Anterior El presidente de Polonia veta la controvertida reforma de la justicia de su propio Gobierno Siguiente Unanimidad parlamentaria para sentar las bases del pacto de Estado contra la violencia de género Arriba Ir arriba
La Lomce comenzó a implantarse en el curso 2014-15
La Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) comenzó a implantarse en el curso 2014-15. EFE EFE/Javier Lizón

El Congreso desoye los vetos del Gobierno a dos proposiciones de ley

  • La Cámara tramita dos proposiciones de ley de la Lomce y los subcontratados

  • El Gobierno argumentaba que España perdería unos ingresos de 615 millones

  • Moncloa se plantea recurrir y podría desatarse otro conflicto de competencias

|

La Mesa del Congreso ha rechazado el veto del Gobierno a dos proposiciones de ley del PSOE sobre la paralización de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) y las condiciones de los trabajadores de subcontratas y ha decidido continuar su tramitación parlamentaria, con el voto en contra del PP, según fuentes del órgano de gobierno de la Cámara.

El Gobierno vetó el pasado viernes la tramitación de diez proposiciones de ley presentadas por los grupos de la oposición y por varias asambleas de las comunidades autónomas en aplicación de su prerrogativa constitucional de rechazar aquellas iniciativas que, a su juicio, afectan a los ingresos o gastos presupuestarios.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy, que hasta ahora no había usado esa capacidad de veto, se pronunció en concreto contra cinco proposiciones de ley del PSOE (paralización de la LOMCE, subcontratas, supresión de tasas judiciales, pobreza energética y universalización de la asistencia sanitaria), una de Ciudadanos (sobre autoconsumo eléctrico) y cuatro de parlamentos autonómicos (una de Murcia sobre autoconsumo energético, una del País Vasco para compensar a víctimas del amianto, otra de Galicia para asumir la titularidad de la autopista de peaje AP-9, y una de Baleares sobre emprendedores).

El Gobierno argumentaba la pérdida de ingresos

El Gobierno justificaba este veto en que, si estas proposiciones de ley salieran adelante, supondrían una desviación presupuestaria de más de 5.000 millones de euros y pondrían en riesgo el cumplimiento del plan de estabilidad comprometido con Bruselas.

En concreto, en el caso de la paralización de la LOMCE, el Gobierno fundamentaba su veto en que, si se detuviera el calendario de aplicación, España sufriría una pérdida de ingresos de casi 615 millones de euros provenientes de Fondos Europeos.

El Gobierno adviertía en su escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, de que "en el caso de suspender o paralizar la implantación de la LOMCE, la Comisión Europea podría considerar que España no cumple con las condiciones del programa y retirar total o parcialmente su financiación".

¿Otro conflicto de competencias Congreso-Gobierno?

En la Mesa del Congreso se han examinado los diez vetos del Gobierno y, de entrada, la oposición entiende que dos de ellos son injustificados: la ley para mejorar las condiciones de los subcontratados, que supone un cambio del Estatuto de los Trabajadores, y la paralización de la ley educativa, la llamada 'ley Wert'.

En cuanto a las ocho restantes, su tramitación queda en suspenso. No obstante, la Mesa del Congreso ha acordado pedir un informe a los servicios jurídicos de la Cámara para decidir siguientes pasos.

Pero en el caso de estas dos proposiciones de ley que han salido adelante, el Gobierno ya ha adelantado su intención de recurrir. El caso puede acabar en los tribunales o incluso plantearse un nuevo conflicto de competencias con el Congreso, al igual que el que ya hay abierto por la falta de control al Gobierno en funciones.

Una legislatura que podría llenarse de vetos cruzados

Si finalmente Rajoy es investido presidente del Gobierno y se pone en marcha la legislatura, esta situación podría repetirse en más ocasiones, con vetos cruzados a las iniciativas del Gobierno y los grupos.

El PP no cuenta con una mayoría holgada en el Congreso, aunque puede paralizar la tramitación de iniciativas de la oposición, al igual que esta puede rechazar o enmendar las presentadas por el Ejecutivo.

El portavoz del PP, Rafael Hernando, preguntado por la situación, ha señalado que su partido asume que la legislatura va a ser complicada y que se repetirán situaciones como esta.

Por su parte, Ciudadanos y Podemos piden al Gobierno menos vetos y más aprender a dialogar y pactar con la oposición. Para el presidente del partido naranja, Albert Rivera, "el Gobierno tiene que entender que, a partir de ahora, si quiere poner en marcha esta legislatura, tendrá que negociar, pactar, dialogar y buscar apoyos en los partidos de la oposición porque no puede seguir la lógica de la mayoría absoluta"

En la misma línea, el portavoz parlamentario de Podemos, Iñigo Errejón, ha subrayado que un Gobierno no debería vetar las discusiones del Parlamento, y mucho menos si está en funciones. "No es comenzar con buen pie que el Gobierno vete la admisión de diez proposiciones de ley", ha comentado.

En todo caso, el diputado de la formación morada ha apuntado que el Ejecutivo de Mariano Rajoy va a tener que "aprender" a relacionarse con el Legislativo "de otra manera", apostando por el "diálogo" y la "negociación, y menos por los vetos.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente