Generelo ve la educación como el ámbito de la sociedad donde más se echa en falta un verdadero compromiso por la igualdad de derechos. "La educación está yendo muchos pasos por detrás de la evolución social", dice antes de recordar que la identidad de género y la diversidad sexual no están introducidas entre las asignaturas que se imparten en los centros.

Por eso, el proyecto de la Ley de Igualdad, impulsado por la FELGTB y registrado en el Congreso por el grupo parlamentario de Unidos Podemos, incluye un apartado específico sobre educación. Los jóvenes necesitan saber que van a contar con el apoyo del profesorado "sin esperar a que tengan que hacer una heroicidad ante el acoso que sufren", explica Jesús Generelo, que habla así de un proceso de empoderamiento de las víctimas de acoso escolar.

"El proceso de estos chicos y chicas es muy duro, necesitan mucho tiempo de autoaceptación y no se les puede dejar solos, el sistema educativo tiene que acompañarlos y darles la seguridad y la certeza de que van a encontrar apoyo. No pueden ir a las escuelas sin la seguridad de que no van a ser ridiculizados por su orientación o identidad sexual", reivindica el presidente de la FLGTB.

Visibilizar su homosexualidad

Víctor explica la dificultad de las víctimas para denunciar el acoso en los colegios porque "los niños no quieren hacer cosas que están mal vistas" y por eso evitan quejarse, pero agrega que "explicar por qué sufres y qué te pasa no es quejarse". Él recuerda como pudo hablar con dos profesores que le apoyaban, aunque también había "otras personas lo minimizaban y no se enteraban" y siente que no tuvo "una gran ayuda por parte del colegio". 

El principal apoyo para este joven, miembro de It gets better, ha sido su familia, que tras conocer su homosexualidad le apoyó "totalmente". Solo entonces, cuando habló abiertamente de su orientación sexual afirma que empezó a "ser quien de verdad es"  y pudo mostrarse como es y tener más amigos.

Superados esos años de acoso en el colegio y el instituto, Víctor recuerda como "los peores años vinieron después del bullying", cuando empezó a sentir las "secuelas y a notar de golpe la tristeza".

Después de su experiencia, recomienda a todos aquellos jóvenes que sufran acoso escolar a que acudan a una persona de confianza, alguien que no le quite importancia a lo que le pasa y que "puede ser un profesor o un amigo".

Acabar con el acoso

La clave para atajar el acoso escolar, según el presidente de It Gets Better España Álvaro Ros, son los alumnos que ven lo que ocurre pero no hacen nada y "están dando consentimiento al acoso". El "miedo al contagio, a que a él también lo llamen maricón" y especialmente en el caso del acoso lgtb-fóbico, es, según Ros, lo que hace que los compañeros del colegio no se quieran involucrar.

Por eso, Ros anima a los espectadores de casos de acoso escolar a que "no tengan miedo al contagio" porque ellos son más y porque "si todos se ponen del lado del acosado al final los acosadores se verán aislados".

De momento, la asociación It Gets Better ha puesto en marcha la iniciativa Alianzas para la diversidad, con la que pretende crear espacios seguros en los institutos donde los alumnos pueden expresarse libremente. El proyecto se ha realizado con resultados positivos en cuatro institutos de Santiago, Rivas Vaciamadrid, Torrejón de Ardoz y Málaga.

La visibilización de las personas LGTB es "la principal herramienta" de lucha de este colectivo para romper prejuicios y estereotipos, explica Jesús Generelo y por eso es tan importante el orgullo, porque una vez eres visible "caen los muros muy deprisa".

Noticias

anterior siguiente