Enlaces accesibilidad

Polémica en EE.UU. por el apretón de manos entre Obama y Raúl Castro en el memorial de Mandela

  • John McCain: "Neville Chamberlain dio la mano a Hitler"
  • Kerry sale en defensa de Obama en el Congreso
  • El gesto provoca reacciones encontradas en Cuba

Por
El saludo de Obama y Castro es una de las imágenes más comentadas del funeral de Mandela

El apretón de manos entre el presidente de EEUU, Barack Obama, y Cuba, Raúl Castro, en el funeral de Nelson Mandela, ha causado una agria polémica en Estados Unidos, donde varias voces han acusado al presidente de dar oxígeno al régimen de La Habana.

El mismo día, ambos países quitaron importancia al gesto. "Es algo normal, somos civilizados", declaró Castro desde Johannesburgo. "No estaba planificado", aseguró por su parte la Casa Blanca.

Sin embargo, los enemigos políticos de Obama e incluso el ala más conservadora de los demócratas han criticado el gesto, según informa desde Washington la corresponsal de RNE, Dori Toribio.

"Chamberlain dio la mano a Hitler"

La imagen del apretón de manos en la tribuna del Soccer City,de Johannesburgo durante la ceremonia de homenaje a Mandela fue inmediatamente objeto de comentario en las redes sociales y provocó reacciones, algunas muy duras.

"¿Por qué tienes que darle la mano a alguien que mantiene a estadounidenses en prisión?", se preguntaba el senador republicano y excandidato presidencial, John McCain. Tras una pausa, McCain añadía: "Neville Chamberlain [primer ministro británico anterior a la II Guerra Mundial] dio la mano a Hitler" (el audio de las declaraciones puede escucharse aquí).

La analogía ha sido muy criticada, por exagerada, en blogs políticos como el de Squire.

El senador por Florida Marco Rubio, también republicano y de ascendencia cubana, fue algo más suave al afirmar que Obama debería haber aprovechado el encuentro con Castro para pedirle más respeto a los derechos humanos.

Este saludo no es el primero que se produce entre un presidente estadounidense y un Castro: en el año 2000 Fidel Castro y Bill Clinton se saludaron e intercambiaron unas palabras con motivo de la Cumbre del Milenio de Naciones Unidas celebrada en Nueva York.

Sin embargo, ha tenido lugar cuando la administración Obama parece estar dispuesta a variar su posición frente a La Habana.

A principios de noviembre, el presidente de EEUU afirmó en Miami, en un acto con miembros de la disidencia cubana, que ha empezado a ver cambios en Cuba y que su país necesita ser creativo e imaginativo en sus relaciones con la isla.

Kerry sale en defensa de Obama 

Según Dori Toribio, el ala conservadora de los demócratas en el Congreso teme que el último gesto de Obama les cueste votos entre el electorado cubano-americano.

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, tuvo que defender a Obama en el mismo Congreso el martes, ante la intervención de la presidenta del Comité de Asuntos Exteriores, Ileana Ros-Lehtinen (republicana por Florida).

"Señor secretario - dijo la congresista - algunas veces un apretón de manos es solo eso, pero cuando el líder del mundo libre da la mano a un dictador sangriento y sin escrúpulos como Raúl Castro, entonces se convierte en un golpe de propaganda para el tirano".

Kerry contestó que Obama "no había elegido quién acudiría" al memorial. "Les insto a leer el discurso del presidente (...) En su discurso, dijo que urgimos a los líderes a honrar la lucha de Mandela por la libertad respetando los derechos humanos básicos de sus pueblos".

Reacciones encontradas en Cuba

Mientras tanto, en la isla el gesto fue recibido como una señal alentadora para las relaciones entre ambos países, aunque no faltaron opiniones escépticas.

"¡Ver para creer! Quisiera poder leer la mente para ver qué se les cruzó por la cabeza a ambos mandatarios al verse", comentó un internauta en Cubadebate, web oficial cubana que resaltó el "furor" que causó el apretón de manos en las redes sociales.

Al expreso político José Daniel Ferrer, líder de la ilegal Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), le parece positivo el saludo pero pide a Raúl Castro que respete a los disidentes.

"Ojalá que Raúl Castro diese también algún síntoma de que quiere comportarse civilizadamente con los demócratas cubanos y dialogar con ellos. Nos gustaría que abogase como Mandela por el respeto a los derechos humanos", declaró Ferrer a Efe.

Precisamente este pasado martes la oposición interna cubana denunció actos de represión con motivo del Día Internacional de los Derechos Humanos.

La líder del grupo disidente Damas de Blanco, Berta Soler, aseguró a la agencia Efe que habían sufrido más de 130 detenciones en el país, 80 de ellas en La Habana.

En la capital, la Policía desalojó a las activistas cuando intentaban iniciar una caminata de protesta, mientras partidarios del Gobierno las insultaban.

También Estado de Sats, un foro crítico liderado por el matemático Antonio González-Rodiles, organizó una actividad de debate sobre derechos humanos en su casa, situada en una avenida del barrio habanero de Miramar. La Policía cortó la avenida al tráfico.

Noticias

anterior siguiente