Enlaces accesibilidad

Turquía y la guerrilla kurda intentan por tercera vez negociar un alto el fuego

  • Es la primera vez que el diálogo se hace público
  • Contactos entre el líder kurdo Abdullah Ocalan y el jefe de la inteligencia
  • Un diario turco asegura que se ha producido un principio de acuerdo

Por
Combatientes kurdos en la parte iraquí de las montañas de Qandil, en junio de 2007
Combatientes kurdos en la parte iraquí de las montañas de Qandil, en junio de 2007. AFP AFP PHOTO/SAFIN HAMED

El asesinato de tres activistas kurdas en Francia llega en un momento en el que Turquía negocia con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) sobre un posible alto el fuego.

Aunque no es la primera vez que ambas partes dialogan, hasta ahora siempre se había hecho en secreto. Tanto Estados Unidos como la Unión Europea y por supuesto Turquía consideran al PKK como una organización terrorista.

El propio primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, ha reconocido los contactos aunque ha limitado el alcance de las concesiones a las que está dispuesto su gobierno. Ya en noviembre, y tras una larga huelga de hambre de los presos kurdos, el ministro de Justicia reconoció que existía la posibilidad de abrir este proceso.

Erdogan afronta elecciones locales este año y presidenciales en 2014, por lo que un avance en la resolución del problema kurdo podría beneficiarle políticamente.

Dos intentos de negociación anteriores fracasaron, como recuerda la agencia Efe. El primero, en 2009, cuando un grupo de guerrilleros se entregó en señal de buena voluntad. La reacción de la población kurda, que les recibió como héroes, provocó que el gobierno de Ankara cediera a los sectores más nacionalistas y cancelara el diálogo.

Posteriormente, en septiembre de 2011, una filtración puso punto final a las negociaciones secretas entre el hoy jefe de los servicios secretos turcos, Hakan Fidan, y el fundador del PKK, Abdulá Ocalan, preso en Turquía desde 1999.

Reunión con Ocalan

En esta ocasión, las autoridades turcas han confirmado que Fidan se ha reunido con Ocalan en la cárcel de Imrali, cerca de Estambul.

"Reunirse con Ocalan es un paso correcto, es lógico y apropiado", ha declarado Selahattin Demirtas, líder del Partido de la Paz y la Democracia (BDP), el principal partido prokurdo en el parlamento. Diputados del BDP también han podido visitar a Ocalan en las últimas semanas.

Según el diario turco Radikal, las conversaciones habrían conducido ya a un principio de acuerdo sobre un proceso con cuatro fases: un cese inicial de las hostilidades; la retirada de los combatientes del PKK del territorio turco; el inicio de conversaciones de desarme y finalmente la entrega de las armas.

A cambio, siempre según Radikal, miles de detenidos acusados de relación con el PKK serían liberados, y la constitución sería reformada para incluir algunas de las reivindicaciones kurdas, incluyendo alguna forma de autonomía.

Ninguna entidad oficial ha confirmado la información del rotativo, que no revela sus fuentes.

Desde que el grupo se alzara en armas, en 1984, unas 40.000 personas han muerto. En 2012, 140 soldados y policías y más de 500 guerrilleros perecieron en el conflicto.

El pasado día 7 de enero se produjo el último incidente hasta el momento: 14 combatientes del PKK y un soldado turco murieron en el ataque contra un puesto fronterizo con Irak.

Noticias

anterior siguiente