Enlaces accesibilidad

El Gobierno turco pide perdón y muestra disposición a dialogar con los manifestantes

  • El vice primer ministro pide que cesen las manifestaciones
  • Critica la cobertura de la prensa extranjera
  • Afirma que los manifestantes "reciben órdenes" a través de las redes sociales

Por
Dos muertos en Turquía mientras las protestas continúan

El viceprimer ministro turco, Bülent Arinç, ha pedido perdón a los manifestantes heridos en las protestas de los últimos días en Turquía y ha mostrado su disposición a reunirse con los organizadores de la acampada para salvar el parque de Estambul, que originó los disturbios.

El viceprimer ministro sustiuye como jefe del Gobierno al primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, quien se encuentra de gira en el Magreb.

"Es necesario comunicarse claramente y disipar la confusión de las mentes de la gente. En línea con esto, hoy nos reuniremos con las asociaciones y representantes de los que presentaron la denuncia, para conocer sus puntos de vista", ha dicho Arinç en rueda de prensa.

Arinç ha pedido también que las manifestaciones concluyan este mismo martes. "Estamos abiertos a todas las reacciones pero no debe haber violencia. La reacción de la gente en el parque fue legítima y justa, pero esta reacción legítima fue utilizada con abuso por grupos marginales ilegales", ha asegurado el viceprimer ministro turco.

"Estas cosas han pasado en España"

Por otra parte, y según informa Efe, Arinç ha reprochado a la prensa extranjera por comparar "intencionadamente" lo sucedido estos días con la "primavera árabe". "¿Por qué no lo comparan con la ocupación de Wall Street? ¿Cómo se comportó la Policía allí? Estas cosas han pasado en España, Grecia, Reino Unido e Italia, donde la Policía ha actuado de forma similar", ha señalado Arinç.

El primer ministro ha asegurado que las reacciones de condena en el exterior se deben al malestar que sienten con el Gobierno del Partido de Desarrollo y Justicia (AKP, islamista). "Los países extranjeros hacen eso para debilitar el poder de Turquía y su éxito económico", ha dicho Arinç, siguiendo la línea iniciada por Erdogan, quien el lunes apuntó a influencias externas en las protestas.

El viceprimer ministro ha afirmado que muchos manifestantes "reciben órdenes" a través de plataformas como Twitter en Estados Unidos. "Ellos son responsables de esto. A través de los medios sociales de Internet se expanden mentiras, como que la Policía está usando gas naranja o gas sarín".

Las protestas que se originaron en la defensa del parque Gezi, en Estambul, para que no sea transformado en un centro comercial han degenerado en una oleada de enfrentamientos entre la Policía y opositores que piden la dimisión de Erdogan. Al menos dos personas han muerto en los enfrentamientos, y otras dos se encuentran en estado crítico.

La "huelga de advertencia"

Por su parte, la Confederación de Sindicatos de Trabajadores Públicos (KESK), una de las mayores organizaciones obreras de Turquía, concluirá este miércoles sus dos jornadas iniciadas este martes de huelga con marchas de protesta en las principales ciudades del país.

Los militantes de esta confederación han trabajado hasta el medio día de este martes, momento en el que han abandonado sus puestos y leído una declaración sobre los motivos para secundar la protesta por la violencia policial, ha explicado a Efe el secretario general del KESK, Ismail Hakki Tombul.

"Mañana, en todas las ciudades importantes de Turquía vamos a marchar hacia las plazas principales. En Estambul vamos a dirigirnos hacia la plaza de Taksim sobre las 13.00" hora local (12.00 en horario peninsular español), ha añadido, según la misma agencia.

Ni las autoridades turcas ni el sindicato han ofrecido, por el momento, datos sobre el seguimiento de la huelga, aunque la normalidad prevaleció en la vida pública turca. La "huelga de advertencia" anunciada por el sindicato el lunes en un comunicado ha sido justificada por "el estado de terror que se ha aplicado contra las multitudinarias protestas" de los últimos días. Esta confederación de sindicatos está formada por once organizaciones obreras y cuenta con más de 200.000 afiliados.

Noticias

anterior siguiente