Enlaces accesibilidad

La Agencia Espacial Europea construirá gran parte de la próxima nave tripulada de la NASA

  • El módulo de servicio se encarga de la propulsión y del soporte vital
  • Estará basado en los cargueros espaciales de la ESA
  • Su primer lanzamiento está previsto para 2017

Por
La próxima nave tripulada de la NASA será construida en gran parte por la AEE. orionasteroide

Tal y como estaba previsto después de la reunión de los ministros correspondientes de los países miembros de la Agencia Espacial Europea, la NASA y la ESA acaban de confirmar que la ESA se encargará de la construcción del módulo de servicio de la próxima nave tripulada de la NASA.

La tarea del módulo de servicio será la de proporcionarle propulsión, energía eléctrica, y control de la temperatura, así como agua y aire para los cuatro tripulantes al Multi-Purpose Crew Vehicle, el Vehículo para Tripulaciones de Propósito Múltiple, que es ahora la denominación oficial de la cápsula tripulada del programa extinto programa Constelación.

La NASA tiene programado un primer lanzamiento de prueba para el MPCV propiamente dicha para 2014, y si todo va bien en este quiere hacer un lanzamiento de la cápsula ya completa con su módulo de servicio, pero aun sin tripulantes, en 2017, por lo que la Agencia Espacial Europea tiene sólo hasta 2016 para entregar este terminado y listo para funcionar.

Tirando de la experiencia previa

Hablando de naves espaciales esto sería poco tiempo, pero la ESA juega con la ventaja de que no va a partir de cero con el diseño de este módulo de servicio, sino que se basará en los Vehículos de Transferencia Automatizados, más conocidos como ATV, los cargueros espaciales que usa para enviar suministros a la Estación Espacial Internacional.

Estos llevan hasta ahora tres misiones completadas sin ningún tipo de problema, y aún quedan dos por lanzar para terminar el programa, uno en febrero de 2013 y otro en 2014, lo que permitirá a la ESA adquirir más experiencia con ellos.

Así, el módulo de servicio del MPCV será una versión especie de recortada de los ATV, de la que se habrá eliminado la bodega de carga, con lo que medirá unos 2,7 metros de largo, aproximadamente la mitad que un ATV, y conservará su ancho de aproximadamente 4,5 metros.

Además, desde hace varios años ya se habían llevado a cabo varios estudios por si alguna vez se llegara a diseñar una versión tripulada de los ATV, con lo que algo del trabajo ya está avanzado.

El nuevo módulo de servicio incorporará unos nuevos paneles solares, desplegables igual que los de los ATV, pero más efectivos, y para propulsar al MPCV hasta su destino una vez colocada en órbita incorporará un motor de los que la NASA utilizaba en los transbordadores espaciales.

Serán ocho motores más pequeños, los que ya incorporan los ATV o una versión algo más avanzada de estos, los que se encarguen de traer de vuelta a la cápsula al final de la misión.

El control de actitud para controlar qué parte de ella está orientada al Sol y así mantenerla a una temperatura razonable o para que apunte a donde tenga que apuntar durante su misión será cosa de hasta 20 motores de maniobra más pequeños repartidos por su superficie.

Arreglando cuentas

El coste de desarrollo del primer módulo de servicio será asumido totalmente por la Agencia Espacial Europea, que saldará así los importes que le correspondería pagar por su participación en la Estación Espacial Internacional durante estos años, costes que en los últimos años venía pagando precisamente con el lanzamiento de los ATV rumbo a esta.

De todos modos, a más largo plazo, y suponiendo que el programa Orion no sea cancelado y que todo vaya bien con él, construir los módulos de servicio serviría también para que la ESA se pudiera asegurar la presencia de alguno de sus astronautas en alguna misión más allá de la órbita de la Tierra, un tipo de misión que hace muchos años que no vemos.

Noticias

anterior siguiente