Enlaces accesibilidad

Blackphone, un teléfono inteligente en el que prima la privacidad

  • Lo desarrollan una empresa española y otra de EE. UU.
  • Participan figuras como el experto en seguridad Phil Zimmermann
  • Será un terminal Android concebido para ser seguro desde que salga de la caja

Por
Imagen de un teléfono negro de Geeksphone.
Imagen de un teléfono negro de Geeksphone. blackphone.ch

Blackphone (en su traducción literal: teléfono negro), es un teléfono concebido en torno a las comunicaciones seguras, de modo que libere al usuario de todas las incomodidades y complejidades técnicas pero al mismo tiempo le garantice la máxima seguridad.

En los tiempos que corren, con historias de espionajes masivos por parte de gobiernos de todos los colores mucha gente está comenzando a tomarse el tema de la privacidad en sus comunicaciones en serio.

Desde las llamadas personales a las profesionales o de cualquier otro tipo, todos tenemos derecho a la intimidad y las comunicaciones privadas. Para la mayoría es una cuestión de principios, para otros una necesidad empresarial y para otros puede llegar a ser una necesidad vital.

El reto de los teléfonos inteligentes seguros

Si bien para las comunicaciones a través de correo electrónico u otros sistemas la seguridad puede mejorarse más o menos fácilmente, hacerlo con los teléfonos inteligentes que están disponibles en el mercado no es precisamente tarea fácil.

En general las comunicaciones de voz y SMS se transmiten de forma abierta o mediante protocolos poco seguros, y están al alcance tanto de las operadoras telefónicas como de las fuerzas de seguridad del estado o cualquier otro atacante malicioso que cuente con suficientes métodos.

En los teléfonos actuales no hay un "botón mágico" que active o desactive un 'modo seguro' que utilice 'criptografía fuerte', el término técnico que se utiliza cuando se habla de comunicaciones cifradas que ni terceras personas ni incluso gobiernos con recursos ilimitados pueden romper -los Estados Unidos y sus agencias son los primeros que vienen a la mente.

Aunque esto puede solucionarse, requiere una habilidad técnica muy particular: reconfigurar completamente el teléfono, instalar software especial, generar claves, organizarse con los interlocutores sobre el software que se va a usar, los números, direcciones, claves, etc. Es precisamente esa dificultad la que hace que muchos no se hayan preocupado de asegurar sus comunicaciones. Al menos hasta ahora.

Las empresas detrás de Blackphone

El Blackphone está siendo desarrollado a medias entre GeeksPhone, una empresa española de desarrollo de terminales abiertos y Silent Circle, norteamericana, especializada en la privacidad en las comunicaciones.

Los primeros lanzaron hace tiempo algunos terminales Android y Firefox OS que se agotaron rápidamente, aunque no se conocen sus cifras. Los segundos cuentan entre sus filas con un auténtico peso pesado del sector: Phil Zimmermann, el legendario creador de PGP, que durante años fue uno de los baluartes de la seguridad en Internet para cifrar correos electrónicos y firmarlos digitalmente.

Zimmermann, creador de software de seguridad que tradicionalmente se ha considerado inexpugnable incluso frente a la NSA (Agencia de Seguridad Nacional norteamericana) explica respecto a este proyecto que para él: "Las comunicaciones seguras a través del teléfono han sido siempre lo que me ha interesado. PGP fue un alto en el camino hasta que la tecnología hiciera posible lo que podemos hacer hoy."

En Silent Circle cuentan ya con software para comunicaciones seguras al estilo Skype y mediante VoIP (voz y vídeo sobre protocolo Internet).

Android+'seguridad total'

El plan pasa por crear la siguiente versión de teléfonos inteligentes de GeeksPhone utilizando el sistema operativo Android y añadiendo una capa de 'seguridad total' de Silent Circle. De este modo las comunicaciones serían seguras y además fáciles de usar, pues los teléfonos saldrían de la caja preparados y prácticamente configurados.

Hoy en día se sabe que puede haber otros agujeros de seguridad en un smartphone, obstáculos tales como software malicioso, troyanos, vulnerabilidades en las tarjetas SIM e incluso en el diseño 'saboteado' adrede por los fabricantes de algunos de los chips que controlan el teléfono o las comunicaciones con las celdas de telefonía -todo ello debido a la obsesión de los gobiernos por espiar conversaciones y otras comunicaciones cuando lo consideran necesario-.

No obstante, el prestigio de Zimmermann y su equipo puede ser toda una garantía frente a esta situación. Si el proyecto se completa tal y como se ha planteado, sería un gadget más para un mundo necesitado de algo más de privacidad

Noticias

anterior siguiente