Enlaces accesibilidad

Alemania advierte de que la troika está perdiendo la paciencia con Grecia

  • Atenas quiere flexibilizar los plazos para cumplir con las medidas de austeridad
  • Berlín cree que la experiencia con Grecia les obliga a ser escépticos

Por

El ministro federal alemán de Economía, el liberal Philipp Rösler, ha advertido este viernes de que la troika formada por la Comisión Europea (UE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) está perdiendo la paciencia con Grecia.

"Tengo la impresión de que la paciencia de la troika con Grecia se está acabando", ha señalado Rösler a la emisora pública Deutschlandfunk al comentar las exigencias de las autoridades helenas de alargar los plazos para su programa de ahorro.

El nuevo Gobierno de Atenas reclama de los acreedores ampliar a dos años las condiciones para cumplir las exigencias de ahorro por un volumen de 11.500 millones de euros para los años 2013 y 2014.

Las experiencias que hemos tenido nos obligan a ser escépticos

El titular alemán de Economía ha puesto además en duda la voluntad de reformas de las autoridades griegas al comentar: "Las experiencias que hemos tenido nos obligan a ser escépticos".

La troika ya ha expresado su rechazo a una modificación de las metas de ahorro y el portavoz del FMI, Gerry Rice, ha insistido en que la base de las discusiones son las objetivos del programa de ahorro acordado ya con el Gobierno de Atenas. 

Renegociación del plan de austeridad

Sin embargo, el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, sí ha reconocido la necesidad de renegociar con el nuevo Gobierno heleno las medidas de austeridad que conlleva el segundo plan de rescate al considerar que ha profundizado la recesión. 

"No tenemos derecho a provocar una crisis humanitaria en Grecia", destacó el líder del Eurogrupo al hacer referencia a las duras medidas de austeridad, como los recortes en servicios sociales, salarios públicos y pensiones, que se han aplicado.

Juncker plantea una flexibilización de los plazos ante la parálisis institucional del Gobierno heleno en los últimos meses, aunque el contenido de las reformas no se cambie.

Noticias

anterior siguiente