Enlaces accesibilidad

La nave ATV-4, lista para un nuevo lanzamiento de suministros a la Estación Espacial Internacional

  • El Albert Einstein llevará 6,6 toneladas de carga
  • Terminará su misión desintegrado en la atmósfera, con materiales innecesarios en la EII
  • Es el penúltimo que está previsto lanzar

Por
Un técnico de la Agencia Espacial Europea durante el proceso de carga del ATV-4.
Un técnico de la Agencia Espacial Europea durante el proceso de carga del ATV-4. ESA

Todo está preparado en el Puerto Espacial Europeo de Kourou para el lanzamiento del cuarto Vehículo de Transferencia Automatizado de la Agencia Espacial Europea rumbo a la Estación Espacial Internacional (EEI), previsto para esta noche a las 23:52, hora de España.

Los ATV son la aportación europea a la flotilla de vehículos de carga que se encargan de llevar suministros periódicamente a la EII, algo fundamental de cara a mantenerla permanentemente tripulada como lo ha estado desde desde noviembre de 2000.

El ATV-4, bautizado como Albert Einstein, despegará a bordo de un Ariane 5 ES, que con una masa de 20.235 kilos al despegue se convertirá en la nave espacial más pesada jamás lanzada por la ESA.

El Albert Einstein, por su parte, será el ATV que más carga seca lleve de los cuatro lanzados hasta ahora, aunque el récord absoluto de peso lo tiene el ATV-2 Johannes Kepler, que llevaba menos carga en su compartimento interno pero más en forma de combustible, agua y oxígeno.

Suministros variados

Así, el ATV-4 lleva a bordo 860 kilos de combustible para los motores del segmento ruso de la EII, 564 kilos de agua, también para el segmento ruso, 66 kilos de aire y 33 de oxígeno, y 2.580 kilos de combustible para sus propios motores, que se utilizarán tanto para llevarlo hasta la EII como para llevar a cabo varias maniobras de elevación de la órbita de la Estación.

Estas maniobras hay que hacerlas periódicamente pues de otro modo la fricción de la atmósfera, muy reducida pero aún presente a la altura a la que está la EII, terminaría por hacerla caer a la atmósfera.

Una nota curiosa acerca del diseño de la Estación es que en su momento los Estados Unidos y Rusia no fueron capaces de ponerse de acuerdo en qué tipo de tratamiento desinfectante a la que la someten, de tal forma que el agua destinada para un segmento no es intercambiable con la del otro, aunque a la hora de la verdad los tripulantes puedan beber cualquiera de las dos.

En cuanto a los 2.480 kilos de carga seca que viajan en el compartimento presurizado de carga del Albert Einstein, estos incluyen equipos científicos, repuestos, comida y ropa para los astronautas.

Dentro de la comida, aparte de las raciones estándar que se envían por sistema a la Estación van también aquellos platos y especialidades encargadas especialmente por cada uno de los astronautas para darle un poco más de variedad a su dieta y adaptarla, en la medida de lo posible, a sus gustos.

Como repuestos viajan a bordo una nueva bomba de agua para el módulo Columbus, que con 80 kilos es uno de los elementos más pesados que van a bordo, nuevas máscaras de gas para reponer a las que ya hay a bordo y que van a caducar, o una nueva antena GPS para el módulo japonés Kibo, ya que al ser la EII un proyecto en el que colaboran varios países los lanzamientos de carga también son multinacionales independientemente de quien haya fabricado la nave que lo realice.

Sin intervención manual

Si todo va según lo previsto, una hora y cuatro minutos después del lanzamiento el Albert Einstein se separará de su lanzador para dar comienzo a diez días de pruebas y ajuste de su órbita que lo llevarán a atracar en la EII el 15 de junio.

Los ATV, igual que las Progress rusas, son las dos únicas naves de carga de las que vuelan a la Estación que son capaces de atracar en esta por sus propios medios, algo en lo que juegan un papel importante unos equipos fabricados por Crisa, una empresa española especializada en equipos electrónicos para satélites y lanzadores.

En este caso se trata de los equipos que procesan y formatean los telecomandos y la telemetría durante la maniobra de aproximación y acople del ATV a la Estación, aunque Luca Parmitano, recién incorporado a la tripulación de la EII, estará supervisando todo el proceso para, en caso de ser necesario, tomar el control manual.

Planes de futuro

A pesar del éxito de los ATV, que hasta la fecha han llevado a cabo tres misiones impecables, el Albert Einstein es el penúltimo que está previsto lanzar.

La producción terminará con el Georges Lemaître, cuyo lanzamiento está previsto para junio de 2014, aunque la experiencia adquirida con los ATV será utilizada en el diseño y construcción del módulo de servicio del MPCV, la próxima nave tripulada de la NASA.

Noticias

anterior siguiente