Enlaces accesibilidad

Putin y Erdogan resuelven sus diferencias y llaman a preservar la integridad territorial de Siria

  • Reunidos en Moscú, dan por cerrada la crisis por el derribo de un caza en 2015
  • Ankara aspira a que Rusia levante totalmente las sanciones por ese hecho
  • Putin muestra un "optimismo cauto" hacia una solución política en Siria

Por
El presidente truco Recep Tayipp Erdogan se reúne en Moscú con Vladimir Putin
El presidente truco Recep Tayipp Erdogan se reúne en Moscú con Vladimir Putin REUTERS Zemlianichenko/Pool

Los presidentes de RusiaVladímir Putin, y de TurquíaRecep Tayyip Erdogan, han dado carpetazo este viernes a la crisis diplomática desatada entre los dos países tras el derribo de un caza ruso por Turquía en noviembre de 2015. Además han llamado a preservar la integridad territorial de Siria como condición para el arreglo del conflicto en el país árabe

Lo han hecho en el marco de una reunión bilateral celebrada en Moscú. En una rueda de prensa conjunta, Erdogán ha afirmado: "Hemos logrado la normalización".

"Nuestras relaciones se han convertido en una verdadera sociedad", ha reconocido Putin, quien ha considerado a Turquía su "socio más importante". Ambos mandatarios han firmado un plan de cooperación hasta 2020 que contempla intercambios comerciales de más de 90 millones de euros.

El consenso en la guerra de Siria

La guerra de Siria fue el marco de sus diferencias ya resueltas. Sobre el logro de la paz se han pronunciado los socios reconciliados, y ahora miembros de coaliciones enfrentadas en este conflicto. "El principio de la integridad territorial de Siria debe respetarse. Ésta es una condición indispensable para el arreglo de la crisis siria", ha dicho Putin en la rueda de prensa en el Kremlin.

El mandatario ruso ha asegurado que gracias a la coordinación de las acciones militares de Rusia, Turquía e Irán "la tregua en Siria se respeta en líneas generales" y "el nivel de violencia se ha reducido notablemente".

Por su parte, Erdogan también abogó por mantener la integridad territorial tanto de Siria, en cuya zona septentrional Ankara se opone a la creación de una autonomía kurda, como en el vecino Irak.

Además, aseguró que Turquía no tiene intención de ocupar la ciudad de Manbech, en el norte de Siria, donde en estos momentos tiene lugar una operación antiterrorista del Ejército turco.

"Como ustedes saben, tanto Turquía como Rusia quieren cooperar con las fuerzas de la coalición (liderada por EE.UU.), pero no para ocupar ese territorio, sino que nuestro deseo es que los propios habitantes de Manbech sean los que se asienten allí", ha explicado.

Una paz difícil y muchos actores

En la cita, Vladimir Putin ha reconocido la dificultad que entraña alcanzar la paz y ha manifestado "un optimismo cauto" sobre la capacidad de generar un completo respaldo a "una solución política", por todos los actores, "incluyendo a EE.UU.", ha dicho.

Putin ha destacado que acordó con Erdogan cooperar "más activamente" en la lucha contra el terrorismo, en particular contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), tanto en el plano militar, como de inteligencia.

Erdogán por su parte ha manifestado la esperanza de que Moscú levante por completo las sanciones económicas impuestas tras el derribo de un caza ruso por el ejército turco en noviembre de 2015.

El suceso provocó un grave conflicto diplomático marcado por por un duro cruce de acusaciones. Entre otras, Rusia denunció que Turquía pretendía con el derribo proteger un presunto tráfico de petróleo con el Estado Islámico.

Tras la crisis inicial y las negativas de apaciguar los ánimos por parte del Kremlin, ambos países retomaron relaciones diplomáticas en agosto del año pasado.

Damasco, Ankara, Moscú, un triángulo complicado

Erdogan subrayó que "para poner fin al derramamiento de sangre en Siria" Rusia y Turquía deben hacer "esfuerzos conjuntos" y destacó que las fuerzas turcas están ahora centradas en "limpiar de elementos terroristas el norte de Siria".

"Ahora, realizan una labor muy intensa e importante", señaló. Al respecto, el Gobierno de Damasco demandó en una carta a la ONU que obligue a Turquía a retirar sus tropas de territorio sirio y a detener los "ataques continuados" contra la soberanía de Siria.

Damasco ha acusado a Ankara de "apoyar el terrorismo" bajo "instrucciones directas" de Erdogan y de las fuerzas de seguridad de ese país.

Hay que recordar que Moscú, aliado del régimen de damasco, y Ankara, que apoya a los rebeldes sirios, son con Teherán los garantes del alto el fuego en vigor desde diciembre y apadrinan las negociaciones de paz en Astana que buscan una solución a la guerra.

Noticias

anterior siguiente