Enlaces accesibilidad

Los Veintiocho aplazan a julio dar un año más a España para bajar el déficit del 3% y decidir sobre una posible multa al país

  • Esperarán a que Bruselas decida si inicia el proceso sancionador contra España
  • La Comisión Europea ya ha dicho que no moverá ficha hasta julio, tras el 26J
  • De Guindos asegura que el año adicional para España "está acordado"

Por
El ministro español de Economía en funciones, Luis de Guindos, conversa con el ministro belga de Finanzas, Johan Van Overtveldt
El ministro español de Economía en funciones, Luis de Guindos, conversa con el ministro belga de Finanzas, Johan Van Overtveldt. EFE Julien Warnand

Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (Ecofin) han aplazado hasta julio la aprobación de la nueva senda de reducción del déficit público de España propuesta por Bruselas y que concede un año más para cumplir con el objetivo de reducir el desfase por debajo del 3% del PIB, hasta 2017.

"Hemos considerado brevemente las referencia para revisar los objetivos y plazos de déficit incluidos en las propuestas de España y Portugal. Tomamos nota de las propuestas de la Comisión, pero hemos decidido posponer el debate de estos elementos hasta que la Comisión Europea publique su propuesta formal sobre bajo el procedimiento por déficit excesivo", ha informado en rueda de prensa el presidente de turno del Ecofin, Jeroen Dijsselbloem.

Bruselas recomendó a mediados de junio establecer nuevos objetivos de déficit para España (del 3,7% este año y del 2,5% en 2017), pero retrasó la decisión para determinar la "falta de acción efectiva" por parte del Gobierno hasta julio, lo que habría iniciado el proceso para imponer en último término una multa a al país que podría llegar a ser del 0,2% del PIB, algo más de 2.000 millones de euros.

La decisión de la Comisión Europea no fue del gusto de varios países. De hecho, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, llegó a asegurar que su gobierno no estaba "contento" con la resolución porque "debilita la credibilidad" de Bruselas. En la misma línea, Dijsselbloem mostraba su preocupación por cómo aplica la Comisión Europea el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC).

Tras ser preguntados por esta cuestión, los servicios jurídicos del Consejo determinaron el pasado 3 de junio que no existe base legal para aprobar una nueva prórroga para España, para cumplir con el objetivo de déficit sin decidir antes sobre una eventual multa al país por incumplirlo.

Es decir, que no se puede adaptar el calendario de cumplimiento de déficit apoyándose en las recomendaciones específicas del país sin haberlo hecho de forma previa o simultánea bajo el Procedimiento sobre Déficit Excesivo (PDE). "Los textos de las recomendaciones específicas por país serán finalizados en julio y abordados de una manera consistente con los pasos a tomar bajo el procedimiento por déficit excesivo", reza un comunicado del Consejo.

En cualquier caso, el ministro en funciones de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha garantizado este viernes que el año adicional para España "está acordado" y en que "la senda fiscal estará aprobada" en el mes de julio. "Lo que se ha cuestionado es la forma en la cual se comunica la senda fiscal", ha dicho.

Hoja de ruta para Unión bancaria

Los ministros de Economía y Finanzas han dado su visto bueno a una hoja de ruta para continuar construyendo la Unión Bancaria de la zona euro, cuyo tercer pilar, el sistema de garantías de depósitos, no logra aún suscitar el consenso necesario entre los socios. Ésta establece las prioridades y metas a seguir en los próximos años, hasta 2024, cuando debería estar completada, de manera que se tengan en cuenta la reducción de los riesgos en el sector bancario a la vez que se aumenta la cooperación y se va avanzando hacia la mutualización de riesgos.

El enfrentamiento está encabezado por Italia y otros partidarios del fondo, que quieren mutualizar riesgos lo antes posible, y los países como Alemania, que exigen que antes de compartir más riesgos se tomen más medidas que reduzcan las potenciales complicaciones que puedan surgir del sector bancario europeo, como los préstamos morosos.

Berlín también quiere limitar la exposición de la banca al riesgo de la deuda soberana. Este viernes el Ecofin ha acordado que sobre este tema se esperará "a los resultados del Comité de Basilea", que se espera para 2017. "Después el Consejo considerará posibles nuevos pasos en un contexto europeo", subraya el documento firmado.

Noticias

anterior siguiente