Anterior Detenido un sospechoso del asesinato de la sobrina de Ángel María Villar, según medios mexicanos Siguiente El PSOE se enfrenta a sí mismo a un Comité Federal histórico que Sánchez quiere convertir en "político" Arriba Ir arriba
Foto de archivo de Kailash Satyarthi, activista indio contra el trabajo infantil
Foto de archivo de Kailash Satyarthi, activista indio contra el trabajo infantil AFP AFP PHOTO/RAVEENDRAN

Kailash Satyarthi: una vida dedicada a luchar contra la explotación infantil en India

  • Preside la Marcha Global contra el Trabajo Infantil

  • En 1998, la ONG reunió a siete millones de personas

|

Kailash Satyarthi (Vidisha, India, 1954), premiado con el premio Nobel de la paz 2014 junto a la joven paquistaní Malala Yousafzai, es un activista que se ha puesto a la cabeza del movimiento para acabar con el trabajo infantil.

Satyarthi es el presidente y el rostro más conocido de la Marcha Global contra el Trabajo Infantil (www.globalmarch.org), que organiza manifestaciones para denunciar el trabajo en condiciones de semiesclavitud de los niños indios en las fábricas.La ONG ha liberado ya del trabajo forzado a unos 80.000 niños.

Su trabajo ha sido señalado con numerosas distinciones como el español Galardón Internacional Alfonso Comin en 2008, el Premio Internacional de Derechos Humanos Robert F. Kennedy de Estados Unidos, o el Premio Internacional Derechos Humanos Fredric Ebert de Alemania, entre otros.

Junto a su activismo en pro de la educación de los menores, su condición de ciudadano indio de religión hindú ha sido otra de las características valoradas por la Academia Sueca para concederle el galardón junto a a Malala , paquistaní y musulmana.

India y Pakistán están enfrentados y han sostenido varias guerras desde la independencia de ambos estados, en 1947.

Resistencia civil contra la explotación infantil

Satyarthi abandonó su carrera como ingeniero eléctrico a los 26 años para luchar contra el trabajo infantil en la década de los ochenta.

"Recuerdo que cuando comencé a luchar en contra de la explotación infantil hace unos 20 años la cifra global alcanzaba los 250 millones de niños y ha bajado hasta los 168 millones", declaró en una reciente entrevista a Efe. Su país, la India, es el país con mayor incidencia, con 50 millones de niños trabajadores.

En 1983 fundó la ONG Bachpan Bachao Andolan (BBA, Movimiento para Salvar la Infancia) y en 1998 lideró una movilización civil que reunió a cerca de 7,2 millones de personas y que dio lugar al nacimiento de Marcha Global.

La organización trabaja en tres frentes. En primer lugar, lleva a cabo redadas en talleres y fábricas donde se usa mano de obra esclava infantil, en ocasiones sin informar a la Policía del lugar concreto para evitar que alerten a los criminales.

En otras ocasiones, la ONG ayuda a pagar la deuda de los padres para que no tengan que obligar a los hijos a trabajar.

Después, su organización intenta que los menores lleven una nueva vida y les forma para que a su vez se conviertan en activistas por los derechos de la infancia.

Por último, Satyarthi intenta concienciar a los consumidores tanto en India como en el resto del mundo para que no consuman productos fabricados con el trabajo de menores. La etiqueta "Rugmark" certifica que las alfombras indias que se venden en el extranjero no han sido fabricadas con mano de obra infantil.

Crecimiento económico sin explotación infantil

"El crecimiento y la economía de mercado no pueden prosperar dando la mano a la esclavitud y el tráfico infantil. No puedes hacer este mundo mejor, más pacífico y apto para vivir teniendo el peso de la esclavitud infantil no en tu espalda, sino en tu cara", ha declarado el ahora premio nobel. 

Cuando Narendra Modi, que en su infancia trabajó vendiendo té, fue elegido primer ministro de la India en mayo, Satyarthi dijo en su Twitter: "Un niño vendedor de té desafía a sus detractores y se convierte en el mandatario de la India. Ahora es su papel asegurarse de que ningún niño es forzado a trabajar".

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente