Enlaces accesibilidad

La India lanza su cohete más potente y un simulador de cápsula espacial tripulada

  • El cohete será utilizado para lanzamientos a órbita geoestacionaria
  • La cápsula tripulada tendrá capacidad para tres astronautas
  • Ha sido un lanzamiento suborbital

Por
 El módulo de líquido L110 preparándose en el Centro Espacial.
El módulo de líquido L110 preparándose en el Centro Espacial. ISRO

El GSLV Mk. III, el cohete más potente diseñado hasta ahora por la Agencia India de Investigación Espacial, la ISRO, ha partido con éxito desde el Centro Espacial Satish Dhawan.

Haciendo uso de las lecciones aprendidas con las dos versiones anteriores el Geosynchronous Launch Vehicle Mk. III, Vehículo de Lanzamiento Geosíncrono modelo III, tiene como objetivo convertirse en el principal lanzador de la agencia espacial india para satélites destinados a órbita geoestacionaria.

Uno de los principales cambios es que en lugar de usar combustible sólido como los modelos anteriores el GSLV Mk. III, utiliza combustible líquido, junto con dos de los propulsores extra, esos que van montados a los lados y que ayudan durante los primeros minutos del vuelo, más grandes y potentes jamás usados.

El GSLV Mk. III mide unos 42,4 metros de altura y pesa 629.000 kilos en el momento del lanzamiento; los propulsores de combustible sólido miden 21,9 metros y consumen sus 206.690 kilos de combustible sólido en los primeros 130 segundos del vuelo.

El objetivo principal de este lanzamiento es probar el nuevo cohete en condiciones reales de funcionamiento, algo que las pruebas en tierra solo pueden simular hasta un punto determinado.

Futuro módulo tripulado

Pero aprovechando este lanzamiento, la ISRO prueba también un simulador del módulo tripulado que está desarrollando, conocido como CARE, de Crew-module Atmospheric Re-entry Experiment, Experimento de Reentrada Atmosférica del Módulo Tripulado.

Diseñado para una tripulación de tres personas, este simuladior mide 3,1 metros de diámetro por 2,68 metros de longitud y pesa 3.735 kilos.

Lleva a bordo un conjunto de 200 sensores para recoger datos del vuelo y un sistema básico de control del vuelo que se encargará de colocarlo en la posición adecuada -se lanza del revés para no tener que utilizar un acoplador nuevo para colocarlo en el GSLV Mk. III- y de dirigirlo hacia un amerizaje en la Bahía de Bengala 21 minutos y 20 segundos después del despegue.

El escudo térmico y los paracaídas de frenado se corresponden con el diseño que la ISRO espera que sea el definitivo para cuando la cápsula entre en servicio en el futuro.

El lanzamiento puede producirse en una ventana de lanzamiento de tres horas que se abre mañana jueves 18 de diciembre a las 5 de la madrugada hora central europea.

Noticias

anterior siguiente