Enlaces accesibilidad

La carga policial contra los 'indignados' en la plaza Cataluña deja más de un centenar de heridos

  • Los acampados trataban de impedir trabajar a los equipos de limpieza
  • Los trabajadores pretendían limpiar de cara a la final de la Champions
  • Al menos 121 personas han resultado heridas, la mayoría de carácterleve
  • Y en Lleida, dos personas han sido detenidas tras el desalojo de la acampada

Por
La Plaza de Cataluña vuelve a estar llena de gente tras el desalojo de esta mañana

Al menos 121 personas han resultado heridas en los incidentes producidos en la plaza de Cataluña de Barcelona entre los Mossos d'Esquadra y los acampados del movimiento 15-M cuando los agentes intentaban despejar la zona para que los servicios de limpieza pudieran hacer su trabajo.

La mayoría de los heridos son de carácter leve, excepto dos, que presentan fracturas y que han tenido que ser trasladados a centros hospitalarios.

A las 7.00 horas, los Mossos han solicitado a los 'indignados' que se marcharan para que se pudiera limpiar la plaza de cara a las posibles celebraciones del sábado tras el final de la Champions League que enfrenta al Barça y al Manchester. Sin embargo, los manifestantes se han resistido primero de manera pacífica permaneciendo sentados en la plaza y con las manos en alto en señal de pacifismo

Los incidentes se han iniciado cuando algunos de los jóvenes concentrados han pinchado ruedas de los camiones de limpieza para impedir que abandonaran la plaza con los hornillos, mesas, sillas y demás utensilios y objetos que han ido acumulando los 'indignados' durante estos días de protesta, momento en que los Mossos han arremetido con dureza contra ellos para facilitar la salida de los camiones.

Hacia las 13.30 horas la situación parecía haberse ya tranquilizado tras la retirada de los Mossos d'Esquadra. Los 'indignados' se han organizado de nuevo en asambleas espotáneas y han vuelto a colocar las lonas, según informa la redactora de RTVE.es Vicky Bolaños. Unos 3.000 'indignados' han regresado al centro de la plaza Cataluña.

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha exonerado a su departamento de la carga policial en la acampada en Plaza de Catalunya, al explicar que son competencia del Consejero del Interior catalán. "No he visto ninguna imagen", ha defendido Rubalcaba, en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.

La "batalla campal"

"Parece una batalla campal. Han disparado bolas de goma contra las personas que estaban en el centro de Barcelona, indistintamente a 'indignados', simpatizantes o periodistas. Todo ha empezado cuando las personas que estaban en calles aledañas a la plaza Cataluña han entrado por la fuerza. Todos hemos empezado a correr. Vemos que hay mucha gente con heridas. La situación es muy caótica", informaba la redactora de RNE, Marga Esparza.

Los Mossos han actuado con porras y disparando salvas, a lo que la gente ha contestado con gritos de 'Esta es su democracia', con las manos en alto y aplaudiendo. Una vez dispersados han optado por volver a la plaza, haciéndose oír con el cántico 'El pueblo unido jamás será vencido'.

Algunos grupos aislados han resistido a la actuación de los Mossos cogiéndose entre ellos y agrupándose, a lo que los agentes han respondido dispersando con golpes de porra.

Pese a la resistencia pacífica durante toda la mañana, los agentes han recibido botellazos y al final también piedras mientras se retiraban de la plaza. Cuando han empezado a abandonar la plaza, algunos grupos de  policías han quedado rodeados por numerosos manifestantes que les ha  echado de la plaza gritándoles y abucheándoles.

Un mosso herido y seis personas trasladadas al hospital

Según fuentes del Sistema de Emergencias Médicas, entre las personas atendidas por los servicios sanitarios, que presentan en su mayoría contusiones aunque también algunas heridas abiertas, figura un mosso d'esquadra. De los 66 heridos, seis de ellos han sido trasladados al Hospital Clínico de Barcelona y al centro de atención primaria de la calle Manso para recibir las curas necesarias.

Alrededor de 200 personas han rechazado en asamblea retirarse temporalmente para permitir la limpieza y han propuesto a cambio que la policía abandone el lugar y permita a los simpatizantes que accedan a la zona, tras lo que ellos mismos han asegurado que limpiarán la plaza.

Los abogados Alex Solà y Lluïsa Domingo, asesores legales de los acampados, se habían reunido con los responsables del dispositivo de Guardia Urbana y Mossos d'Esquadra para llegar a un acuerdo y permitir la limpieza de la plaza sin el desalojo de los acampados, han informado asistentes a ese encuentro.

Limpiar la zona para la final de la Champions League

En el momento de la llegada de la policía, poco antes de las 7.00 horas de este viernes, en la plaza había cerca de 400 personas acampadas. Según informa la redactora de RNE Rosa de Diego, "les han dado 20 minutos para que recojan sus enseres. Pasados ese tiempo, los trabajadores municipales han empezado a limpiar la zona".

El objetivo era retirar todo tipo de objetos contundentes que pudieran ser peligrosos de cara a una celebración este sábado de la Champions League, entre el Barça y el Mánchester en Canaletes. No quieren que para este sábado quede en la plaza bombonas de butano, carpas, palos, neveras y otros objetos que los concentrados han ido acumulando desde que se inició la protesta.

Un portavoz de los Mossos d'Esquadra ha explicado que se ha instado a los acampados a que desalojasen momentáneamente la plaza para propiciar estos trabajos y a que, si permanecían, lo hicieran sólo con sus sacos de dormir, retirando las estructuras que pudieran entrañar algún peligro en el día del partido.

No se trata de un desalojo

El portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, ha asegurado este viernes que los 'indignados' podrán quedarse y continuar con su acción de protesta cuando se terminen las tareas de limpieza.

Según Homs, la situación "aconsejaba que entrara la brigada" por una cuestión de salubridad, tras 11 días de acampada, y también por motivos de seguridad de cara a una posible celebración de la final de la Champions League en la fuente de Canaletes.

En resumen, Homs ha justificado la operación policial, que han acordado con el Ayuntamiento, por "la suma de la Champions y la salubridad". "Tenemos que garantizar como Gobierno que las cosas se hagan de manera normal", ha puntualizado Homs, que ha resaltado que cree que la sociedad tiene que poder expresarse como crea oportuno. 

Por su parte, los Mossos d'Esquadra han insistido en que la operación no era un "desalojo", sino una cobertura de apoyo para limpiar la zona, y habían recomendado a los acampados que abandonaran la zona, principalmente durante el sábado por la noche, aunque no se les prohibiría regresar el domingo a la plaza de Cataluña.

También ha añadido que, en situaciones de potenciales disturbios callejeros, que pueden producirse en celebraciones deportivas como la de mañana en caso de victoria del F.C. Barcelona en la Champions, la policía retira habitualmente botellas y objetos de zonas acotadas, como es el caso de la Plaza de Cataluña.

Desalojo en Lleida

También en Lleida poco después de que los Mossos d'Esquadra hayan desmantelado la acampada del movimiento 15-M, decenas de jóvenes se han vuelto a concentrar en la plaza de Ricard Viñes, donde este viernes por la noche celebrarán una asamblea para decidir si continúan adelante con la protesta.

El desalojo ha concluido con dos personas detenidas, un hombre de mediana edad que ha intentado obstaculizar la operación policial y un joven que se ha tirado al suelo en medio de una rotonda que hay junto a la plaza, deteniendo el tráfico. Ambos fueron puesto en libertad con cargos este viernes al mediodía, tras prestar declaración en la comisaría de los Mossos d'Esquadra, según ha informado un portavoz de este cuerpo policial.

Según ha explicado a los medios de comunicación el delegado de la Generalitat en Lleida, Ramon Farré, esta operación policial, durante la que se han vivido momentos de tensión y forcejeo entre los agentes y los jóvenes que estaban en la plaza, tenía como único fin poder "higienizar y limpiar" este espacio público. Farré ha explicado que se ha solicitado a las personas congregadas que facilitasen la operación, pero que ha habido algunos jóvenes que "lo han complicado".

Esta actuación policial de "limpieza" ha empezado alrededor de las 07.00 horas por parte de medio centenar de agentes de los Mossos y la Urbana, que han procedido a retirar todo el material que formaba parte del campamento de los indignados. Pese a la resistencia de los jóvenes, los agentes han retirado carpas, sillas, mesas, cajas y demás material que los acampados tenían.

En la plaza había en esos momentos aproximadamente un centenar de jóvenes, que se han resistido a que los agentes se llevasen su material y han intentado atarse con cuerdas entre ellos y a los árboles de la zona. Sin embargo, la policía ha utilizado la fuerza para levantarlos del suelo y ha conseguido desmontar todo el campamento.

Toda esta operación se ha desarrollado en medio de los gritos de indignación de los jóvenes y ante la mirada de los ciudadanos que pasaban a esa hora por la zona y que no han podido acceder al centro de la plaza, ya que los agentes habían establecido un cordón policial.

Noticias

anterior siguiente