Enlaces accesibilidad

Carreras de cientos de periodistas, candidatos escuetos y debates paralelos

  • Declaraciones de los candidatos muy breves a la entrada y a la salida
  • Rajoy y Rubalcaba han charlado unos minutos antes del debate, ya sentados
  • La prensa ha abierto sus debates paralelos. El principal, el 'lapsus' de Rajoy

Por
Reacciones del resto de los partidos al cara a cara

Desde primera hora de la tarde la expectación ha sido máxima en el Palacio de Congresos de Madrid (Ifema) ante el debate electoral entre los candidatos del PSOE y del PP, Alfredo Pérez Rubalcaba y Mariano Rajoy.

Platós de televisión improvisados, pruebas de luces y sonido, directos, fotografías...700 redactores y reporteros gráficos estaban acreditados y claro, con tanta gente pendiente de solo dos personas, los codazos no han faltado. Agencias internacionales, incluso una china, las televisiones portuguesa e italiana y medios venidos de todos los puntos de España. No había sitio para tanta prensa.

'Ya llegan, ya llegan', ha gritado todo el mundo. Por fin llegaba la hora y los candidatos han hecho su entrada al Palacio de Congresos. Unos minutos antes de lo previsto, minutos antes de las 21:00, ha llegado Mariano Rajoy directamente desde su casa, donde había estado preparando el cara a cara, y acompañado de su equipo. 

"¿Nervioso señor Rajoy?", le ha preguntado la prensa. "Bien, muy bien", ha dicho a los periodistas, ávidos de declaraciones más extensas. Más escueto ha sido aún Alfredo Pérez Rubalcaba que no ha dicho nada en el photocall inicial. 

Han coincidido los dos en el color de corbata: azul. Traje gris marengo, Rajoy; y azul, Rubalcaba.

Al salir del debate, imagen repetida. Primero ha salido Rajoy, pasada ya la medianoche y, minutos después, Rubalcaba. Muchas preguntas para pocas respuestas. Rajoy ha dicho estar "muy contento" y Rubalcaba, "satisfecho y tranquilo".

"No le suelte la mano, señor Rubalcaba"

Solo han posado juntos los dos en el plató del debate junto al moderador, Manuel Campo Vidal. Un buen rato han tenido que estar con las manos unidas ambos candidatos ante la insistencia de los reporteros gráficos. "No le suelte la mano, señor Rubalcaba", "mire aquí, señor Rajoy", han gritado los fotógrafos, cuya carrera para acceder a la sala ha sido literalmente peligrosa.

Tras el posado, el moderador les ha invitado a sentarse en la mesa: Rubalcaba, a la izquierda y Rajoy, a la derecha. Han intercambiado un par de frases que nadie ha oido. Campo Vidal ha contado después que han hablado de fútbol, tema recurrente entre el 'popular' y el socialista, amantes de este deporte y sobre todo, del Real Madrid.

Antes de salir los candidatos a escena, el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, y el socialista Óscar López, del equipo de campaña de Rubalcaba, han tenido sus minutos de gloria. Ambos han salido al plató y han depositado en las sillas de los candidatos los papeles, notas y gráficos que posteriormente han utilizado durante el debate.

Todos los que esperaban a Rajoy y a Rubalcaba han pensado, al abrirse las puertas, que eran los candidatos y su entrada ha causado un gran revuelo entre los gráficos. Falsa alarma. No eran los protagonistas pero se han llevado unos cuantos 'flashazos'.

Debate entre los candidatos y también entre la prensa

Por fin ha comenzado el debate, el único cara a cara de los dos candidatos en esta campaña electoral. Concentración y silencio en las salas habilitadas para la prensa que han seguido por pantallas gigantes el cara a cara.

Durante el debate no ha habido acceso alguno a las salas donde estaban los asesores y colaboradores de los candidatos y menos aún al plató. Aunque algunos de ellos no han sido capaces de esperar al fin del encuentro electoral y en internet ya se podían leer sus opiniones.

El silencio se ha roto la primera vez que Rajoy ha confundido a Rubalcaba con Zapatero. Revuelo y risas han aliviado, en ese momento, cierto ambiente de tensión por tomar notas de todo lo que decían. Twitter echaba humo con el 'lapsus' del líder 'popular'.

La segunda vez que el candidato del PP se ha equivocado, confundiendo al candidato del PSOE con el presidente del Gobierno, ha comenzado el run-run y el debate ya no solo estaba en el plató. ¿Lapsus o estrategia? Debate abierto entre la prensa.

Se ha ido calentado del debate con reproches entre los candidatos y han comenzado los comentarios. "Está mejor Rubalcaba", han dicho unos. "¡Qué dices, mejor Rajoy!", otros.

Opiniones para todos los gustos, mientras algunos han mandado callar a los que tenían ganas de tertulia y distraían en la sala de prensa.

Como es tradicional en cada debate, la misma pregunta, al final.... ¿quién ha ganado? Nadie se ha puesto de acuerdo, como también es tradicional, pero sí han coincidido casi todos en que ha sido un debate más ágil por las interrupciones de un candidato y otro al discurso del contrario.

Noticias

anterior siguiente