Anterior Un juez obliga al Ayuntamiento de Madrid a modificar las restricciones al tráfico en el centro de la capital Siguiente Detenido el padre de Nadia Arriba Ir arriba
Gallardón anuncia su dimisión como ministro de Justicia tras la retirada de la reforma de la ley del aborto

Gallardón dimite como ministro de Justicia y deja la política tras la retirada de la reforma del aborto

  • Rajoy ha anunciado este mismo martes que retira la reforma del aborto

  • Deja definitivamente la política y también abandona la Ejecutiva del PP

  • Reconoce que no ha tenido la "capacidad" de convertir en ley el anteproyecto

  • "Ha llegado el final de una época fascinante de mi vida", ha señalado

  • Ha esperado a tener listos los recursos a la consulta soberanista para irse

|

Alberto Ruiz Gallardón ha anunciado este martes que dimite como ministro de Justicia, deja su escaño en el Congreso de los Diputados, abandona definitivamente la política y se va del Comité Ejecutivo Nacional del PP, tras anunciar el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que el Gobierno retira la reforma de la ley del aborto por "falta de consenso".

Gallardón ha dejado claro en una rueda de prensa en el Palacio de Parcent que su renuncia es "consecuencia de la retirada del proyecto de ley de protección del concebido y de los derechos de la mujer" y ha manifestado que con esta decisión "da por agotada" su carrera política tras 30 años en la actividad pública y que, a partir de ahora, no aceptará ningún cargo de responsabilidad pública.

El pasado viernes Rajoy le comunicó que la reforma de la ley del aborto no seguiría adelante y Gallardón le informó de que dimitía.

El hasta ahora ministro de Justicia, que seguirá militando en el PP y que aún no tiene decidido a qué se dedicará a partir de este momento, ha dicho que no se siente "desautorizado" después de que el Gobierno haya guardado en el cajón el proyecto controvertido que él ha defendido durante toda la legislatura. Siente que no ha sido "capaz de sacar adelante" un proyecto con el que está, ha dicho, "política y personalmente comprometido", pero que no considera suyo sino "del Gobierno de España".

La nueva legislación del aborto habría sustituido la actual ley de plazos por una ley de supuestos, más restrictiva que la de 1985 ya que planteaba la eliminación del supuesto por malformación del feto.

"No he sido capaz de sacar adelante el proyecto que se me encargó"

"Es obvio, el que estaba equivocado era yo, la responsabilidad de sacar el proyecto que se me encargó adelante era mía y, por tanto, el que debe dimitir soy yo", ha añadido en una comparecencia de cerca de una hora en la que ha admitido que "en la vida no se alcanzan todos los éxitos".

Ha querido dejar clara su "lealtad" a Rajoy, al que ha agradecido su "apoyo permanente" en estos tres años, y ha insistido varias veces en que dimite porque no ha tenido "la capacidad" de convertir en proyecto de ley el anteproyecto de ley que "el Consejo de Ministros, y por tanto, todo el Gobierno, aprobó".

"La gestión de la nueva forma de regulación del aborto anunciada por el Gobierno no puede hacerla quien había adquirido otro compromiso con la ciudadanía. Yo no soy la persona en este momento que puede llevarla adelante con convicción", ha aseverado.

Por su parte, Rajoy ha dicho, tras anunciar que se aparca el proyecto, que el Gobierno sí mantendrá la modificación anunciada de obligar al consentimiento paterno para las menores de 18 años para interrumpir su embarazo.

No ha sentido "presión alguna" para retirar el proyecto

Gallardón, que no ha sentido "presión" alguna por el Gobierno para que retirase la ley, ha reconocido que hasta el mes de julio pensó que el anteproyecto del aborto sería tramitado, pero que antes de las vacaciones de verano ya se plantearon en el seno del Gobierno "distintas posibilidades" que podrían llevar a aparcar la reforma inicialmente planteada.

En cualquier caso, no tiene "ningún reproche" que hacer a miembros de su partido que hayan planteado discrepancias a la reforma de la ley del aborto y se va, dice, "sin rencores".

Asimismo, ha pedido a la opinión pública que entienda "con absoluta naturalidad" su cese como ministro y su abandono de la política, basados en una "constatación" de su incapacidad para llevar adelante esta reforma legal.

Tras presidir la Comunidad de Madrid desde 1995 hasta 2003 y ser alcalde de Madrid desde ese año a 2011, Gallardón dio el salto a la política nacional. No acaba la actual legislatura como ministro del Gobierno en su segunda renuncia dentro de su carrera política al dejar también la alcaldía de la capital seis meses después de ganar las elecciones municipales.

Se va tras dejar listos los recursos por la consulta soberanista

Preguntado por la oportunidad en el momento de dimitir tras la aprobación de la ley de consultas catalana que pretende dar cobertura legal a la consulta soberanista, Gallardón ha querido dejar claro que no se ha ido hasta tener preparados los recursos ante el Tribunal Constitucional (TC) por la consulta catalana y el decreto de convocatoria.

"Justicia ha cumplido su tarea" y ahora el recurso debe ser interpuesto formalmente por el presidente del Gobierno.

Gallardón cree que la solidaridad y el clima de confianza entre los miembros del Gobierno ha sido muy alta y ha agradecido a su partido y grupo parlamentario el apoyo que le han brindado en "debates dialécticamente muy duros" y que le han hecho "superar situaciones de desánimo y tentaciones de abandono". También ha pedido perdón a la oposición por si alguien se ha sentido "herido o injustamente tratado" porque nunca en su ánimo ha estado la "descalificación".

"Le debo más a la política que lo que la política me pueda deber a mi", ha afirmado Gallardón, que ha querido recordar el consejo que le dio su padre: "Rodéate siempre de gente mejor que tú y conseguirás a lo mejor ser mejor que ellos".

Afirma irse con "sentimiento de deuda", no en el sentido de que nadie le deba nada a él, sino con el sentimiento de "agradecimiento por haber estado tan bien acompañado y de haber tenido la posibilidad de transformar la realidad".

Solo se le ha quebrado la voz al hablar de su familia, con la que sí se siente en deuda, y que le ha permitido "desde la coincidencia y desde la discrepancia" entrar "cada mañana" con el ánimo necesario para sacar adelante su tarea de Gobierno.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente