Enlaces accesibilidad

La NASA desiste de poner de nuevo en funcionamiento el telescopio espacial Kepler

  • Su misión es detectar planetas en órbita alrededor de otras estrellas
  • Lleva parado desde mayo de 2013 por el fallo de su sistema de estabilización
  • Todos los demás sistemas de a bordo funcionan correctamente

Por
Las ruedas de reacción del Kepler son los cilindros negros que se ven en esta imagen
Las ruedas de reacción del Kepler son los cilindros negros que se ven en esta imagen. Ball Aerospace

El telescopio espacial Kepler lleva sin hacer observaciones desde finales del pasado mes de mayo debido al fallo de la segunda de las cuatro ruedas de reacción que tiene y que sirven para mantenerlo estabilizado.

Esto es debido a que para poder llevar a cabo su misión de localizar planetas en órbita alrededor de otras estrellas las observa fijamente con sus sensores para así poder detectar la pequeña disminución en su brillo que provoca cuando un planeta pasa por delante de ellas, y para poder hacer esto necesita estar completamente estabilizado.

Basta con que funcionen tres de las cuatro ruedas de reacción para estabilizar el Kepler, pero una ya había fallado en enero de 2012, así que el fallo de la segunda lo dejó fuera de combate.

De todos modos, como el resto de los sistemas de a bordo funciona correctamente, la NASA decidió llevar a cabo unas pruebas para ver si era posible poner esas ruedas de reacción de nuevo en marcha y así seguir usando el Kepler en alguna medida.

Demasiada fricción

Lo intentaron primero con la número 4, la última en fallar, y en un principio solo consiguieron que girara en el sentido contrario a las agujas del reloj, aunque unas pruebas posteriores consiguieron hacerla girar en los dos sentidos.

La número 2, por su parte, sí respondió desde el princpio a las órdenes para girar tanto en el sentido de las agujas del reloj como en el contrario.

Pero al final las pruebas realizadas muestran mucha más fricción de la normal al girar y menos precisión a la hora de funcionar de la necesaria, por lo que la agencia ha anunciado finalmente que deja de intentar la recuperación total del Kepler.

Una opción que podría caber a partir de ahora es la de activar las ruedas estropeadas para llevar a cabo observaciones puntuales de estrellas alrededor de las cuales ya se han detectado planetas para refinar estas observaciones, pues así bastaría con que las ruedas funcionaran unas horas mientras se realizan esas nuevas observaciones.

Pero en cualquier caso es un modo de funcionamiento cuya viabilidad habría que comprobar todavía en las próximas semanas.

Misión cumplida

En cualquier caso, no hay que olvidar que el Kepler ha estado en funcionamiento durante tres años y medio, un año y medio más de lo previsto inicialmente, y que durante este tiempo ha localizado 3.277 candidatos a planetas extrasolares, de los que ya se han confirmado 135, en órbita alrededor de las aproximadamente 150.000 estrellas que observaba.

Además, quedan aún años de análisis de los datos ya obtenidos, en los que pueden quedar todavía escondidos algunos planetas no detectados.

En cualquier caso, la NASA trabaja ya en el lanzamiento de un nuevo cazador de planetas, el TESS, el Transiting Exoplanet Survey Satellite.

TESS es otro observatorio espacial muy similar al Kepler que usará el mismo método de detección, pero que al usar tecnología más moderna será más sensible que este.

Noticias

anterior siguiente