Enlaces accesibilidad

IU estudia recurrir la reforma constitucional ante el TC y anuncia una movilización social

  • IU y Ciutadans solicitan que se celebre un referéndum para la reforma
  • Más de 32.000 personas piden en internet la celebración de una consulta
  • Josep Borrell cree que es un "sacrificio ritual" por "exigencia" de Angela Merkel
  • El diputado socialista Antonio Gutiérrez anuncia que votará en contra

Por

Izquierda Unida estudia recurrir ante el Tribunal Constitucional (TC) la reforma constitucional, propuesta por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero el pasado martes. Además solicitan la celebración de un referéndum y anuncian movilizaciones si este no es convocado para cambiar la Carta Magna.

El diputado de IU en el Congreso, Gaspar Llamazares, ha anunciado en Twitter este miércoles que va a presentar una enmienda a la totalidad, así como un recurso ante el TC. Fuentes de la formación han confirmado a RTVE.es que este último punto está en estudio porque "no está claro que pueda proceder un recurso de inconstitucionalidad".

En lo que sí insiste IU es en pedir un referéndum, para lo que intentará sumar a su propósito a más parlamentarios, ya que es necesario que lo reclame el 10%. A la petición de la consulta se han sumado ya más de 32.000 personas a través de internet; así como otras formaciones, como Ciutadans; y exdirigentes socialistas, como Josep Borrell.

En Twitter, Llamazares llama a la movilización democrática ante "el golpe sumarísimo" de mercados y bipartidismo al Estado social y a la voluntad popular, que, a su juicio, supone modificar la Constitución para introducir una limitación al déficit. Este martes, el diputado dijo que el cambio provocará "la amputación del Estado del bienestar" y destacó que, de no haber consulta, la Carta Magna pasará de ser "una Constitución de consenso a otra de derechas y ultraliberal".

Borrell no lo entiende y pide un referéndum

Por su parte, el expresidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell, ha dicho que no comparte tampoco la propuesta de fijar un tope de déficit en la Constitución y no entiende "qué ha cambiado" para que el Gobierno español plantee una medida que hasta ahora rechazaba y que, de aprobarse, espera que se someta a referéndum.

Borrell interpreta el cambio "radical" de postura como un "sacrificio ritual", más bien ante las "exigencias" de la canciller alemana, Angela Merkel, que ante los mercados, que no cree que se calmen con esto, porque lo que les preocupa es el crecimiento económico.

"Espero que al final el resultado del voto en el Parlamento, si se llega a producir, conduzca a la necesidad de un referéndum, y que los que no tenemos voto en el Parlamento, también podamos votar", ha apostillado en rueda de prensa en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), donde ha recalcado que si fuera diputado no votaría la reforma constitucional, porque "no se puede adoptar una medida de esta naturaleza aprisa y corriendo".

Voces socialistas

El diputado del Grupo Socialista por Madrid en el Congreso y ex secretario general de Comisiones Obreras, Antonio Gutiérrez, se ha mostrado especialmente crítico con la reforma de la Constitución.

De hecho, tiene decidido romper de nuevo la disciplina de grupo y votar en contra de la proposición de ley que se utilizará para cambiar la Carta Magna. "Estoy absolutamente convencido de que votaré en contra", anuncia a la vez que denuncia que un tema de "tanta envergadura" no haya sido objeto "del más mínimo debate" en el Grupo Socialista.

Por eso, considera que Zapatero no está "legitimado" para exigir apoyo a esa reforma a sus diputados y, aún recalcando que no es afiliado, ha llamado a una reflexión sobre esta circunstancia a sus compañeros del grupo.

"Yo me corresponsabilizo con aquello en lo que participo, eso es una regla de la democracia", apunta, a la vez que añade que proponer este tema "a tres semanas de que acabe la legislatura" sin ninguna "reflexión" es "un disparate" que atenta "contra a la conciencia individual de cada diputado con una mínima responsabilidad".

De la misma opinión se ha mostrado la corriente interna del PSOE Izquierda Socialista, que cree que la "reforma exprés" de la Constitución "en tres días" para introducir una regla de gasto de las administraciones es "una barbaridad" y pedirá que se abra una reflexión colectiva en el grupo parlamentario socialista sobre la necesidad de esta premura. Así lo ha explicado a Efe el diputado del PSOE por Granada, José Antonio Pérez Tapias.

El secretario general del PSOE extremeño, Guillermo Fernández Vara, ha declarado en Twitter lo siguiente: "A mí no me gusta santificar lo que los mercados defienden, pero un compromiso con la estabilidad fiscal asegura las políticas públicas".

Ciutadans pide un referéndum

Por su parte, el presidente de Ciutadans (C's), Albert Rivera, ha pedido en un comunicado que los españoles puedan decidir en una consulta por la "magnitud" del cambio en la Carta Magna.

C's reconoce que no es obligatorio, pero que "en un momento de falta de confianza en las instituciones y de recortes sociales, es fundamental que la mayoría de españoles den el visto bueno a esta medida". Sin este referéndum, solo se conseguirá "que los ciudadanos cuestionen aún más a los partidos", ha alertado Rivera.

El diputado del Parlamento catalán considera que introducir ese límite puede ser "necesario" para unificar el control sobre el déficit público, pero que lo deben adoptar todos los Estados miembros de la Unión Europea.

Más de 32.000 firmas por el referéndum

Mientras, la petición por Internet a los diputados para que la reforma de la Constitución que pretende introducir el déficit cero sea sometida a referéndum ha logrado en un sólo día más de 32.000 firmas de apoyo.

La petición ha sido puesta en marcha por el catedrático de Ciencias Políticas de la Universidad Pompeu Fabra, Vicenç Navarro. En ella llama a sus "amigos" del Movimiento 15M y a todos los demócratas a firmar una carta dirigida a los grupos parlamentarios para convencerles de la necesidad de un referéndum vinculante.

Noticias

anterior siguiente