Enlaces accesibilidad

Desmantelan la tumba Rudolf Hess en Baviera para acabar con las peregrinaciones neonazis

  • Los restos serán incinerados y arrojados al mar
  • El lugarteniente de Hitler murió en 1987
  • Se había convertido en un lugar simbólico para la ultraderecha alemana

Ver además: Especial sobre la extrema derecha en Europa

Por
Desmantelan la tumba de Rudolf Hess

Las autoridades de la región alemana de Baviera han desmantelado la tumba de Rufols Hess, el lugarteniente de Adolf Hitler muerto en 1987, para acabar con las habituales peregrinaciones de militantes neonazis. Los restos mortales de Hess han sido retirados de la tumba, en la localidad de Wunsiedel, de acuerdo con su familia, según ha informado la parroquia local.

La acción se ha llevado a cabo durante la noche, coincidiendo con el 67 aniversario del fallido atentado contra Hitler el 20 de julio de 1944, cuando un grupo de oficiales encabezados por Claus Schenk von Stauffenberg intentó matar al dictador. La fecha se conmemora en Alemania como el símbolo de la resistencia contra Hitler. De acuerdo asimismo con la familia, los restos de Hess serán incinerados para posteriormente esparcir las cenizas en alta mar.

Centro de reunión neonazi

La tumba de Hess era lugar anual de peregrinaje para los neonazis, que le consideraban un mártir. Se concentraban allí con motivo del aniversario de su muerte, el 17 de agosto de 1987, o en otras ocasiones.

En 2005, el Parlamento federal (Bundestag) prohibió explícitamente toda concentración frente a la tumba, pero esta norma no consiguió evitar los actos de provocación de la ultraderecha. En septiembre de 2009, centenares de neonazis se concentraron en Wunsiedel para recordar al fallecido vicepresidente del Partido Nacional Democrático (NPD), Jürgen Rieder, quien en vida fue el organizador de los homenajes anuales a Hess.

En vista de que las concentraciones continuaban, las autoridades locales incentivaron las negociaciones entre la parroquia y la familia para el desmantelamiento de la tumba. El traslado de los restos debería haberse producido ya en 2007, por decisión entonces de la parroquia, que sin embargo accedió a postergarlo a la espera de que expirara el contrato de sepultura de la viuda del líder nazi.

El reo de Spandau

Rudolf Hess fue uno de los colaboradores más cercanos de Hitler, pero en 1941, en plena Segunda Guerra Mundial, saltó en paracaidas en solitario sobre Escocia, al parecer en un intento personal por llegar a algún entendimiento entre el Reino Unido y la Alemania nazi.

Los británicos le mantuvieron en la cárcel durante el resto del conflicto y en los juicios de Nuremberg, en 1946, fue condenado a cadena perpetua. Pasó 40 años en la cárcel de Spandau, donde llegó a ser el único reo. Fue encontrado ahorcado en su celda en 1987.

Hess expresó en vida su deseo de ser enterrado en Wunsiedel, donde reposaban los restos de sus padres.

Noticias

anterior siguiente