Enlaces accesibilidad

'El caso Farewell': una de espías de la Guerra Fría

  • Los directores Emir Kusturica y Guillaume Canet protagonizan la cinta
  • Narra uno de los casos de espionaje más importantes del S.XX

Por

Tráiler de 'El caso Farewell', de christian Carion

FICHA TÉCNICA

Título Original: L'affaire Farewell
Género: Thriller
País: Francia
Duración: 113 min.
Año: 2009
Director: Christian Carion
Productores: Le Bureau, Nord-Ouest Productions, Pathé
Guionistas: Christian Carion, Serguei Kostine 
Reparto: Guillaume Canet, Emir Kusturica, Willem Dafoe, Diane Kruger, Ingeborga Dapkunaite, David Soul

Con casi dos años de retraso llega a España El caso Farewell -se estrenó en Francia en septiembre de 2009 y lo hará en España este 5 de agosto-, basada en una historia real de espionaje en la Guerra Fría que no es muy conocida pero que contribuyó a la caída definitiva del régimen soviético.

La película, dirigida por Christian Carion (Feliz Navidad, 2005), cuenta con el aliciente de ver juntos como protagonistas a otros dos grandes directores europeos, el serbio Emir Kusturica (dos veces ganador de la Palma de Oro de Cannes por Papá está en viaje de negocios (1985) y Underground (1995)) y el galo Guillaume Canet (No se lo digas a nadie, 2007, Pequeñas mentiras sin importancia, 2010). El reparto también incluye a un Willem Dafoe con un pequeño papel como jefe de la CIA.

La cinta francesa arranca en 1981, cuando el coronel de la KGB Grigoriev (Emil Kusturica), desencantado con el régimen de Brezhnev, se pone en contacto con un joven ingeniero francés en Moscú, Pierre Froment (Guillaume Canet), a quien le hace llegar documentos secretos. Esta información que contiene detalles sobre la red de espionaje que la Unión Soviética tiene desplegada en los países occidentales, cambiará el rumbo de la historia y se convertirá en el caso de espionaje más importante de la Guerra Fría.

Golpe mortal a la URSS

El que Ronald Reagan -interpretado en la película por Fred Ward- llegó a definir como "uno de los casos de espionaje más importantes del siglo XX", fue uno de los tres acontecimientos que dieron el "golpe mortal" al bloque soviético, según los especialistas en la Guerra Fría y tal como cuenta el director de la película, junto a la elección del Papa polaco Juan Pablo II en 1978 y la Guerra de Afganistán: "El 'Affaire Farawell' privó a Rusia de su última arma: el acopio de información de inteligencia, socavando definitivamente el sistema", cuenta Carion.

El desbaratar las redes de espionaje de la KGB en Occidente y la famosa amenaza lanzada por el presidente estadounidense del proyecto de la Guerra de las Galaxias acabó dando la puntada para la agonía de la URSS.

El cineasta francés da así la relevancia que merece la historia de Vladimir Vetrov, el nombre auténtico del coronel de la KGB que filtró la información, que marcó el devenir de las relaciones entre Francia y Estados Unidos, con dos recién nombrados presidentes, y que ayudó a disipar la falta de confianza que Reagan tenía en François Miterrand, un socialista que había puesto a varios comunistas en su Gobierno, interpretado por Philippe Magnan.

Precisamente el poder filmar a dos presidentes fue una de las cosas del proyecto que atrajo a Corian, que instó el cambio del guión de Eric Raynaud para darle una mayor dimensión política, ya que el cine francés, como ocurre con el español, no suele abordar figuras políticas auténticas con la libertad que lo hace el norteamericano. No obstante, el enfoque dado a Reagan -obsesionado en sus ratos libres con el visionado del western de John Ford El hombre que mató a Liberty Valance (1962), recordando sus tiempos de actor secundario hasta punto de que resulta casi ridículo- no ha gustado demasiado a la crítica norteamericana y, de hecho, a Carion le costó convencer a Ward de que hiciera el papel.

El espía del día a día

El cineasta francés orquesta muy bien la trama y ayuda a desmitificar la vida del espía, mostrando, con la ayuda inestimable de sus colegas convertidos en actores, el lado humano de Grigoriev y, sobre todo, de Froment, un ingeniero francés que trabaja para Thomson en Moscú que se ve convertido en espía de la noche a la mañana y tiene que mentir a su mujer.

Resultan divertidos sus métodos burdos de intercambiar información trascendental para la humanidad retratados por Carion -inolvidable el momento en que los documentos clasificados salen volando por la ventanilla del coche-, que contribuyen a humanizar a los protagonistas.

A esto también ayuda el hacer del coronel ruso un enamorado de la poesía de Léo Ferré o el que, a cambio de la información que suministra, en lugar de caer en la trampa capitalista de reclamar dinero, pida a Froment un "Walkman Johnny" ('Sony) y cassettes de "Keen" (Queen) para su hijo Igor -la escena de este, con los cascos puestos, cantando "We will rock you" a lo Freddy Mercury en medio del bosque es toda una premonición del destino de la URSS-. De hecho, Grigoriev sigue siendo un amante de los ideales comunistas, pero es consciente de que el sistema de Brezhnev no es lo que quiere para su hijo, su leit motiv para traicionar al régimen.

Un fiel retrato de Moscú sin Moscú

Uno de los mayores logros de El caso Farewell es su dirección artística y su fotografía, su recreación fidedigna del Moscú retro de la Guerra Fría. Y esto es aún de mayor valor si tenemos en cuenta que la película no tiene un solo plano rodado en Moscú, sino que se hicieron en Ucrania y Finlandia.

También destacan las actuaciones de Kusturica y Canet, el segundo más habituado que el primero a la actuación aunque ambos han ido compaginando el trabajo delante y detrás de la cámara, pese a la dificultad de los idiomas -la película está rodada en francés, inglés y ruso-. Aunque los méritos pueden ser en gran parte de Carion, que en su faceta de director de actores-directores consigue que no se noten las asperezas que Canet confiesa que hubo entre ambos protagonistas al principio.

Pese a que en la recta final la película flaquea y se acerca más a los thriller convencionales, en su mayor parte tiene un ritmo fluido y es un modo interesante de acercarse a una importante, y desconocida para el gran público, parte clave de la historia de la Guerra Fría.

Noticias

anterior siguiente