Enlaces accesibilidad

Wikileaks desvela la existencia de una 'CIA en la sombra' financiada por países occidentales

  • Assange acusa a Stratfor de usar el soborno para obtener información
  • La empresa privada está en gran parte al servicio de Estados Unidos

Por
Wikileaks desvela la existencia de una 'CIA en la sombra' financiada por países occidentales

Wikileaks vuelve a la carga. La organización de Julian Assange ha hecho públicos millones de correos electrónicos internos de Stratfor, una empresa privada conocida como "la CIA en la sombra", financiada en gran parte con dinero público de los países occidentales.

Assange ha denunciado en rueda de prensa en Londres la falta de control sobre Stratfor, a la que ha acusado de recurrir al soborno para obtener información secreta con fines económicos.

Según la información divulgada por WikiLeaks, esa organización de seguridad -con sede en Texas (EEUU)- trabaja con servicios secretos, embajadas y diversas empresas multinacionales.

Assange, quien actualmente está en libertad condicional pendiente de una orden de extradición a Suecia, ha citado a "empresas petroleras, el Gobierno de EE.UU. y bancos" entre los clientes de Statfor, que ha calificado como "una organización de gran influencia".

"No solamente recoge información a través de sobornos sino que actúa sobre esa información", ha denunciado el periodista e informático australiano, que se ha quejado de la falta de control para "contrarrestar" el crecimiento de dicha organización.

Para entregar el dinero que paga por la información que recibe de todas partes del mundo, Straford lleva a cabo lo que ha denominado un "lavado de dinero" a través de tres canales: cuentas bancarias en Bahamas, Suiza y tres tarjetas de crédito, cuyos nombres no ha citado.

Estos correos, según los medios británicos, los obtuvo Wikileaks a través de los ciberactivistas de Anonymous, que el pasado diciembre atacaron la empresa de seguridad, aunque Assange no ha querido dar detalles de sus fuentes por ética periodística.

"Es nuestra política no especular sobre la fuente", ha puntualizado el fundador de Wikileaks, de 40 años de edad.

Naturaleza de la compañía

Al mismo tiempo, Assange ha considerado que los argumentos de Stratfor de que lleva a cabo sus actividades para proteger la seguridad de un país, en este caso EE.UU., no son ciertos porque, en realidad, lo hace para un sector específico de la economía.

También ha citado como ejemplo de los métodos para recopilar información el caso de una conversación entre un empleado de la empresa de seguridad y un israelí sobre el estado de salud del presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

"Tienes que controlarlo. Control significa control financiero, sexual o psicológico", explicaba el consejero delegado de la empresa, George Friedman, al analista Reva Bhalla el 6 de diciembre de 2011 en un mensaje que hacía referencia a un informador israelí y el estado de salud del presidente venezolano.

Una veintena de medios progresistas europeos, entre los que se encuentra la web de Público, han recogido en exclusiva esta noticia bomba después de haber tenido acceso a los más de cinco millones de correos electrónicos, cuyo contenido más interesante seguirán desvelando en próximas entregas.

Su jefe de internacional, Carlos Enrique Bayo, presente en la rueda de prensa de Assange, ha denunciado que la mayor parte del dinero que recibe Stratfor procede de fondos públicos a través de ministerios o militares, lo que demuestra que "no es una compañía periodística".

Estos miles de correos están fechados entre julio del 2004 y diciembre de 2011, y muestran detalles de la red de informantes de Stratfor, la estructura de salarios, así como los métodos psicológicos a la hora de obtener información.

La plataforma de Assange venía anunciando a través de su cuenta en la red social Twitter que iba a realizar una nueva megafiltración. Finalmente, a las 01.00 horas de este lunes Wikileaks ha sacado a la luz millones de correos internos de la citada compañia, fechados entre julio de 2004 y diciembre de 2011.

Wikileaks vuelve a la carga

En octubre de 2011, Julian Assange anunció en Londres que Wikileaks dejaba de publicar secretos oficiales por falta de financiación después del bloqueo impuesto por compañías como Visa, MasterCard, Western Union y PayPal, y liderado por Estados Unidos.

Un bloqueo arbitrario e ilegal ha acabado con el 95% de nuestros ingresos

"Desde el 7 de diciembre de 2010, un bloqueo financiero arbitrario e ilegal impuesto por Bank of America, Visa, Mastercard, PayPal y Western Union ha acabado con el 95% de nuestros ingresos", denunciaba entonces Assange.

Esta nueva megafiltración cobra especial importancia dada la difícil situación económica en la que se encuentra la organización. A esto, hay que sumar, además, la situación judicial de Assange.

El fundador de Wikileaks fue detenido en diciembre de 2010 en Londres en cumplimiento de la orden europea de detención internacional, emitida desde Suecia contra su persona, al haber sido acusado de delitos de agresión sexual supuestamente cometidos en agosto de ese mismo año.

Sin embargo, Assange siempre ha defendido que todo se trata de una maniobra para desprestigiarle y acabar extraditándole a Estados Unidos.

Tras más de un año de calvario judicial, Assange sigue en Londres, donde a principios de este mismo mes su defensa recurría ante el Tribunal Supremo británico --la máxima instancia judicial del Reino Unido-- su extradición a Suecia, en otro intento más de frenar este proceso.

Noticias

anterior siguiente