Anterior El rey llama a la "unidad de todos" para conseguir "grandes éxitos" como Barcelona 92 Siguiente Rajoy dice que es "absolutamente falso" el cobro de sobresueldos y la existencia de una 'caja B' en el PP Arriba Ir arriba
Obama cancela su reunión con el presidente de Filipinas después de que le llamara "hijo de puta"

Obama cancela su reunión con el presidente de Filipinas después de que le llamara "hijo de puta"

  • Ambos tenían previsto reunirse esta semana en la cumbre de la ASEAN

  • Duterte lamenta que sus palabras se hayan entendido como "un ataque personal"

  • "Es un tipo pintoresco", se ha limitado a contestar el presidente de EE.UU.

|

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha cancelado la reunión que tenía previsto mantener este martes con su homólogo de Filipinas, Rodrigo Duterte, después de que este le llamara "hijo de puta" por cuestionar su política de lucha contra el narcotráfico.

El incidente diplomático que debilita la postura estadounidense ante China en la cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), en la que la soberanía sobre el Mar de China meridional será uno de los asuntos clave.

Hay que ser respetuoso, no lanzar preguntas y comunicados. Hijo de puta, te voy a maldecir en ese foro

Duterte ha cargado contra Obama en una rueda de prensa celebrada en su país antes de viajar hasta Laos, donde se celebra la cumbre: el presidente filipino había exigido que en el encuentro bilateral no se abordará su violenta campaña contra el tráfico de drogas, que ha merecido las críticas de Naciones Unidas por las ejecuciones extrajudiciales de presuntos narcotraficantes.

"Soy el presidente de un Estado soberano y hace mucho que dejamos de ser una colonia", ha remarcado Duterte ante los medios, antes de proclamar: "No tengo ningún amo salvo el pueblo filipino. Hay que ser respetuoso, no lanzar preguntas y comunicados. Hijo de puta, te voy a maldecir en ese foro".

"No respondo ante nadie salvo el pueblo de Filipinas", ha insistido Duterte, que ha dejado claro que no le afecta la opinión que pueda tener Obama de él: "No me importa; ¿quién es él?", ha ironizado.

Posteriormente, Duterte ha emitido un comunicado suavizando sus declaraciones, aunque sin desdecirse. "Lamentamos que [las declaraciones] se hayan entendido como un ataque personal hacia el presidente de EEUU", explica el comunicado, que lamenta también la "controversia" causada.

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, a su llegada a Laos para participar en la cumbre de la ASEAN

Obama califica a Duterte de "pintoresco"

"Es un tipo pintoresco", se ha limitado decir el presidente de Estados Unidos desde China, donde participaba en la cumbre del G20, sobre el exabrupto de Duterte, muy alejado de los modos diplomáticos habituales. En cualquier caso, Obama se ha reafirmado en que pensaba abordar el asunto de las ejecuciones extrajudiciales en el marco de la lucha contra el narcotráfico en Filipinas, por lo que emplazó al Gobierno filipino a confirmar que podría mantener con Duterte una reunión "productiva" y "constructiva".

"Lo que le he pedido a mi equipo es que hable con su contraparte filipina para averiguar una cosa: ¿es verdaderamente un momento en el que podamos mantener conversaciones constructivas y productivas?", ha comentado. Obama ha recalcado que "el pueblo filipino es uno de nuestros amigos y aliados más cercanos", en referencia al acuerdo militar que existe entre ambos países, y ha reconocido "el significativo reto que impone el tráfico de drogas no solo en Filipinas, sino en todo el mundo", aunque ha dejado claro que no aceptará reunirse con Duterte si no se abordan las ejecuciones extrajudiciales.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, aterriza en Laos El presidente de EE.UU., Barack Obama, aterriza en Laos

Sin duda, si mantenemos una reunión, es algo que se va a plantear. Mi esperanza es que se pueda abordar constructivamente

"Luchar contra el narcotráfico es duro, pero siempre defenderemos la necesidad de emprender esa lucha de una manera que sea consistente con las normas internacionales básicas. Sin duda, si mantenemos una reunión, es algo que se va a plantear. Mi esperanza es que se pueda abordar constructivamente", ha explicado.

FInalmente, el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ned Price, ha anunciado a través de un comunicado que "el presidente Obama no mantendrá una reunión bilateral con el presidente Duterte de las Filipinas esta tarde [del martes 6 de septiembre, hora local de Laos]". En su lugar, Obama se reunirá con la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye.

Cerca de 2.000 ejecuciones extrajudiciales

La Casa Blanca se desmarca así de un Duterte que, en su rueda de prensa, recalcaba que "nadie tiene derecho a aleccionarme. Nos revolcaremos en el barro como cerdos si me haces eso, no acepto la proposición de que nadie es superior a mi. Se supone que somo iguales".

No me importa una mierda lo que nadie piense de mi comportamiento

Asimismo, el presidente filipino ha subrayado que mantendrá su actual política contra el narcotráfico, que anima a los ciudadanos a matar ellos mismos a drogadictos y traficantes para erradicar el narcotráfico, y que ya contabiliza cerca de 2.000 ejecuciones extrajudiciales de personas muertas a manos de agentes de las fuerzas de seguridad, según las cifras oficiales. "La campaña contra las drogas continuará, mataremos a todos hasta que el último tráficante esté fuera de las calles, hasta que el último productor de drogas esté muerto, seguiremos y yo seguiré; y no me importa una mierda lo que nadie pienbse de mi comportamiento", ha asegurado.

Duterte es conocido por su populismo y por la mano dura con la que ha combatido el crimen organizado durante las dos décadas que fue alcalde de Davao, que ha sido su principal baza para auparse hasta la presidencia. Antes de insultar a Obama ya hizo lo propio con el embajador estadounidense y con el mismísimo papa Francisco, además de despreciar las reconvenciones de la ONU con un explícito: "Que les jodan".

Filipinas, en cualquier caso, es uno de los aliados clave de Estados Unidos en la zona, especialmente en el contexto del enfrentamiento con China por el control de las aguas del Mar de China meridional, por lo que Manila y Washington mantienen un acuerdo de cooperación militar.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente