Enlaces accesibilidad

La auxiliar recibe suero contra el ébola y Sanidad vigila a 22 personas con las que tuvo contacto

  • La mayoría de ellos son profesionales sanitarios del hospital de Alcorcón
  • La paciente recibe suero de una persona que ha superado la enfermedad
  • Además de la auxiliar y su marido hay otras dos personas ingresadas
  • Son un ingeniero y una enfermera que han dado negativo en el primer análisis
  • Información en el 91 400 00 01 y en sanidadinforma@salud.madrid.org

Enlaces relacionados

Por
La auxiliar recibe suero contra el ébola y Sanidad vigila a 22 personas con las que tuvo contacto

La auxiliar de enfermería contagiada de ébola tras tratar a los dos misioneros repatriados fallecidos por el virus está recibiendo tratamiento con suero hiperinmune de donante, es decir, de una persona que ha superado la enfermedad, en el Hospital Carlos III de Madrid. El suero sería de la hermana Paciencia, la misionera que se curó de ébola en Liberia, según han asegurado a Efe fuentes de Comisiones Obreras de La Paz, aunque la dirección del centro sanitario no lo confirma.

La auxiliar infectada está ingresada desde la madrugada de este martes en el Carlos III, donde evoluciona "favorablemente" dentro de las "precauciones" que se deben tener al referirse a esta enfermedad, según ha informado el gerente del Hospital La Paz-Carlos III, Rafael Pérez-Santamaría, este martes en rueda de prensa.

La madre de la sanitaria ha explicado esta tarde, en declaraciones recogidas por España Directo, de TVE, que ha podido hablar con su hija y que esta le ha dicho que "se encontraba mejor" y que "le estaba una compañera dando el medicamento".

En el hospital permanecen también aislados por ébola su marido y otros dos pacientes, un hombre que ha viajado a África y otra enfermera intensivista de La Paz, aunque estos dos últimos han dado negativo en los primeros análisis.

Por el momento, Sanidad ha identificado a 22 personas que han tenido contacto con la auxiliar para someterlas a vigilancia, mientras sigue investigando cómo se pudo producir el contagio y pide "prudencia" ante las críticas de los sindicatos, que cuestionan los protocolos.

22 personas bajo observación

Estas 22 personas -la mayoría, sanitarios del Hospital de Alcorcón al que acudió la auxiliar al notar los primeros síntomas- tendrán que tomarse dos veces al día la temperatura durante tres semanas para descartar nuevos contagios, según ha explicado el gerente del Hospital La Paz-Carlos III, Rafael Pérez-Santamaría.

Entre ellos está también personal del centro de salud de Alcorcón al que acudió desde su domicilio en primer lugar antes de dirigirse al hospital del municipio madrileño, según ha confirmado a Efe la Consejería de Sanidad.

Estos 22 se suman a la treintena de profesionales del propio Hospital Carlos III que todavía siguen bajo observación por haber atendido a los religiosos fallecidos por ébola, Miguel Pajares y Manuel García ViejoEste medio centenar de personas no están de momento ingresadas.

"Si pasan los 21 días sin aparecer ningún caso más podremos decir que el brote estará cerrado", ha señalado Pérez-de Santamaría, quien ha reconocido que el contagio por ébola de la auxiliar, el primer caso confirmado que se produce fuera de África, ha sido una "desagradable sorpresa". 

Otros tres pacientes aislados por el virus

Además de la auxiliar hay otras tres personas aisladas en el Carlos III por el virus del ébola, según ha confirmado el jefe del Servicio de Medicina Interna, Francisco Arnalich. Uno de ellos es el marido de la sanitaria, que ha mantenido contacto de "alto riesgo sin protección individual" con su mujer y está en observación sin síntomas.

Los otros dos pacientes son un ingeniero español que había estado trabajando en Nigeriaque ha dado negativo en un primer análisis y que recibirá el alta si una segunda prueba a la que se someterá este miércoles confirma que no tiene el virus; y una enfermera que trabaja en Cuidados Intensivos en el Hospital Carlos III que estaba en el equipo que atendió a los misioneros y que también ha dado negativo en la primera prueba, según ha confirmado este martes por la tarde la Consejería de Sanidad.

Arnalich ha explicado en la rueda de prensa por la mañana, cuando aún no se conocía el resultado del primer análisis, que el caso de la enfermera no era un caso sospechoso como tal porque no presentaba fiebre, pero ha explicado que fue ingresada hace unos días porque presentó un cuadro de diarrea.

Fuentes de la Consejería de Sanidad de Madrid a Europa Press, indican que no se le realizará una segunda prueba a esta enfermera porque al no tener fiebre y al haber dado negativo en la primera se descarta como posible caso de ébola. De momento no ha recibido el alta, pero presumiblemente se proceda a ello cuando lo determine el equipo médico, según la misma agencia.

La auxiliar dice que cumplió el protocolo

La auxiliar de enfermería infectada por el virus del Ébola entró en dos ocasiones en la habitación del religioso García Viejo, la segunda vez cuando este ya había fallecido.

La paciente ha dicho que cumplió el protocolo

"La paciente ha dicho que cumplió el protocolo", ha asegurado el gerente del Carlos III. Pérez-Santamaría ha explicado que se está tratando de averiguar si ha habido "un fallo por cualquier motivo" y que se están revisando los protocolos.

El jefe de Medicina Interna, Francisco Arnalich, ha subrayado que "el prodecimiento -para tratar a los misioneros- se ha seguido escrupulosamente, pero puede que se haya producido algún un error en la cadena, pero no nos consta".

Revisión sobre si el seguimiento fue adecuado

El gerente del Hospital La Paz-Carlos III ha señalado que además de revisarse si hubo algún fallo en la atención al segundo misionero, se revisará también el propio seguimiento que se le ha hecho a la auxiliar de enfermería.

La paciente con ébola cogió vacaciones al día siguiente del fallecimiento, el día 25 de septiembre, de García Viejo y presentó los primeros síntomas el día 30 de septiembre, pero no se la ingresó en el hospital de Alcorcón hasta el 5 de octubre.

Vamos a ver si el seguimiento ha sido adecuado o habría algo que se podría mejorar

Pérez-Santamaría, que ha confirmado que la auxiliar ha permanecido en Madrid durante sus vacaciones, ha explicado que no se la ingresó desde el primer momento "porque los síntomas que presentaba no hacían prever que podría desarrollar la enfermedad" aunque se le siguió haciendo controles médicos. No obstante, ha señalado que van a ver "si el seguimiento ha sido el adecuado o habría algo que se podría mejorar".

El coordinador del centro de Alertas y Emergencias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, cree que "quizá habría que haber aplicado un protocolo de aislamiento" con la auxiliar de enfermería contagiada de ébola aunque se descartó porque "la fiebre no era desorbitante, era baja" y el cuadro no era obvio, informa Efe.

Ismael Sarrión, secretario general de CC.OO. del hospital de Alcorcón, ha explicado a esta misma agencia que la auxiliar anunció "desde el primer momento que era trabajadora del Carlos III y que había estado en contacto con el último paciente de ébola que había fallecido" y ha señalado que "actuó de una manera muy cauta".

Tratada con suero hiperinmune de donante

El jefe de la Unidad de Infecciosas del Hospital La Paz-Carlos III, José Ramón Arribas, ha explicado que las "dos opciones terapéuticas" de las que dispone actualmente el centro para tratar a la auxiliar infectada es "suero hiperinmune de donante convaleciente", es decir, suero de una persona que ha superado la enfermedad, y el antiviral experimental Favipiravir , que se ha demostrado eficaz en "animales pequeños".

La auxiliar ha recibido una primera dosis del suero sin haber tenido una reacción adversa, según ha confirmado el gerente del hospital, que se ha negado a confirmar si el suero es el de la hermana Paciencia porque el sistema de donaciones en España exige el anonimato.

La secretaria de la sección sindical de CCOO del hospital madrileño, Esther Quiñones, sin embargo, ha asegurado a Efe que según la gerencia del centro el suero sería el de esta religiosa, que se trasladó a España en un intento de salvar la vida del sacerdote Manuel García Viejo.

Noticias

anterior siguiente