Enlaces accesibilidad

Malala condena el ataque talibán a un colegio en Peshawar: "Tengo el corazón destrozado"

  • Da su apoyo al gobierno y dice que estos actos no la harán doblegarse
  • Un centenar de escolares han muerto en un ataque en Pakistán
  • Ella sufrió un atentado talibán cuando tenía 15 años

Por
FIESTA DE CELEBRACIÓN DEL PREMIO NOBEL DE LA PAZ
La laureada con el premio Nobel de Paz, la joven paquistaní Malala Yousafzai. EFE EFE/TERJE BENDIKSBY

La adolescente paquistaní Malala Yousafzai seguramente haya revivido este martes el peor momento de su vida. La superviviente a un atentado talibán y ganadora este año del Premio Nobel de la Paz, ha condenado el ataque "atroz y cobarde" perpetrado contra una escuela en Pakistán, que ha causado al menos 126 muertos y 80 heridos, la mayoría niños.

"Tengo el corazón destrozado por este ataque sin sentido y a sangre fría cometido en Peshawar", ha dicho Malala en un comunicado.

"Condeno este acto y apoyo al Gobierno de Pakistán en el esfuerzo para abordar este problema", ha afirmado Malala, quien en 2012 estuvo a punto de morir por el ataque de un talibán, que le disparó en la cabeza por defender la educación femenina.

"No me harán doblegarme"

Malala, de 17 años, ha lamentado la muerte de los niños, a los que ha calificado de "hermanos y hermanas", y ha señalado que este tipo de actos nunca la harán doblegarse.

La activista por la educación, que compartió el Nobel con el presidente de la Marcha Global contra el Trabajo Infantil, Kailash Satyarthi, ha subrayado que las víctimas son unos niños inocentes que acudían a la escuela, por lo que no deberían haber sufrido este "horror".

Ella fue tiroteada por defender el derecho de las niñas a estudiar. En este casos, los talibanes han golpeado una escuela porque estaba gestionada por militares. "Hemos elegido el colegio del Ejército porque el Gobierno está atacando a nuestras familias y mujeres - ha declarado el portavoz del TTP, Muhammad Jorasani - Queremos que sientan el dolor".

Unánime condena internacional

El brutal atentado, considerado el más sangriento de la historia del país, ha generado reacciones en todo el mundo. El presidente estadounidense, Barack Obama, ha condenado "en los términos más fuertes el horrendo ataque" y ha subrayado su compromiso de apoyar a Islamabad en sus esfuerzos para combatir el terrorismo y el extremismo y para promover la paz y la estabilidad en la región".

En el mismo sentido, el jefe de Estado francés, François Hollande, ha considerado que "no hay palabras para calificar un atentado tan abyecto contra unos niños en su escuela" y dijo que Francia "aporta su apoyo al Gobierno de Pakistán en su lucha contra el terrorismo".

También el Reino Unido ha afirmado que "nada puede justificar un ataque atroz como éste a niños que van al colegio", según su ministro de Exteriores, Philip Hammond, quien se ha declarado "horrorizado" por lo sucedido y ha señalado que Londres trabaja "hombro con hombro con el Gobierno y la gente de Pakistán en la lucha contra el terrorismo y el extremismo".

Por su parte, Alemania, a través de su titular de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, ha señalado que este "criminal" ataque "supera en su cruel cobardía" todo lo que desde hace años ha asolado a Pakistán.

Mientras, la Unión Europea, ha manifestado su compromiso con la lucha contra el terrorismo y su disposición a asistir al Gobierno de Pakistán tras un ataque que, según la vicepresidenta de la Comisión Europea y alta representante de la Política Exterior comunitaria, Federica Mogherini, "nos ha conmocionado a todos".

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha condenado el "atroz" ataque, ha hecho hincapié en la "cobardía" que supone actuar contra niños indefensos en sus clases y ha asegurado que "ninguna causa puede justificar una brutalidad semejante".

La reacción de Ban se ha sumado a las de agencias de la ONU, como el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), que dijo que "el terror no silenciará a los millones de voces que en todo el mundo exigen que la educación sea un derecho y las escuelas lugares seguros".

* La joven recuerda el día que cambió su vida en Malala. Mi historia, un libro que acaba de publicar en España la editorial Alianza Editorial.

Noticias

anterior siguiente