Enlaces accesibilidad

Bruselas multa con 1.712 millones a ocho bancos internacionales por manipular el líbor y el euríbor

  • La Comisión Europea considera probado que operaron en varios cárteles
  • Manipularon índices, distorsionaron precios e intercambiaron información
  • Esas tasas interbancarias referencian préstamos, hipotecas y derivados
  • Dos de los sancionados, Barclays y UBS, denunciaron y no pagarán multa
  • Es la multa más alta a un solo sector impuesta en la historia de la UE

Por
Bruselas multa con 1.712 millones a ocho bancos internacionales por manipular el líbor y el euríbor

La Comisión Europea ha multado con más de 1.712 millones de euros a ocho entidades financieras internacionales al considerar probado que operaron en varios cárteles al coordinarse para modificar los precios de derivados financieros, para lo que manipularon tasas interbancarias como el líbor y el euríbor, que también sirven de referencia para préstamos e hipotecas en todo el mundo valorados en miles de millones de euros. Esta sanción es la máxima fijada en un sector por la institución europea y, entre los multados, están bancos como el Deutsche Bank, JP Morgan, Citigroup o Société Générale.

El Ejecutivo comunitario ha subrayado que las operaciones coordinadas entre los bancos no solo sirvieron para manipular los índices de referencia, sino que "distorsionaron el curso normal de la fijación de precios en derivados" referenciados en euros y yenes, e incluyeron el "intercambio de información confidencial" con el objetivo de perjudicar a competidores.

El comisario europeo responsable de Competencia, Joaquín Almunia, ha destacado que lo elevado de las multas busca servir de aviso para evitar que vuelvan a repetirse este tipo de prácticas que afectan a "miles y miles de usuarios financieros".

Almunia: se ha castigado a los que han formado cárteles que afectan a miles de usuarios

Los derivados son productos financieros complejos (como los swaps, los futuros o las opciones) usados por bancos y empresas para gestionar el riesgo al que están expuestos por las fluctuaciones en los tipos de interés que pagan para financiarse. El valor de esos productos deriva de los índices interbancarios (euríbor, líbor y tíbor) fijados en cada momento, de ahí que para influir en los derivados se manipularan las tasas interbancarias.

En teoría, los índices interbancarios deben reflejar el coste que pagan los bancos cuando solicitan financiación a otras entidades. Por eso, hasta ahora, se obtenían de hacer una media entre los datos diarios proporcionados por los bancos seleccionados para cada una de esas tasas. Esos datos no estaban hasta ahora respaldados por operaciones, sino que se confiaba en lo que dijese cada entidad.

Según ha explicado el comisario responsable de Competencia, Joaquín Almunia, cuatro de las entidades investigadas (Deutsche Bank, Barclays, Société Générale y Royal Bank of Scotland, RBS) participaron en un cártel que actuó en derivados referenciados en euros entre septiembre de 2005 y mayo de 2008. La investigación -que comenzó en octubre de 2011- sigue abierta en este caso para otras dos entidades: Crédit Agricole y JP Morgan.

Por otro lado, otras seis (Deutsche Bank, RBS, JP Morgan, UBS, Citigroup y el operador bursátil RP Martin) participaron en uno o varios cárteles bilaterales para modificar derivados referenciados en la divisa japonesa en momentos puntuales entre 200 7 y 2010.

Además, dos de las entidades multadas, Deutsche Bank y RBS, participaron en cárteles de ambas divisas, según ha destacado Almunia.

Las sanciones más altas para Deutsche Bank y Société Générale

Barclays y UBS, que participaron en los cárteles, no pagarán ninguna sanción porque el británico reveló la existencia de coordinación sobre los productos referenciados en euros, mientras que la entidad suiza descubrió esas maniobras respecto a los derivados referenciados en yenes. La multa suspendida a Barclays es de 690 millones de euros y la de UBS, de 2,5 millones.

El resto de las entidades sancionadas también verán reducidas sus multas por haber cooperado en la investigación y haber alcanzado acuerdos para cerrar el caso con la Comisión.

Así, el banco que pagará sanciones más elevadas es Deutsche Bank (725,4 millones de euros), sobre el que este miércoles también se ha sabido que está siendo investigado por la autoridad supervisora alemana por supuestas manipulaciones en el mercado de divisas.

Deustche Bank recibe la multa más alta de Bruselas por la manipulación del euríbor y el líbor

Por detrás del alemán aparece Société Générale (445,8 millones) y RBS (391 millones). Las multas para los dos estadounidenses son de 79,9 millones para JP Morgan y 70 millones para Citigroup, mientras que RP Martin abonará 247.000 euros. A Citigroup se le anula otros 55 millones de multa por su participación en uno de los cárteles por haberlo denunciado.

Estas multas se suman a las impuestas a las entidades implicadas en sus respectivos países de origen y en el mayor centro financiero europeo,Reino Unido. Según un informe de Morgan Stanley, esas sanciones y compensaciones a inversores que se impondrán a los bancos internacionales implicados en la manipulación de líbor y el euríbor pueden alcanzar los 22.000 millones de dólares (cerca de 18.000 millones de euros), unos cálculos que no incluían ni la multa de la Comisión Europea ni la que pueda imponer finalmente EE.UU., que también mantiene abierta una investigación sobre este caso.

Cambios en la elaboración de los índices

Las denuncias de manipulaciones de esas tasas de referencia llevaron a los dos organismos europeos que supervisan la banca -la Autoridad Europea Bancaria (AEB) y la Autoridad Europea de Mercados y Valores (ESMA, por sus siglas en inglés)- a exigir en enero de este año a la patronal bancaria europea que redefiniera de inmediato el proceso de elaboración del euríbor para que este índice sea "transparente y fiable", ya que en su evaluación del actual mecanismo hallaron "significativas debilidades e insuficiencias".

Además, el pasado septiembre, la Comisión Europea hizo pública su propuesta para imponer una supervisión europea sobre los índices de referencia de importancia "crítica", como el líbor o el euríbor, y multar a quienes los manipulen.

"Los índices de referencia pasarán a ser una actividad regulada y será, por tanto supervisada", explicó hace dos meses el Ejecutivo comunitario, que indicó que su regulación se extendería sobre los índices de referencia "críticos" para más de un Estado miembro o que implican a suministradores de datos y a usuarios en más de un país miembro -el caso del líbor y el euríbor- y también sobre índices de referencia para materias primas como el oro, el gas o el petróleo.

En el caso de los primeros, el control estará en manos de un "colegio de supervisores nacionales" en el que estará presente la ESMA, que tendrá la última palabra cuando haya desacuerdos respecto a la supervisión de los índices de referencia, de manera que sus decisiones serán de obligado cumplimiento.

Noticias

anterior siguiente