Enlaces accesibilidad

Hallan miles de petrograbados de 6.000 años de antigüedad en México

  • Han identificado unas 500 piedras grabadas con alrededor de 8.000 figuras
  • Indican que en la zona se fabricaban herramientas para la supervivencia

Por
 Petroglifos de 6.000 años de antiguedad sobre las rocas en el yacimiento de Narigua, en las colinas del sur de Coahuila, México.
Petroglifos de 6.000 años de antiguedad sobre las rocas en el yacimiento de Narigua, en las colinas del sur de Coahuila, México. REUTERS

Un equipo de arqueólogos mexicanos han identificado unas 500 piedras grabadas con alrededor de 8.000 figuras, posiblemente elaboradas hace 6.000 años, en el sitio de Narigua del norteño estado mexicano de Coahuila, según ha informado este martes el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Narigua, el yacimiento arqueológico con mayor cantidad de petrograbados hasta ahora identificados en Coahuila, está siendo acondicionado actualmente por el INAH para convertirlo en la primera zona arqueológica abierta al público.

Indican que en la zona se fabricaban herramientas hace 6.000 años

Los petrograbados se distribuyen en diferentes puntos de la sierra del sur del estado y están relacionados con campamentos de antiguos cazadores-recolectores en los que se han encontrado fogones y desechos de talla en lítica, así como algunas puntas de flecha.

Los materiales líticos descubiertos en Narigua son indicadores de que allí antiguos grupos fabricaron herramientas utilizadas para sobrevivir, según ha explicado el arqueólogo Gerardo Rivas, quien encabeza una serie de trabajos para la conservación del yacimiento.

Las chozas en estos campamentos eran de materiales perecederos y en muchos casos transportables, por lo que es difícil encontrar sus señales en el paisaje.

Esa es la razón por la que son los fogones (hornos para cocinar y mantener el calor en temporadas frías) el rasgo más visible en la actualidad, según ha explicado el INAH.

Servían para rituales de iniciación, de cacería o dedicados al cosmos.

Rivas ha explicado que las características de los petrograbados varían de un lugar a otro; en algunos predominan cuentas de puntos y círculos concéntricos, aunque hay otro tipo que consiste en combinaciones de líneas rectas, onduladas y quebradas. En ciertas rocas hay representaciones de huellas de venado, según ha señalado.

Se calcula que estas imágenes podrían tener 6.000 años de antigüedad, con base en estudios de sitios semejantes como Boca de Potrerillos, en el estado de Nuevo León.
Por comparación con otros yacimientos y con base en distintas investigaciones entre los pueblos indígenas que sobrevivieron hasta épocas recientes, se sabe que este tipo de expresiones gráfico-rupestres formaron parte de rituales de iniciación, de cacería del venado, o dedicados al cosmos.

Noticias

anterior siguiente