Anterior El Leganés contiene al Atlético y apunta a revelación Siguiente Rajoy y Rivera mantienen una reunión para desatascar un acuerdo aún no cerrado Arriba Ir arriba
Empleo y crecimiento económico, principales objetivos de los candidatos a las europeas

Elecciones europeas 2014: Partidos y programas en Europa

  • El Parlamento que termina su legislatura contaba con siete grupos

  • Los euroescépticos no presentan candidatos

|

El Parlamento Europeo concluyó el 17 de abril su último pleno en la legislatura que termina (2009-2014).

Durante estos años, la Cámara ha estado dividida en siete grupos, algunos de los cuales se corresponden con partidos europeos y otros que son solo una alianza de eurodiputados. Se trata del Partido Popular Europeo (274 diputados); el Socialdemócrata (195); el Liberal (83); los Verdes-Alianza Libre Europea (58); los Conservadores y Reformistas (57); la Izquierda Unitaria (35) y de la Europa de la Libertad y de la Democracia (31). A estos se añaden 33 eurodiputados no adscritos, hasta completar los 766 escaños actuales, que quedarán reducidos a 751 por el Tratado de Lisboa.

Dicho Tratado no obliga a los partidos a presentar un candidato para presidir la Comisión, aunque sí recomienda que se haga y que los países lo tengan en cuenta a la hora de elegir al sustituto de Durao Barroso. Una forma de aumentar el control democrático de las instituciones y de acercarlas a los ciudadanos.

Estos son los programas y los candidatos que competirán a nivel paneuropeo.

  • Partido Popular Europeo (Populares Europeos):

Candidato: Jean Claude Juncker (Luxemburgo)
Miembros españoles: PP, Vox (Aleix Vidal Quadras, anteriormente del PP), Unió Democrática de Catalunya (UDC)

El grupo más numeroso de la Cámara europea es el de los Populares (PPE, fundado en 1976), que agrupa a los partidos de centroderecha (70 formaciones de 40 países).

El 25 de mayo buscan revalidar su mayoría y para ello se abonan a las políticas de restricción del gasto, lo que llaman "crecimiento sin deuda", con las que confían en crear nuevos empleos. "Los partidos socialistas (...) consideran que se logra crecimiento con un gasto irresponsable o con la redistribución del dinero de otras personas. Nuestras políticas crean estructuras económicas saludables que atraen las inversiones privadas", dicen en su manifiesto electoral.

El PPE señala entre sus prioridades facilitar el crédito a las empresas, crear un "mercado digital único e integrado", y continuar con la desregulación en materia económica. También propone reforzar las fronteras comunes a través de Frontex y profundizar la "colaboración transatlántica" con Estados Unidos a través del Tratado de Inversiones y Comercio (TTIC).

La crisis en Ucrania ha merecido también la atención de Juncker, que la considera "una llamada para que Europa se despierte". "Europa es la garantía más importante para la paz en nuestro continente. Las banderas europeas en el maidán de Kiev nos lo han recordando muy claramente", afirmaba Juncker en su discurso de aceptación de su nominación.

  • Partido de los Socialistas Europeos (PES):

Candidato: Martin Schulz (Alemania)
Miembros españoles: PSOE, PSC

Con el segundo grupo más numeroso en Bruselas, presentan como candidato al actual presidente del Parlamento, el alemán Martin Schulz.

El PES llama a "cambiar Europa" y cifra su oferta alternativa en las tradicionales recetas socialdemócratas: más gasto en política social y en incentivos económicos; búsqueda del pleno empleo; salario mínimo en todos los países miembros; persecución del fraude fiscal; regulación del mercado de trabajo y del sector bancario, con la introducción de la tasa sobre transacciones.

Estas medidas más típicamente keynesianas conviven, en el manifesto electoral del PES, con el compromiso de "reducir los déficits de manera sostenible" y "manejar la deuda pública con nuevos instrumentos", que no se detallan.

"El legado de la troika [formada por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional] es un claro fracaso", asegura el programa del PES, al que pertenecen algunos partidos que precisamente han aplicado dichas políticas en sus respectivos países, como es el caso del PASOK griego. 

  • Alianza Liberal-Demócrata (ALDE)

Candidato: Guy Verhofstadt (Bélgica). Miembros españoles: PNV, Convergencia Democratica de Catalunya (CDC).

El tercer grupo en la Cámara (85 diputados) tiene a ocho miembros en la Comisión Europea, uno de ellos es Olli Rehn, el comisario de Economía.

Los liberales se sitúan a sí mismos en el centro del espectro político y dicen defender una economía sin trabas a la inversión. En la práctica, son partidarios de la "disciplina fiscal", esto es, la austeridad, lo que les convierte en la opción preferida por los populares en muchos gobiernos europeos (en Alemania, la canciller Angela Merkel tuvo que prescindir de los liberales para pactar con los socialdemócratas tras el descalabro electoral de los primeros).

Su manifiesto electoral promete facilitar el acceso a la financiación para las Pymes; firmar el acuerdo de libre comercio con EE.UU.; mantener los impuestos bajos y asegurarse de que el el presupuesto de la UE se gasta en empleo y no en "subsidios".

  • Verdes-Alianza Libre Europea

Candidatos: José Bové (Francia) y Ska Keller (Alemania) Miembros españoles: Aralar e Iniciativa per Catalunya - Verts (IC-V).

Los ecologistas comparten grupo parlamentario con la Alianza Libre Europea, que agrupa a representantes de "naciones sin Estado" y minorías.

"Cambiar Europa" es también el lema para Los Verdes, para quienes los logros históricos de la UE se encuentran amenazados por la crisis económica y un modelo económico insostenible.

"Si dejamos espacio al populismo, al nacionalismo o al chovinismo económico, entonces ninguna región, ningún país de Europa podrá ser próspero por sí mismo", dice su manifiesto.

La esperanza de la recuperación vendrá con lo que llaman un "New Deal Verde para Europa", con un crecimiento sostenible basado en los "empleos verdes", la agricultura y las energías alternativas que frenen el cambio climático. También proponen la emisión de eurobonos, la "reestructuración de la deuda pública y privada", la regulación de las actividades financieras y que la promoción del empleo sea una de las tareas del Banco Central Europeo (BCE).

  • Conservadores y Reformistas

Opuestos al federalismo, los partidos de centro derecha que forman parte de esta alianza parlamentaria (entre ellos, por ejemplo, el del primer ministro británico, David Cameron, pero ninguna formación española) plantean la devolución de competencias a los países miembros. Abogan también por menor gasto y menos intervención pública en la economía.

No presentan candidato, porque consideran que "el proceso que siguen otros partidos paneuropeos está falto de apoyo público y autoridad legal". Acusan a los partidos "integracionistas" de interpretar torticeramente el artículo del Tratado de Lisboa que indica que se tendrá en cuenta el resultado electoral para elegir al nuevo presidente de la Comisión. E ironizan: "Intente imaginar a un votante en Lisboa o Leipzig o Liverpool diciendo: 'Iba a votar por Juncker, pero este tipo, Verhofstadt, realmente me ha impresionado'".

  • Izquierda Europea

Candidato: Alexis Tsipras (Grecia)

Miembros españoles: IU

La Izquierda, que agrupa a partidos comunistas y de la llamada "izquierda real", cuenta con la cara de Alexis Tsipras, líder de Syriza, la revelación de la política griega, con la esperanza de sumar el voto de protesta. Consideran que la crisis es "el pretexto para avanzar más lejos en el ultraliberalismo".

"Escapar de la austeridad" y (de nuevo) "cambiar Europa", reconstruyéndola, son dos de las ideas fuerza de su programa. Sus propuestas pasan por oponerse a las privatizaciones; aumentar el gasto público para relanzar la economía; detener la precarización laboral; abolir parte de la deuda pública; apostar por el desarrollo local y garantizar derechos humanos como la educación, la salud y los servicios sociales.

También se oponen al TTCI y prometen "garantizar la independencia de los países europeos respecto a Estados Unidos y la OTAN".

Más información: http://european-left.org/

  • Europa de la Libertad y la Democracia:

Este es otro grupo parlamentario sin representación española que, como el de los Conservadores y Reformistas, agrupa a quienes hacen bandera del euroescepticismo. Se opone a una mayor integración europea y a políticas que "exacerben" lo que consideran déficit democrático y burocratización de Europa.

El grupo, creado en 2009, agrupa en la Eurocámara a fuerzas como el Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP) (10 eurodiputados) y la Liga Norte (8), y carece de un programa o candidato común para las elecciones del 25 de mayo.

A pesar de no creer en las instituciones europeas, los eurodiputados del EFD llaman a votar para "no beneficiar a quienes defienden el actual statu quo" en Bruselas.

  • No adscritos

Otros 33 eurodiputados constan en el Parlamento Europeo como independientes o no adscritos a ningún grupo. Entre ellos hay un español, Francisco Sosa Wagner, de Unión Progreso y Democracia (UPyD).

En el  grupo de los no adscritos hay representantes de algunos partidos nacionales que esperan aumentar su representación. Tal es el caso del Frente Nacional (FN) francés (tres eurodiputados, entre ellos su cara más visible, Marine Le Pen), que participa en la Alianza Europea por la Libertad (EAF) junto a partidos ultranacionalistas, xenófobos o de extrema derecha, como el FPÖ austríaco.

El manifiesto político de la EAF para estas elecciones recoge sus principales preocupaciones: recuperación de soberanía de los estados nacionales, poner fin a la moneda única y limitar los derechos de los inmigrantes, incluidos aquellos que procedan de otros estados comunistarios. Consideran, además, que las "raíces cristianas y humanistas" de Europa "están amenazadas por el islam radical". 

El Frente Nacional se sienta también en otra asociación de la extrema derecha europea, la Alianza Europea de Movimientos Nacionales (AEMN), formada en torno al partido nacionalista húngaro Jobbik (tres eurodiputados). Al igual que el FN, Jobbik quiere que los estados recuperen las políticas que han cedido a Bruselas, y plantea un referéndum nacional al respecto.

Ni la EAF ni la AEMN presentan candidato común, ya que consideran que la elección del mismo por el mecanismo previsto en el Tratado de Lisboa no será democrática.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente