Anterior Iglesias advierte al PSOE de que los resultados del 25S le obligan a mirar "de igual a igual" a Podemos Siguiente Sánchez defiende "debatir y votar" en el PSOE y reta: "Quien tenga un proyecto mejor, que dé un paso al frente" Arriba Ir arriba
Uno de los trenes explotó frente a la calle Téllez, antes de llegar a Atocha.

Los atentados del 11M que sacudieron España

  • El peor ataque terrorista de la historia del país dejó 191 muertos

  • Una célula yihadista colocó 13 artefactos explosivos en cuatro trenes 

|

El terrorismo yihadista sembró el terror el 11M en Madrid. España vivió el 11 de marzo de 2004, a solo tres días de unas elecciones generales, el peor atentado de su historia con 191 muertos y más de 1.800 heridos. Se convirtió en el segundo ataque terrorista más grave de la historia de Europa, solo superado por el atentado de Lockerbie (Escocia) en 1988 con 270 muertos.

Una célula islamista colocó a primera hora 13 artefactos explosivos en cuatro trenes de cercanías de Madrid. Estallaron diez de las bombas en la estación de Atocha, frente a la calle Téllez, El Pozo y Santa Eugenia entre las 7.37 y las 7.40 horas. Siete de los terroristas que pusieron las bombas se inmolaron semanas después, el 3 de abril, en un piso de Leganés, matando a un GEO, la víctima 192 del 11M.

La sociedad española respondió a la barbarie terrorista con las manifestaciones más multitudinarias de la democracia. Cerca de 12 millones de españoles salieron a la calle el 12 de marzo para expresar su rechazo al terrorismo. Dos días después ganó las elecciones el PSOE, tras una jornada de reflexión marcada por las protestas ante las sedes del PP de ciudadanos que acusaban al Gobierno de ocultar datos sobre los autores de los atentados.

La célula yihadista del 11M

La sentencia de la Audiencia Nacional consideró probado que el atentado había sido perpetrado por terroristas islamistas con “dependencia ideológica respecto a los postulados defendidos por Al Qaeda”, pero destacaba que no aparecía “relación alguna de carácter jerárquico con otros grupos o con otros dirigentes de esa organización”. La célula del 11M, proseguía la sentencia, podía “considerarse a los efectos penales como un grupo u organización terrorista diferente e independiente”.

El investigador principal de Terrorismo Internacional del Real Instituto El Cano, Fernando Reinares, sostiene en el libro que acaba de publicar, ¡Matadlos! Quién estuvo detrás del 11M y por qué se atentó en España, que el 11M comenzó a idearse en Pakistán a finales de 2001 como venganza por la desarticulación de una célula de Al Qaeda en España.

Este experto desvincula por lo tanto la decisión de mandar tropas a Irak del Gobierno de José María Aznar, que se tomó mucho después, con los atentados de Madrid aunque los terroristas utilizaron la invasión de este país para justificar el ataque a España. También desvincula la elección de la fecha de los atentados con las elecciones generales, ya que el día 11 de marzo se fijó antes de la convocatoria de los comicios, según sus últimas investigaciones.

Quién colocó las bombas en los trenes

La sentencia relata que los siete suicidas de Leganés, entre los que se encontraban Jamal Ahmidan, El Chino, y Sarhane Ben Abdelmajid Fakhet, El Tunecino, junto a los dos condenados a 42.922 años de prisión como autores materiales, Jamal Zougam y Othman El Ganoaui, y otra persona que no ha sido identificada colocaron las “13 mochilas o bolsas cargadas de explosivos temporizados para que explosionaran simultáneamente”.

Informe Semanal - 11-M, Madrid bajo el terror: la reconstrucción de la tragedia

“A consecuencia de las explosiones fallecieron 191 personas: 34 en la estación de Atocha, 63 en la calle Téllez, 65 en la estación de El Pozo, 14 en la estación de Santa Eugenia y 15 en distintos hospitales de Madrid. Además, resultaron heridas 1.857 personas”.

Dos de los tres artefactos que no estallaron se detonaron de forma controlada en la estación de Atocha y de El Pozo. La tercera bomba, procedente también de este último punto, fue encontrada en la madrugada del 12 de marzo en la comisaría de Vallecas y desactivada en un parque cercano. La conocía mochila de Vallecas fue clave para determinar qué explosivo usaron los terroristas y llegar hasta Zougam, que fue detenido el sábado 13 de marzo. Las tarjetas de móvil de las bombas salieron de su locutorio.

La trama asturiana de explosivos

La sentencia considera probado que “toda o gran parte de la dinamita de los artefactos que explosionaron en los trenes el día 11 de marzo” procedía de Mina Conchita. El tribunal concluyó que lo que estalló en los trenes fue Goma 2 ECO, cuyos restos aparecieron en todos los focos de los trenes sin descartar que pudiera haber pequeñas cantidades de Goma 2 EC, una dinamita que puede dejar algunos restos comunes con el Titadyne.

El entonces jefe de los Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano, asegura en el libro Las bombas del 11M. Relato de los hechos en primera persona, publicado el pasado mes de enero, que la misma mañana de los atentados descartaron el uso de esta última dinamita, usada habitualmente por ETA.

La Audiencia Nacional relató en la sentencia que Jamal Ahmidan, El Chino, y el exminero José Emilio Suárez Trashorras, condenado a 34.715 años y medio como cooperador necesario de 192 asesinatos terroristas, acordaron entre octubre de 2003 y enero de 2004 el suministro de dinamita procedente de Mina Conchita. Trashorras hizo llegar mediante emisarios parte de los explosivos el 5 y 9 de enero. El propio Jamal Ahmidan viajó a Asturias el 28 de febrero para recoger el resto directamente de la explotación.

Fue Rafá Zouhier, que saldrá el próximo domingo 16 de marzo de la cárcel tras cumplir diez años de condena por tráfico de explosivos, el que puso en contacto a El Chino con Suárez Trashorras tras conocer al cuñado de este último, Antonio del Toro, en la cárcel en septiembre de 2001.

Los explosivos fueron escondidos en la finca que Jamal Ahmidan tenía en Morata de Tajuña. Allí es donde se montaron las bombas. Tres de los terroristas se desplazaron en una furgoneta hasta Alcalá de Henares a primera hora del 11 de marzo para colocar las mochilas en varios trenes con destino a Madrid. Otros miembros de la célula hicieron lo mismo en otros puntos del corredor del Henares.

El Gobierno sostiene que es ETA

El Gobierno sostuvo en los días posteriores al atentado que la principal hipótesis era la autoría de ETA. El expresidente José María Aznar asegura en su segundo volumen de memorias, publicado el pasado mes de noviembre, que el CNI dudaba sobre quién estaba detrás del peor ataque terrorista de la historia del país el mismo 13 de marzo.

La misma mañana de los atentados, el entonces lehendakari, Juan José Ibarretxe, compareció ante los medios para afirmar que estaba “absolutamente convencido” de que ETA estaba “escribiendo su final”. El portavoz de Batasuna en ese momento, Arnaldo Otegi, aseguró que no creía “ni como hipótesis” que esta banda terrorista fuera la responsable de la masacre.

El exministro del Interior Ángel Acebes, en su comparecencia de las 13.15 horas, aseguró que no había “duda de la autoría de ETA” y Aznar, sin nombrar a esta banda terrorista, afirmó poco después que no había “negociación posible” con los asesinos.

El mismo día 11 de marzo se localizó la furgoneta Kangoo en la que se desplazaron los terroristas hasta Alcalá de Henares. Acebes informó de que se habían encontrado siete detonadores y una cinta con versículos del Corán dentro de este vehículo. El entonces ministro sostuvo que, aunque no se descartaba ninguna hipótesis, la principal seguía siendo ETA. Esa misma noche un grupo vinculado a Al Qaeda se atribuye la masacre en una carta dirigida a un diario árabe de Londres y ya de madrugada se localiza la mochila de Vallecas.

Las multitudinarias manifestaciones del 12 de marzo

El viernes 12 de marzo, la sociedad española se echó a la calle para protagonizar las mayores manifestaciones de la historia de la democracia. Unos 11,7 millones de ciudadanos protestaron en todas las ciudades de España contra la barbarie.

Informe Semanal - 11-M, Madrid bajo el terror: la respuesta ciudadana de condena

El Gobierno reitera ese mismo día que ETA es “la principal línea de investigación”, informa de que el Gobierno británico duda de la reivindicación de Al Qaeda y resta credibilidad a la llamada de un comunicante al diario Gara que asegura que ETA no tiene “ninguna responsabilidad sobre los atentados”.

El sábado 13 de marzo, día de reflexión antes de las elecciones, se producen las primeras detenciones. El ministro del Interior, Ángel Acebes, informa sobre las ocho de la tarde del arresto de cinco personas, entre ellas, el marroquí Jamal Zougam.

Informe Semanal - Tras la pista de Al Qaeda

Un poco antes habían empezado a concentrarse ante las sedes del PP grupos de ciudadanos convocados a través de SMS que exigían saber “la verdad” sobre la autoría de los atentados.

Protestas en las sedes del PP por los atentados del 11M

El candidato del PP, Mariano Rajoy, compareció sobre las nueve de la noche para anunciar que había denunciado estas protestas ante la Junta Electoral Central.

Comparecencia de Rajoy durante la jornada de reflexión para denunciar las protestas ante las sedes del PP por el 11M

Minutos después, el dirigente socialista Alfredo Pérez Rubalcaba afirmó, también en una comparecencia ante los medios, que los españoles se merecían “un Gobierno que no les mienta”.

Comparecencia de Rubalcaba durante la jornada de reflexión para exigir al Gobierno la "verdad" sobre el 11M

Ya en la madrugada del sábado al domingo Acebes informa de que se había localizado cerca del tanatorio de la M-30 una cinta en la que un supuesto portavoz de Al Qaeda reivindica los atentados del 11M.

El 14 de marzo, el PSOE ganó las elecciones generales con once millones de votos frente a 9,7 del PP. La participación fue del 77,26%, una de las más alta de la democracia. Zapatero anunció al día siguiente que su primera medida sería retirar las tropas de Irak.

Informe Semanal - El efecto Zapatero

La bomba del AVE y Leganés

En la segunda mitad del mes de marzo se localiza la finca de Morata de Tajuña y se detiene a Othaman el Ganaoui -condenado junto a Zougam como autor material-, al exminero Suárez Trashorras y a Rafá Zouhier. El 31 de marzo se difundieron las fotografías de El Chino, El Tunecino y el resto de suicidas de Leganés.

Informe Semanal - Leganés: el otro 11-M

El 2 de abril se localizó una bomba bajo las vías del AVE Madrid-Sevilla a su paso por Mocejón, en Toledo. Estaba compuesta de 12 kilos de dinamita Goma 2 ECO y un detonador parecido a los encontrados en la furgoneta de Alcalá.

Un día después, los siete terroristas de Leganés se inmolaron al verse rodeados por la Policía. En la explosión murió el GEO Francisco Javier Torrenteras.

Sentencias de la Audiencia Nacional y el Supremo

En noviembre de 2004, la Audiencia condenó al entonces menor El Gitanillo a seis años de internamiento y cinco de libertad vigilada por haber transportado parte de los explosivos de Asturias a Madrid, pero el macrojuicio por el 11M, con 28 procesados, no arrancó hasta febrero de 2007.

Informe Semanal - 11-M, claves para una sentencia

El sentencia se conoció el 31 de octubre de ese mismo año. La Audiencia condenó a tres de  los procesados como autores de los asesinatos (Jamal Zougam, Othman el Gnaoui y Suárez Trashorras); absolvió a Rabei Osman, El Egipcio, al no hallar pruebas de que ordenara los atentados y haber sido condenado ya por terrorismo en Italia; y a los otros dos acusados considerados autores intelectuales por la Fiscalía, Youssef Belhadj y Hassan el Haski, los impuso una pena de 12 y 14 años, respectivamente por pertenecer a un grupo terrorista.

El Tribunal Supremo confirma que los atentados del 11M los perpetró una célula yihadista

El Tribunal Supremo confirmó en su sentencia del 17 de julio de 2008 la autoría yihadista de los atentados, aunque rebajó algunas penas, absolvió a cuatro de los condenados por la Audiencia por pertenencia a grupo terrorista y condenó por tráfico de explosivos a uno de los absueltos en primera instancia, Antonio Toro.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente