Enlaces accesibilidad

Gobierno y agentes sociales se comprometen a poner en marcha un plan de empleo este año

  • Se dará prioridad a los parados con cargas familiares en un hogar sin ingresos
  • También a los parados de larga duración, con poca formación y mayores de 45
  • Sindicatos y patronal siguen negociando un acuerdo de negociación colectiva
  • Toxo: cada sector y cada empresa debe determinar la subida salarial

Ver también: acuerdo de propuestas para fortalecer el crecimiento y el empleo (PDF)

Por
Gobierno y agentes sociales se comprometen a poner en marcha un plan de empleo este año

El Ejecutivo y los agentes sociales se han comprometido a poner en marcha en octubre un Plan de Empleo e Impulso a la Activación con especial atención a los parados de larga duración y los mayores de 45 años (ver.PDF). En la rueda de prensa posterior a la reunión que han mantenido patronal, sindicatos y Gobierno en La Moncloa, todos han señalado la necesidad de crear más empleo y de mayor calidad, reduciendo el número de contratos temporales.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha señalado que dentro de ese plan se atenderá especialmente a los parados sin ingresos. Ahora, ha afirmado ante los medios, se está trazando el "mapa" entre el Estado, comunidades autónomas y agentes sociales para conocer el "universo" de personas a atender. En este momento "se está trabajando en verificar esas necesidades", ha dicho Báñez, que ha indicado que esto se hace para mejorar la coordinación "y hacer un uso más eficiente y eficaz de los recursos".

Báñez ha señalado que este plan, que se encuadra en un documento de propuestas para la negociación tripartita (ver .PDF), responde a que el Gobierno es "consciente" de que hay familias con todos sus miembros en paro, a los que "hay que acompañar hasta que vuelvan a trabajar".

"El Gobierno se ha comprometido a destinar recursos para estas políticas y ahora hay que ver cuánto y cuándo se comenzarán a poner en marcha", ha señalado el secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo.

Propuesta concreta de los sindicatos

Mientras, los sindicatos han realizado ya una propuesta concreta, en la que no ha entrado la ministra de Empleo, para establecer una ayuda desde octubre para las 500.000 familias sin ingresos con su cabeza de familia en paro, con un presupuesto de 2.500 millones de euros y un objetivo: incrementar en diez puntos la tasa de cobertura de los parados.

"Esta ayuda debería ser de efectos inmediatos, en octubre, para que de forma progresiva el nivel de protección básico llegara a esas personas e ir discutiendo el establecimiento de una renta básica garantizada que complete el conjunto de la protección de la red social", ha añadido Toxo.

Por su parte, el secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha indicado que esta propuesta requiere una concreción "urgente" y un desarrollo de la financiación necesaria. "Es clave disponer de recursos suficientes para abordar los objetivos que se plantean", ha dicho y que tienen que proceder de la reforma. Para ello, los sindicatos han puesto encima de la mesa propuestas en el marco de la reforma fiscal-como el cambio tributario de las sicav o el incremento del IRPF para las rentas más altas- que permitirían obtener más de 6.000 millones de euros adicionales.

Negociación colectiva

Estas son algunas de las cuestiones que se han tratado en el Palacio de la Moncloa en una reunión a la que han acudido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; la titular de Empleo, Fátima Báñez; los presidentes de la CEOE, Juan Rosell, y Cepyme, Jesús Terciado; y los secretarios generales de CC.OO. y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez.

En ella, tanto la patronal como los sindicatos mayoritarios se han comprometido a seguir hablando para alcanzar un nuevo acuerdo de negociación colectiva, para el que "hay tiempo", algo en los que todos están de acuerdo. El objetivo es tener un acuerdo que sirva para "reforzar la salida de la crisis".

Rosell ha señalado que para diseñar este nuevo acuerdo se van a basar "bastante" en el que está en vigor ahora, pero ha recordado que las circunstancias son diferentes porque cuando se firmó el anterior "el crecimiento era negativo y la inflación era muy distinta a la actual". Y ha insistido en que la subida salarial debería decidirse "a nivel subsectorial", ya que hay sectores con situaciones muy distintas.

Preguntados por los medios, el líder de CC.OO. se ha mostrado en parte de acuerdo y ha dicho que no es partidario de establecer "un dígito de referencia" de subida de las remuneraciones, como ocurría en los últimos acuerdos, sino que preferiría que se hiciera una "indicación más general que sirva como referencia" y que permitiera que fuera en "cada sector y cada empresa" la que determine cuál es la subida salarial que le corresponde.

No obstante, ha incidido en la necesidad de que los salarios ganen "más protagonismo para la recuperación económica". Y ha señalado como "clave" que se fortalezca el papel del convenio sectorial, que debe volver a ser "la referencia" de la negociación colectiva.

Por su parte, Méndez (UGT) se ha mostrado partidario de redactar un nuevo acuerdo, no hacer "ni una ampliación ni una prórroga" del actual, en el que "se resuelvan algunos problemas" que existen, como la "prevalencia del convenio de empresa".

Noticias

anterior siguiente