Enlaces accesibilidad

El escritor libanés Amin Maalouf, galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2010

  • Maalouf es un novelista y ensayista libanés afincado en Francia
  • El jurado premia que cree "un espacio simbólico de encuentro y entendimiento"

Enlaces relacionados

Por
El escritor libanés Amin Maalouf es galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2010

El novelista y ensayista libanés Amin Maalouf (Beirut, 1949) ha sido galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2010 por haber "logrado abordar con lucidez la complejidad de la condición humana", en palabras del jurado, que lo ha elegido en la votación final por delante de la escritora y académica Ana María Matute y al poeta chileno Nicanor Parra.

El autor de León el africano o La Roca de Tanios, afincado en Francia desde que en 1975 estallase la guerra civil en su país natal, ha construido un discurso con su obra que combina la creación de una identidad personal y la necesidad de entendimiento entre culturas, naciones y religiones.

El acta del jurado, que ha leído su presidente y director de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha,  incide en que el lenguaje "intenso y sugerente" del autor franco-libanés sitúa al lector "en el gran mosaico mediterráneo de lenguas, culturas y religiones para construir un espacio simbólico de encuentro y entendimiento".

Anuncio del Príncipe de Asturias de las Letras 2010 a Amin Maalouf

"Frente a la desesperanza, la resignación o el victimismo, su obra traza una línea propia hacia la tolerancia y la reconciliación, un puente que ahonda en las raíces comunes de los pueblos y las culturas", concluye el acta del jurado.

Maalouf, que trabajó como periodista -fue director del diario libanés An-Nahar- ha recibido entre otros, el Premio Goncourt o el Maison de la Presse, y con el Príncipe de Asturias de las Letras, dotado con 50.000 euros y reproducción de una estatuilla diseñada por Joan Miró, sucede al escritor albanés Ismaíl Kadaré, que se hizo con el premio en 2009.

En una entrevista con Radio Nacional, el intelectual libanés ha reconocido que "España siempre ha sido un país muy importante para mí" a nivel literario y que "la coexistencia entre religiones en España ha sido emblemática para mí", así como "el milagro español", esa transformación política que hubiera deseado para su propio país.

Amin Maalouf: "España siempre ha sido muy importante para mí"

La concesión de este galardón al autor francófono supone una apuesta por el entendimiento y la creación de puentes entre culturas desde el ámbito intelectual.

La inversión en cultura es una inversión en paz cívica

"Hay que volver a pensar el mundo dando primacía a la cultura -señalaba el libanés en 2009, a su paso por España para presentar El desajuste del mundo-. La construcción de Europa sin cultura no existirá. Si no se le da prioridad a la cultura, irá para atrás. La inversión en cultura es una inversión en paz cívica."

Su condición de libanés y de árabe residente en Europa le han convertido en testigo privilegiado y agudo analista de algunos de los problemas más acuciantes de nuestro tiempo.

Además de creador de novelas y ensayos, Maalouf es autor de varios libretos de ópera para la compositora finlandesa Kaija Saariaho.

Novela histórica mediterránea

Sus novelas históricas ("sin pasado, el presente es tan ligero que se parece sospechosamente a la muerte", ha dicho) se mueven en el ámbito mediterráneo y son de algún modo la búsqueda de una identidad personal frente al fenómeno globalizador.

En 1986 publicó en francés (su lengua literaria) León el africano, su primera novela, con la que lograría un gran éxito de ventas y crítica. En ella, literaturiza la vida de un intelectual musulmán que vivió durante el Renacimiento y fue así bautizado por el papa León X.

Samarcanda (1989) es otra novela histórica que recorre la historia de Persia al hilo de un célebre manuscrito de poemas. La Historia como lugar de autoconocimiento.

Tras Los Jardines de Luz y El primer siglo después de Béatrice, obras menores, ambientadas de nuevo en torno al Mediterráneo, llegó la citada novela La Roca de Tanios, que le valió el Goncourt, una historia ambientada en su país durante el siglo XIX, en la que quedan perfectamente dibujados los enfrentamientos entre el Imperio Otomano y Egipto, entre las potencias occidentales y las minorías que habitaban sus colonias y protectorados en la región.

Las relaciones humanas son muchísimo más importantes que los vínculos históricos

En otra de sus grandes obras, Las escalas de Levante (1996), una novela que recorre todo el siglo XX, vuelve a tender puentes. "Las relaciones humanas son muchísimo más importantes que los vínculos históricos. Lo que salva y libera a los seres humanos es el amor que en mi novela utilizo como un elemento de redención o antídoto", decía Maalouf entonces.

Entender por qué Oriente y Occidente se odian

A través de sus ensayos, Amin Maalouf ha indagado en las relaciones entre Oriente y Occidente, su estado actual y el origen de un enfrentamiento radical que él sitúa en las Cruzadas, tesis defendida en Las cruzadas vistas por los árabes (1983), en el que concluye que desde entonces el mundo musulmán se replegó sobre sí mismo.

En Identidades asesinas (1999) hace un repaso general de la historia de las religiones, de la filosofía y de las culturas para apuntar soluciones a los enfrentamientos por motivos de identidad, sea ésta nacional, religiosa o cultural.

En El desajuste del mundo. Cuando las civilizaciones se agotan (2009), el autor libanés reconocía que el sueño de un panarabismo tolerante está muy lejos.

Maalouf  reclamaba al presentar el iibro en España "un proyecto que deje de envenenar las relaciones entre Occidente y el mundo árabe. Si esto no se resuelve, no se podrá abolir la desconfianza entre esas dos partes del mundo".

Noticias

anterior siguiente