Enlaces accesibilidad

Leonor, la niña que empieza a ser princesa

  • Con la proclamación de Felipe VI, se convierte en la heredera de la Corona
  • Va al mismo colegio que su padre y su educación seguirá un patrón similar
  • La nueva princesa de Asturias tendrá más presencia oficial e instrucción militar

Por
Nueva etapa para Leonor como Princesa de Asturias

Leonor de Borbón y Ortiz (Madrid, 31 de octubre de 2005) es una niña de casi nueve años que está llamada a convertirse un día en reina de España. Con la proclamación de su padre como rey Felipe VI se ha convertido en la nueva princesa de Asturias y heredera de la Corona, la más joven de las monarquías europeas.

No siempre ha sido así. Antes de la Constitución de 1978 los príncipes de Asturias tenían que recibir el juramento de lealtad de las Cortes. Ahora son ellos quienes juran lealtad a la Constitución, como hizo don Felipe al cumplir los 18 años y hará también su hija y actual sucesora.

Leonor es la heredera número 41 en portar el título del principado de Asturias, aunque solo otras tres mujeres llegaron a reinar: Isabel la Católica, su hija Juana e Isabel II.

Desde ahora, llega también el resto de títulos correspondientes a la heredera de la Corona: princesa de Viana, princesa de Gerona, duquesa de Montblanc, condesa de Cervera y señora de Balaguer, los mismos que ostenta el príncipe Felipe.

Nacida y educada para ser reina

A diferencia de su madre, Leonor ha nacido sabiendo que un día llegará a ser reina, lo que sin duda ha prefijado un camino vital y formativo para ella, máxime cuando la formación y la preparación son virtudes capitales para un rey en el siglo XXI.

Con ocho años, la infanta Leonor va a clases de ballet y de chino, y también habla inglés

Desde que dejaron la guardería del Pardo -a la que asisten los hijos de los empleados de palacio y de la guardia real-, Leonor y su hermana pequeña, Sofía, estudian en el colegio privado Nuestra Señora de Rosales, en Aravaca (Madrid), no lejos del Palacio de la Zarzuela. De entre todos los nietos de don Juan Carlos, son las únicas que tienen una educación completamente privada.

La intención de sus padres es que sigan en este centro, laico aunque con formación religiosa, mixto y en el que los alumnos visten uniforme. La infanta Leonor hace ballet, mientras que a su hermana Sofía le gustan más los deportes.

Ambas niñas comen con el resto de sus compañeros en el comedor del colegio, y cuando terminan las clases estudian chino. En casa hablan también inglés porque tienen una niñera británica y lo practican viendo películas en versión original o con la reina Sofía, ya que es la lengua que esta usa en familia.

Jefa suprema de las Fuerzas Armadas

Es el mismo colegio donde estudió el príncipe Felipe. Si los paralelismos en su formación no se detienen ahí, se espera que la princesa de Asturias reciba también instrucción militar, puesto que el monarca en España es jefe supremo de las Fuerzas Armadas y tiene el rango de capitán general de los Ejércitos.

Leonor podría ser una princesa con instrucción militar, como hizo brevemente Victoria de Suecia

Con su proclamación Felipe VI se ha convertido en capitán general de los Ejércitos. Hasta ahora era teniente coronel del Cuerpo General de las Armas del Ejército de Tierra (Infantería), capitán de Fragata del Cuerpo General de la Armada y teniente coronel del Cuerpo General del Ejército del Aire.

De seguir el camino paterno, que también han recorrido a su manera otras herederas europeas (Victoria de Suecia recibió también formación militar, aunque no pasó de tres semanas de preparación en un cuartel), no sería extraño ver a la princesa Leonor realizar prácticas a bordo de un buque o subida en un avión de combate.

Más probable es que la joven Leonor complete sus estudios en el extranjero, como hizo don Felipe al cursar el último año de Bachillerato en Canadá y, tras licenciarse, al completar un Master en la Universidad de Georgetown, en Estados Unidos.

Una creciente vida pública

Entretanto todo ello llegue y como princesa de Asturias, la presencia de Leonor en diversos actos oficiales irá creciendo dentro de una medida planificación, todo bajo la celosa tutela de sus padres, que practican una vida discreta y que quieren que todo llegue a su tiempo para sus hijas.

De hecho, Leonor ya ha recibido su ‘bautismo oficial’ el pasado 2 de mayo en la base aérea de San Javier (Murcia), en un acto que, además de brindar una estampa familiar inédita de los reyes con sus hijas fuera de los tradicionales posados en vacaciones o los primeros días de colegio, significaba el comienzo de su vida institucional cuando aún no ha tomado la primera comunión.

Las infantas Leonor y Sofía asisten a un acto oficial a nivel nacional junto a sus padres

Cabría esperar también una presencia testimonial de doña Leonor el próximo mes de octubre en la ceremonia de entrega de los premios Príncipe de Asturias (cuyo nombre, así como el de la Fundación que los otorga, puede recibir la conveniente actualización).

Más tiempo tardaremos en ver una recepción de la princesa Leonor en Zarzuela, más allá de aquella de la que fue partícipe espontánea hace cuatro años con el trofeo del Mundial de fútbol que ganó la selección española.

Leonor y Sofía también levantaron la Copa

Así, como en ese episodio, se le ha visto hasta la fecha, niña y espontánea, también ante los flashes de la prensa. A partir de ahora, con la proclamación de Felipe VI, comenzará su vida de princesa, un rol del que ya es consciente, y formará parte de la historia de los Borbones que ella y sus compañeros estudian en el colegio.

Noticias

anterior siguiente